*

X

Estudiar medicina hace que las personas pierdan empatía

Salud

Por: pijamasurf - 06/21/2011

Estudio concluye que estudiar medicina, paradójicamente, hace que los estudiantes pierdan empatía por las demás personas, convirtiendo a la industria médica en un gremio fío y calculador que no considera importantes las emociones.

Pese al gran respeto que tradicionalmente se tiene por los médicos, en la práctica la medicina occidental se ha convertido —con sus excepciones— en una industria que prioriza las finanzas sobre la salud. Hace unas semanas reportábamos cómo cerca de 350 médicos en Estados Unidos recibieron más de 100 dólares de las farmacéuticas para promover sus medicamentos, en una especie de soborno. Tal vez esta conducta dominante en la industria médica tiene que ver con que el mismo sistema educativo que convierte a las personas en médicos calificados para recetar grandes cantidades de fármacos y tomar decisiones de vida o muerte hace que se pierda la empatía, esa cualidad humanizadora.

Según una investigación publicada en la revista Academic Medicine, estudiar medicina tiene profundos efectos negativos en el nivel de empatía de los estudiantes.  La investigación tomó en cuenta 18 estudios distintos que reportaron la misma tendencia. Contraintuitivamente, la disminución en el nivel de empatía de los estudiantes se da cuando empiezan a ver pacientes.

Aunque la mayoría de los estudios se basa en reportes de los estudiantes   —lo cual podría restarle validez científica al estudio— el hecho de que los mismos estudiantes manifiestan su pérdida de interés en los estados emocionales de los demás es altamente significativo.

Además del inicio de la práctica clínica, el otro factor en la pérdida de empatía fue el estrés personal, lo que coincide con estudios que sugieren que las personas en general sienten menos empatía cuando se sienten mal o están enfermos.

Según el estudio, son diversos los factores que contribuyen a la disminución de la empatía: el estrés del entrenamiento y los 'malos ejemplos'.

Generalmente en la medicina alópata occidental se considera que la empatía del médico es una cuestión menor, argumentando "¿qué prefieres, alguien que sea un buen médico o alguien que sea una buena persona?". Pese a la evidencia de que los factores anímicos son importantes en el tratamiento de un paciente (ahí está, por ejemplo, el éxito del placebo), casi siempre se relega a segundo plano el cariz emocional de las enfermedades.

El mismo estudio aclara que la empatía es importante en la medicina ya que se asocia con:

-pacientes reportando más sus síntomas y preocupaciones

- mayor precisión en el diagnóstico

- mayor participación del paciente y educación sobre su enfermedad

- mayor satisfacción del paciente

-mejora en la calidad de vida del paciente y reducción de estrés

[Mind Hacks]

Te podría interesar:
¿Eres adicto a la luz del sol y a las endorfinas que genera? ¿Qué tan peligrosos son los baños de sol?

Bañarse en la luz del Sol puede ser una de las actividades más placenteras, literalmente un trance.  Pero según investigadores este sublime placer puede generar adicción.

Cuando los rayos ultravioletas hacen contacto con la piel esto produce endorfinas, lo que provee una sensación de bienestar que puede hacernos fotodependientes, según señala David Fisher, del Hospital General de Massachusetts.

Las conclusiones de Fisher, sin embargo, se basan en estudios de camas solares y suponen que los rayos ultravioletas de estos aparatos son iguales a los del Sol.

En un estudio, usuarios de camas solares tomaron un fármaco normalmente usado por adictos para manejar los síndromes de abstinencia; a pesar de estar sanos, los participantes mostraron señales de abstinencia después de tomar el fármaco como si fueran consumidores de algún opiáceo.

El fármaco que se les dio bloquea los receptores opiáceos —o endorfinas en este caso—, lo que resultó en un sentimiento de hiperactividad y abstinencia.

En otro estudio se colocaron dos camas solares distintas —una con luz UV y otra con luz placebo— sin que los voluntarios supieran en cuál se encontraban. El resultado fue que más personas pidieron después la cama con luz UV.

Los rayos ultravioletas generan la producción de vitamina D en el cuerpo humano. Aunque generalmente se considera que la exposición a los rayos ultravioletas es muy riesgosa, de ahí que una "adicción" a la luz solar implique el peligro del cáncer, la vitamina D que generan estos rayos es, paradójicamente, también un factor que disminuye el riesgo de cáncer.

Nature News reporta que siete organizaciones de salud sin fines de lucro en el Reino Unido han emitido un comunicado en el que señalan que la exposición a los rayos del sol sin protección es buena para la salud, ya que ayuda a producir vitamina D, una sustancia importante, entre otras cosas, para evitar el cáncer. Sin embargo estas organizaciones advierten que la exposición a la luz del sol debe de ser moderada, teniendo en cuenta el tipo de piel de cada persona. Por otra parte, un segundo estudio reitera dicho beneficio de la vitamina D y agrega su utilidad en la prevención de otras enfermedades como la gripe, diabetes o problemas en los huesos y en el riñón.

Otras personas consideran que es posible que la luz del sol y sus partículas de energía tengan otro tipo de efectos provechosos para la salud, como el yogui Hiran Ratan Manek, practicante del sungazing que ha sido estudiado por diferentes científicos porque dice alimentarse solo del sol  —viviendo sin comer nada, solo tomando agua y fotones.

[Health Zone]