*

X
Dedicar unos minutos a escuchar los coros electromagnéticos que irradian Saturno, Júpiter y Neptuno, puede ser una terapia ampliamente recomendable.

los 9 planetas

El relacionarnos con un 'algo' a través de una relación sensorial inédita (como eco sinestésico) provoca en la mente humana un peculiar impacto que pudiéramos traducir como una experiencia emocionante. Espero que de acuerdo a la afirmación anterior, y no solo por alguna peculiaridad de mi personalidad, se pueda explicar la viva fascinación que me produce escuchar los sonidos que a continuación les compartiré.

Históricamente nos hemos relacionado con los planetas a través de la vista. Ya sea observando videos de la NASA o mejor aun envueltos en la simpleza de observar el cielo en busca de patrones y mensajes que puedan auxiliarnos en nuestra búsqueda de sentido, las civilizaciones humanas hemos establecido una relación fundamentalmente visual con estos cuerpos que cumplen con implacables y estéticas trayectorias. Pero ¿cómo suenan los planetas? 

Entre coros electromagnéticos y un ritual astro-sonoro emergen estos sonidos provenientes de Júpiter, la Tierra y Saturno. Utilizando procesos de conversión de data mediante equipo instalado en la sonda Voyager, investigadores de la NASA recopilaron la música que resulta de las dinámicas propias del interior de estos mundos.

En el caso de Júpiter, los fenómenos encargados de detonar su presencia sonora son la interacción de partículas electromagnéticas provenientes del viento solar, así como la magnetósfera que cubre al planeta. La limpieza caótica de esta acelerada danza, en la que participan millones de partículas, deriva en secuencias etéreas, casi omnipresentes, que terminan por encausar una hipnótica suavidad. 

Continuamos con Neptuno, un cuerpo un tanto indescifrable, y particularmente lejano a la Tierra. Su constitución es exclusivamente gaseosa, y tarda 165 años en rodear al sol (un planeta tan paciente como introvertido). El sonido que emana de Neptuno recuerda a la respiración perpetua del universo, el ineludible péndulo, y termina proyectándose en una especie de sincrónica orquesta de ballenas exhalando, guiadas por una sombría partitura (o incluso podría compararse a escuchar a Darth Vader durante un largo y plácido sueño de opio). 

Finalmente llegamos a Saturno, para mi el más misterioso y sensual de los cuerpos planetarios que desfilan en torno a nuestro sol. Su exuberante elegancia, la cual paradójicamente puede desquiciarnos durante cierta etapa de nuestra vida, incluye la masiva emisión de ondas de radio que se traducen en trepidantes protocolos sonoros, similares a los que emanan las auroras boreales (que por fortuna tuvimos ya oportunidad de escuchar aquí), que terminan protagonizando un complejo  duelo de frecuencias auditivas.  

Así concluímos este breve paseo por paisajes vibratorios y fantasmagóricas oscilaciones, cuya tétrica exquisitez florece en improbables estados de ánimo. Más allá de las analogías barrocas que aquí comparto con la intención de dialogar con estos audios, temo que tras escucharlos tu día no será el mismo. Sin embargo, confío en que el raro masaje de sonidos planetarios podría contribuir, como lo hizo en mi caso, a recordarte que no existe en este universo un solo cuerpo con el que no compartamos esa etérea identidad que llamamos conciencia (lo cual, por cierto, es simplemente delicioso).

Twitter del autor: @paradoxeparadis

 

Te podría interesar:

Disidentes políticos, anarquistas y rebeldes: nuevo target del FBI

Por: pijamasurf - 08/02/2012

La nueva ola de protestas contra los gobiernos capitalistas, opresores y corruptos está haciendo mella en las autoridades de distintos países. Por ello, el FBI ha decidido ir tras aquellos que representen una amenaza contra el sistema político actual.

Era una noche en la que el cielo de Portland lucía limpio, infinito, luminoso por la luna llena que también aluzaba los rostros de las personas que aún caminaban por las aceras.

Dennison Williams estaba regodeando entre las sábanas de su cama cuando un sonido hueco lo interrumpió. El FBI había penetrado en su casa. Rápidamente se levantó de la cama. 15 agentes estaban buscando alguna señal que Williams desconocía hasta ese entonces.  

“¡FBI!”, gritó uno de los agentes mientras otro lanzaba una granada de flash que terminó por cegar a Dennison. No se trataba de algo que se esperara venir, era un momento en el que lo absurdo, lo inimaginable y el miedo convergían en un punto: la habitación de Dennison Williams.

El miedo iba in crescendo cuando recordó que la policía de Portland tiene un negro historial de disparar sin razón aparente contra inocentes. 

La escena transcurría frenéticamente mientras los agentes le apuntaban con armas de alto poder y otros lo esposaban. Dennison sólo miraba cómo cateaban su habitación: . Finalmente los agentes sustrajeron de su casa memorias usb, un disco duro, su computadora, su teléfono celular y varias prendas de color negro. Seguido de esto, uno de los agentes le extendió un citatorio para el día de hoy, 2 de agosto del 2012.

Williams no sabe con exactitud qué está pasando. Las autoridades sólo explican que se trata de una redada en la que son investigados crímenes violentos. Uno se podría imaginar que un asesinato o una violación podrían recibir este título, pero para las autoridades estadounidenses se traduce en estar contra el sistema político, cuestionarlo, tratar de prescindir de él, boicotearlo.

Los Estados Unidos están allanando casas para apoderarse de elementos que pudiesen culpar a alguien de conspiración contra el gobierno. Por ello están tras la asidua búsqueda de palos, banderas, pinturas en aerosol, dispositivo de almacenamiento, entre otros objetos que están relacionados con esta postura política. 

En apoyo a todas las personas que han sido detenidas, se han creado comités contra la represión política que buscan encontrar una respuesta coherente a tan arbitrarios actos.

Para las autoridades de los Estados Unidos, estas acciones no son lo suficientemente intimidatorias. La policía de Nueva York ya cuenta con miles de cámaras distribuidas por toda Manhattan. Se trata de una asociación con Microsoft, la cual permitirá rastrear a personas que representen un peligro para la población y para el gobierno.

La policía alega que este sistema de circuito cerrado promoverá una mejor convivencia entre los habitantes de la isla, pero los opositores argumentan que se tratan de acciones en las que personas inocentes, simplemente por su aspecto, pueden ser detenidas, interrogadas y, en el peor de los casos, encarceladas.

Los estudiantes que son disidentes del sistema político actual, están temerosos porque su libertad ,e incluso su vida, corren peligro.  

Con información de Rt y Portland Mercury