*

X
¿Es cierto que las chicas católicas acceden a tener sexo anal para evitar perder la "flor" de la virginidad? ¿Y qué nos dice esto de nuestra sociedad, de la Iglesia y de la confusión sexual con la que crecemos?

Una leyenda urbana ronda ciudades en las que existen una notoria población católica, jóvenes uf-anos que gustan de relatar sus experiencias sexuales suelen señalar que si bien muchas chicas católicas se niegan a tener sexo vaginal, bajo una paradigmática aura de pureza (que para muchos solo las hace más sexy), muchas de ellas están dispuestas a intentar todo tipo de actos eróticos periféricos, como el sexo anal, siempre que no rompan con el sello de su virginidad.

En el popular Urban Dictionary encontramos la siguiente definción (en inglés) de "niña católica": Se refiere a una joven mujer que, en su intento de preservar su virginidad, tendrá sexo anal, pero se negará a una relación sexual conevncional ("I won't give it up, but I'll take it up").

En este foro, por ejemplo, se concluye que la supuesta pasión por el sexo anal de las mujeres brasileñas es el resultado de que Brasil es un país predominantemente católico en el que se les inculcaría la importancia de llegar vírgenes al matrimonio.

Más allá de que esta supuesta permisividad anal de las chicas católicas --y se dice que también las chicas judías-- sea una fantasía rebelde de los adolescentes ansiosos por desvirgar a su novia o de nuestra cultura llena de películas como American Pie y de revistas como Teen, o en realidad sea algo que ocurre entre un sector de la población, el tema nos permite reflexionar sobre lo ridículo que es la religión oficial en lo que respecta a la sexualidad moderna. Lo que alimenta esta posible tendencia sexual es que la religión católica sostiene que una mujer debe de llegar virgen al matrimonio, tener sexo vaginal sin estar casado es un pecado --el sexo anal, seguramente tambien un pecado, sin embargo, parece escaparse del imperativo en una laguna del dogma católico (las mismas personas que "aplican la ley", los padres y los sacerdotes, sufren de esa misma represión y nunca se atreverían a hablar del sexo anal) . Por supuesto, aquí se exhíbe una doble moral, el sexo anal es algo que se da por detrás en el sentido también de que puede ocultarse (en China se han popularizado hímenes artificiales para poder ocultar la penetración vaginal). No sólo es el temor al castigo de Dios, es el temor al castigo del Otro, de la sociedad, del hombre: al hacer visible la ausencia de la sangre.  Lo absurdo es que esta ley moral, se dice, parte de lo que ha sido establecido por la divinidad --pero esta ley supuestamente de origen divino, la cual es la que originó la prohibición sexual en primera instancia, poco pesa en comparación con el escrutinio profano del hombre. El hombre que irracionalmente (como ocurre en la novela Crónica de una Muerte Anunciada) proyecta su miedo a la interfase divina y persigue un dictamen  anacrónico que ni siquiera entiende. 

¿De quien se esconden las niñas católicas que tienen sexo anal para evitar perder su virginidad? 

El tema de fondo es cómo la iglesia ha usado la sexualidad como un mecanismo de poder para controlar a las masas. Si bien es indudable que existe una liberación sexual --muchas veces anegada por el bombardeo mediático del deseo dentro de la lógica perversa del consumo--, aún vivimos colectivamente los traumas de siglos de represión y confusión en nuestro entorno más inmediato: el cuerpo. Una intimidad sujeta a un aparato de poder, a una serie de normas que si tenían un significado y un sentido sagrado, con el tiempo y la ambición se han prostituido en su castidad.  La energía sexual es sin duda uno de los ámbitos fundamentales para la salud y la evolución humana; tergiversada entre dogmas y miedos atávicos, es difícil hoy ir al encuentro de ese abrazo cósmico sin todo un bagaje de fantasmas que dificultan el contacto en el presente, extático y libre de hacer que el hombre acaricie la divinidad sin un intermediario.

Te podría interesar:

Muñeco Hello Kitty Aleister Crowley: un regalo para el niño omnividente que llevas dentro

AlterCultura

Por: pijamasurf - 08/22/2012

La fusión de Hello Kitty con La Gran Bestia, Aleister Crowley, consolida una confusa y estimulante mezcla de íconos radicalmente opuestos.

La iconografía de Hello Kitty debe de ser una de las maldiciones estéticas de la modernidad, pero quizás pueda ser redimida por una  radical conjunción de opuestos, al copular mercadológicamente con la efigie de Aleister Crowley, La Gran Bestia 666, el ocultista, alpinista y pornógrafo británico.

Esta escultura de acrílico y arcilla de Hello Kitty fusiona una clásica fotografía del que también fuera llamado "El Hombre Más Maligno del Mundo" y resalta su posición hermética a la Horus con su sello de Babalon en el pecho, transformando al popular gatito amado por millones de niñas en una fiera secreta de poder mágico y erótico.

Según el vendedor, en el sitio Etsy, esta escultura  "Aleister Kitty" es parte de una edición limitada de "Gatos Que Todo Lo Ven" y fue pintado a mano  con un barniz de poliuretano para asegurar que su belleza soporte la guadaña del tiempo y los caprichos de las divinidades interdimensionales.

Si te gusto este muñeco, tal vez sean de tu agrado estos "juguetes Iluminati"