*

X
Una conocida cadena comercial realizó un estudio que determinó qué áreas profesionales sienten más predilección por una taza de café durante las horas de trabajo.

Beber café por las mañanas se ha convertido en una actividad que constantemente desafía a la ciencia: ¿Qué efectos tiene en el ser humano? ¿Es adictiva? ¿Realmente agudiza nuestras capacidades mentales? Las respuestas a estas interrogantes también rondan una cuestión más ociosa pero a la vez determinante: el tomar una taza de café por las mañanas como un ritual transgeneracional. 

Más allá de cuestiones étnicas y regionales, existen oficios y profesiones en las que esta bebida está considerada una herramienta más de trabajo, un placebo (si se permite el término) que estimula distintas regiones cerebrales.

En los Estados Unidos, la cadena Dunkin' Donuts, en colaboración con Career Builder, realizó su encuesta anual sobre el consumo del café en la Unión Americana. De las quince ocupaciones  que se mencionan en el infográfico de abajo, la que encabeza la lista está relacionada con la ciencia, mientras que los artesanos ocupan el último puesto.  Los editores, burócratas y maestros son el grupo que más se inclina por saborizar su taza de café. 

Para conocer más información sobre la relación entre las distintas actividades profesionales y su gusto por esta bebida, compartimos el siguiente infográfico. 

[ilovecofee]

Te podría interesar:

La presencia de un teléfono móvil puede condicionar la calidad de tus relaciones personales

Buena Vida

Por: pijamasurf - 08/21/2012

Lejos de las consecuencias ya conocidas que traen los teléfonos móviles a nuestra vida, investigadores continúan hallando nuevas áreas donde el uso de estos artefactos afecta al entorno del usuario.

Resulta evidente que la tecnología ha mejorado la comunicación entre los seres humanos, pero este fenómeno no solo es benéfico para una sociedad cada vez más alejada de su esencia natural. En otras áreas sociales, el constante uso de teléfonos móviles afecta las relaciones interpersonales de la mayoría de los usuarios de estos aparatos. Así lo comprobó un estudio realizado por la Universidad de Essex que, sorprendentemente, demostró los daños que los teléfonos causan aun estando apagados.

Andrew K. Przbylski y Netta Weinstein, los encargados de realizar la investigación, colocaron en cabinas privadas (con un teléfono móvil a la vista) a las parejas participantes con el fin de que conversaran, durante 10 minutos y de manera moderada, sobre un evento que haya ocurrido en sus vidas en los últimos meses.

Aquellas parejas que discutieron en presencia de teléfonos celulares reportaron que su relación no era de gran calidad ni muy cercana.

Tras los resultados, Przbylski y Weinstein decidieron continuar con la investigación para saber en qué contextos la presencia de un móvil es determinante. Esta vez a cada pareja le fue asignado un tema menos trascendente y más banal o uno significativo para discutirlo con su pareja. Después de 10 minutos de discusión, los participantes respondieron un cuestionario que reflejó, dependiendo del tema, positiva o negativamente. En el caso de un tema significativo, las respuestas estuvieron entintadas con pensamientos negativos sobre la relación, mientras que en los temas menos relevantes, la relación fue descrita como buena y empática.

En consecuencia, discutir con alguien, sobre un tema significativo, en presencia de un celular, puede ser una condición para que, posteriormente, la convivencia con esa persona no sea la mejor. 

[Scientific American]