*

X
Fundación del líder de U2 distribuyó sólo el 1% de los 15 mdd que recaudó en 2008, mientras que casi el 60% se destinó a salarios de empleados y ejecutivos

* Este artículo ha sido actualizado

Al parecer Bono, el nefasto cantante de U2 e ícono de las “celebridades humanitarias”, ha comprobado que la filantropía puede ser un negocio altamente redituable. De acuerdo con datos publicados por The New York Post, ONE, la fundación que encabeza este músico, maneja extrañamente sus finanzas –esta organización filantrópica recibió en 2008 ochenta veces más dinero del que canaliza a las causas sociales que supuestamente apoya.

Durante 2008 ONE obtuvo $14,993,873, de los cuales sólo $184,732 fueron distribuidos entre los proyectos de caridad que supuestamente apoyan, mientras que más de ocho millones de dólares se utilizaron en sueldos de empleados y ejecutivos. Esto quiere decir que sólo el 1.23% de los fondos que captó la fundación se utilizaron para lo que realmente debieran de destinarse. 

Curiosamente, mientras esto ocurre, Bono busca que toda la atención se centre en sus vistosas exigencias para que el gobierno de Barack Obama concrete la donación de $6 mil millones de dólares para combatir la enfermedad en África. En 2010 fue ampliamente criticado en Nueva York tras regalar a una multitud de periodistas un opulento obsequio: una caja de sofisticado diseño que contenía una botella de agua estilizada y bolsas de café de Starbucks con un valor de $15 dólares, además de lujosas galletitas. Pero también se incluía en la caja un documento informando que la mayoría de los niños africanos viven con $1.25 dólares al día. Tal vez nadie le avisó a Bono que una sola de las galletitas que incluía su fastuoso regalo a la prensa valía más que la despensa diaria de un niño africano.

Una popular anécdota refiere a un concierto de U2 durante el cual nuestro héroe fallido alienta al público a aplaudir. Una vez que el foro completo esta aplaudiendo al unísono, Bono grita “Cada vez que aplaudo un niño de África muere”. De pronto, y antes de que los fanáticos pudiesen reaccionar celebrando el discurso de su ídolo, se escucha una voz que grita “Entonces deja de aplaudir imbécil”. Más allá del carácter cómico de esta historia, refleja en cierta medida el contradictorio alarde del irlandés en torno a su discurso y sus acciones.

En otra extraña manifestación de su bipolaridad, resulta que Bono se ha autovangloriado por el rol político que ha desempeñado en su natal Irlanda, donde supuestamente ha contribuido ha promover alianzas políticas y mitigar la histórica violencia interreligiosa. Además, ha incentivado a que el gobierno de este país realice cuantiosas donaciones a otra iniciativa de la cual es portavoz, Millenium Development. Pero simultáneamente mueve la operación financiera de su banda a Holanda, para así evitar el estricto régimen fiscal irlandés, un gesto de diplomática evasión y desinterés por contribuir con la economía local, y así acumular mayores ganancias no obstante que su banda es uno de los proyectos musicales más rentables de las últimas décadas.

Pero esta no es la primera vez que Bono recurre a prácticas cuestionables, un desfasado complemento a su mesiánico discurso de celebridad salvadora. Con anterioridad hemos reportado algunos de estos casos, por ejemplo, el haberse pronunciado públicamente en contra de la descarga libre de música en internet a petición de las grandes disqueras, o el hecho de que su marca de ropa para incentivar la producción en África sea manufacturada en China. También denunciamos que a pesar de su ya famoso discurso ecologista Bono, al igual que otras celebridades humanitarias, generan mayor contaminación con sus lujosos estilos de vida que miles de miembros de la sociedad civil juntos. Por cierto, también se denunció que Bono se asocia con Monsanto y el G8, para impulsar cultivos de alimentos genéticamente modificados en África.

¿Pero cuáles podrían ser las causas que motivan este comportamiento de Bono?. ¿Es realmente este tipo un Lord malvado que encarna sombrías causas emitidas desde los más altos niveles de poder? ¿Habra inocentemente confundido el papel del mítico heroe Robin Hood quien tomaba de los ricos para dar a los pobres, y ahora se dedica a tomar de los ricos para el hacerse aún más rico? ¿O más bien se trata, simplemente de un sociópata afectado por un ego todavía mayor a la huella de carbono que deja su pretencioso lifestyle?

Ni hablar, lo único que me queda claro es que cuando Bono aplaude... un niño en África muere.

Twitter del autor: @ParadoxeParadis

 

Te podría interesar:
El agua y el aceite se mezclan en México, pero su alianza produce abominaciones; lo peor de los dos mundos en la desesperada alianza del PAN y el PRD para detener el regreso del PRI y su oscuro linaje.

El supuesto “pragmatismo” desideologizado del discurso aliancista de Manuel Camacho, Jesús Ortega, César Nava y Felipe Calderón, puede provocar una crisis de dimensiones y consecuencias considerables en el Partido de la Revolución Democrática (PRD). Pero hay que señalar también, que en muchos casos, también el Partido del Trabajo (PT) y Convergencia, le entran jubilosos a las alianzas con el PAN. La tesis que plantea el “aliancismo” entre la derecha y la izquierda, se sustenta en la necesidad de “detener el inminente” triunfo del Partido Revolucionario Institucional en los próximos comicios estatales y el federal de 2012. Afirman nuestros próceres de la era del ciberespacio, que el triunfo del PRI es el regreso del autoritarismo( El burro(PAN) hablando de orejas). ¡Uy, qué mello! Después de los 20 mil muertos de la guerra calderonista, de la militarización de este triste país, del golpe contra los electricistas, contra los trabajadores de Mexicana de Aviación, a los mineros y a los pensionados, de la indiferencia a los niños quemados de la guardería ABC de Hermosillo, el autoritarismo priísta se antoja inocuo.

El problema de fondo radica en el respeto a los principios. Cualquiera que se atreva a leer los documentos básicos del PAN y del PRD, se podrá percatar que son totalmente opuestos. Aunque se pudieran equiparar los conceptos de “bien común” y de “justicia social “, nunca podrán compartirse los medios para lograrlo. El PAN es un partido abiertamente de derecha proempresarial que beneficia a los grandes monopolios y el PRD es un partido de izquierda, conformado por trabajadores. El PAN procura el desarrollo del neoliberalismo dominado por el capital financiero. El PRD lucha por un gobierno democrático popular, “con una economía fundada en la igualdad de oportunidades con crecimiento equitativo y productivo de la economía nacional para beneficio de los mexicanos”.

Pero no sólo el problema de las alianzas estriba en los principios, también tiene que ver con la práctica política. El PAN es el partido que le “robó” la elección al candidato del PRD en 2006. Aunque sea una “certeza” que no fue confirmada por los órganos electorales, la sola sospecha, impediría una alianza. La práctica política del PAN como partido de gobierno que se alía con el odiado PRI, en el Congreso de la Unión para aprobar impuestos y diseñar una política económica muy perniciosa para los trabajadores. La posición negativa del PAN frente a las reformas para legalizar el aborto, el matrimonio entre personas del mismo sexo y la legalización de las drogas, retratan de cuerpo entero la ideología conservadora y reaccionaria del blanquiazul.

El miedo que le tienen al PRI, es el miedo a perder sus privilegios, sus futuros puestos y negocios políticos. No existe, en el caso del PRD, en la incongruente alianza con el PAN, ningún compromiso con el avance democrático y revolucionario de la sociedad y el mejoramiento de las condiciones de vida de la gente, como establece su declaración de principios, sólo intereses mezquinos y claudicación.

Los estatutos del PRD en su artículo 92, establecen que se cancelará la afiliación cuando se “compruebe la coalición con cualquier interés gubernamental o de otros partidos políticos con independencia de los órganos de dirección del partido, antagonizando el objeto del partido”, ya lo demostramos anteriormente, son incompatibles los principios y la práctica política del PAN y el PRD y no hay que olvidar que el PAN es el partido en el gobierno.

La alianza encierra grandes riesgos, la crisis política del PRD y en la hipótesis del triunfo de Peña Nieto, que entonces, sí, entre los votantes se dé el convencimiento de que el triunfo del PRI será fatalmente inevitable, ya que, ni con la alianza se pudo ganar. Expectativa falsa.

La bachicha

Fidel Castro resucitó para advertirle a la humanidad: “de un conflicto nuclear que puede poner fin a la existencia de nuestra especie”.