*

X

12 consejos de Ray Bradbury para los jóvenes escritores

Arte

Por: pijamasurf - 09/05/2012

Ray Bradbury, el gran escritor de ciencia ficción, comparte 12 consejos para escribir y, también, para mantener estimulado el músculo creativo.

En 2001, Ray Bradbury ofreció una charla auspiciada por la Point Loma Nazarene University, en California, en la que habló sobre su experiencia como escritor, algunos de los hábitos y prácticas que de alguna manera hicieron de él uno de los escritores más emblemáticos de la ciencia ficción.

A partir de esta plática, Colin Marshall, del sitio Open Culture, sintetizó 12 consejos que bien pueden funcionar para personas que tengan la curiosidad por escribir, el impulso por utilizar la palabra escrita como medio de expresión.  Aunque algunos de ellos también funcionan para mantener estimulado nuestro músculo creativo.

Para los más interesados, compartimos al final el video de la charla.

No empieces escribiendo novelas novelas. Toman mucho. Empieza escribiendo “una cantidad endemoniada de cuentos”, al menos uno por semana. Toma un año para hacerlo. Bradbury asegura que simplemente no es posible escribir 52 malas historias al hilo. Él esperó hasta los 30 para escribir su primera novela, Fahrenheit 451. “Y valió la pena esperar, ¿eh?”

Puedes amarlos, pero no remplazarlos. Ten esto en mente cuando inevitablemente intentes, consciente o inconscientemente, imitar a tus escritores favoritos, justo como él imitó a H.G. Wells, Jules Verne, Arthur Conan Doyle y L. Frank Baum.

Examina la “calidad” de los cuentos. Él sugiere Roald Dahl, Guy de Maupassant y los menos conocidos Nigel Kneale y John Collier. Nada en el New Yorker de hoy le llenaba el ojo, pues encontraba que esas historias “no tenían metáfora”.

Ocupa tu mente. Para acumular los bloques intelectuales de estas metáforas, Bradbury sugería una serie de lecturas nocturnas: un cuento, un poema (pero Pope, Shakespeare y Frost, no la “basura” moderna) y un ensayo. Los ensayos pueden ser de una diversidad de campos, incluyendo arqueología, zoología, biología, filosofía, política y literatura. “Al final de mil noches, ¡Dios!, ¡Estarás lleno de cosas!”

Deshazte de los amigos que no creen en ti. ¿Se burlan de tus ambiciones de escritor? La sugerencia es que los despidas sin retraso.

Vive en la biblioteca. No vivas en tu “maldita computadora”. Bradbury no fue a la universidad, pero sus insaciables hábitos de lectura le permitieron “graduarse de la biblioteca” a los 28.

Enamórate del cine. Preferiblemente del viejo.

Escribe con alegría. “Escribir no es un negocio serio”. Si una historia comienza a sentirse como un trabajo, deséchala y comienza una nueva. “Quiero que envidien mi alegría”.

No planees ganar dinero. La esposa de Bradbury “hizo un voto de probreza” para casarse con él. Solo hasta los 37 pudieron comprarse un auto.

Enlista 10 cosas que amas y 10 cosas que odias. Luego escribe sobre las primeras y “mata” las segundas —también escribiendo sobre ellas. Haz lo mismo con tus miedos.

Escribe cualquier cosa vieja que surja en tu mente. Bradbury recomienda “asociación de palabras” para romper cualquier bloqueo creativo, pues “no sabes lo que hay en ti hasta que lo pruebas”.

Recuerda, cuando escribes, lo que estas buscando es que una sola persona llegue y te diga: “Te amo por lo que haces”. O, en su defecto, buscas a alguien que llegue y diga: “No estás tan loco como la gente dice”.

 

[Open Culture]

Te podría interesar:

¿Por qué contar historias es el arma definitiva?

Arte

Por: pijamasurf - 09/05/2012

Jonathan Gottschall, autor de The stoyrytelling animal, afirma que las historias son el medio más adecuado para persuadir y comunicar un mensaje específico.

Hasta hace poco hemos sido capaces de especular sobre los efectos persuasivos de un relato, pero la psicología durante varias décadas  ha estudiado este fenómeno.

Peter Guber es autor de Tell to Win (Decir para ganar). Él afirma que los humanos no somos simples depósitos de datos. Nuestra mente decodifica, interpreta y analiza absolutamente todo lo que percibe a través de los 5 sentidos.  Para Guber, la mejor manera de conectar con alguien es a través de la frase “Érase una vez”.

Bastante plausible, pero las historia sobre el poder de una narración suelen ser antiquísimas. La Biblia es quizá el ejemplo más loable para tal aseveración. 

Guber explica que en el mundo de los negocios cada vez es más común que los CEO’s empleen estrategias persuasivas basadas en el poder del convencimiento a través de textos y conferencias.

Es una percepción real. Guber y sus colegas han llegado a conclusiones que afirman esta creencia. Él, como estudioso de la literatura, ha utilizado medios científicos para entender la vastedad y el poder de la narración en la vida humana. De hecho, la ficción escrita (una novela, por ejemplo) puede ser más eficaz que argumentos “comprobables”.

Al momento de abrir un libro, el lector queda atrapado, irremediablemente, en las manos del escritor. La estructura, el lenguaje, los personajes, por mencionar algunos, son elementos claves para que la historia sea totalmente convincente. ¿Cuándo un personaje se vuelve entrañable? En el momento en que remueve las fibras del lector, justo en ese instante, el personaje ha quedado tatuado en su mente.

Los psicólogos Brock Tim y Melanie Green saben que la mente queda afectada (para bien o para mal) tras una lectura. Esto se comprobó con un simple ejercicio que consistió en comparar la capacidad para detectar billetes falsos entre los lectores y los no lectores. El resultado: quienes acababan de leer no detectaron los billetes apócrifos.

En Tell to win, Guber utiliza la historia del caballo de Troya como una metáfora de este fenómeno psíquico: un buen relato podría ser el caballo y, al mismo tiempo, para un ser humano, una anécdota interesante, vivaz, en la que se sienta identificado, siempre se convierte en un regalo que inevitablemente lleva a la acción y prende el switch de la imaginación. Cuando una lectura ha atrapado al lector, éste, de manera automática, deja penetrar al caballo en su mente.

¿Alguna vez te has sentido bajo el influjo de un personaje al momento de conocer su vida? Sin remedio, esta información ha sido captada por tu mente y tardo o temprano ella la manifestará en una  acción de la que tú ni siquiera te percatarás. Si has leído el Quijote, seguramente llevas un Sancho dentro. 

[Fast Co Create]