*

X

Biología galáctica: evolución acelerada ligada a órbita del Sol alrededor de la Vía Láctea

Ciencia

Por: pijamasurf - 08/13/2010

Mutaciones genéticas y salto en la biodiversidad del planeta así como extinciones masivas están ligada a un movimiento cíclico del Sol en el plano galáctico.

Las culturas que, con una amplia visión cósmica, tuvieron la elevación para voltear a la galaxia y ver en ella un símbolo de la divinidad (o de la diosa madre) tal vez tenían un alcance que nosotros apenas empezamos a entender. Por distintos sitios se empieza a confirmar que la galaxia tiene una estrecha relación con la vida de nuestro planeta. Por una parte algunos científicos proponen a las nebulosas galácticas como la fuente más probable para la formación de las bases del ADN, el biosello común a todos los seres vivos de nuestra Tierra y quizás allende. Y por otra parte, se ha encontrado una relación entre los ciclos de la órbita galáctica del sistema solar y el aumento en las mutaciones genéticas en nuestro planeta dando lugar a una mayor biodiversidad.

Nuestros sistema solar tarda cerca de 226 milones de años en dar una vuelta completa alrededor de la Vía Láctea. Además de alejarse y acercarse de la Vía Láctea, nuestro sistema solar tiene un movimiento hacia arriba y hacia abjo en el plano galáctico que dura 64 millones de años.

Investigadores de la Universidad de California, en Berkely, descubrieron a través de fósiles marinos que la biodiversidad aumenta en ciclos de 62 millones de años. Al menos dos de las grandes extinciones masivas de la Tierra encajan con este ciclo y además no pueden ser explicados por la teoría de la evolución común.

Nuestra galaxia está siendo empujada por la gravedad hacia el cúmulo de Virgo, esto genera una onda de choque que produce una buena cantidad de rayos cósmicos. Aunque el sistema solar está protegido de estos rayos por el campo magnético de la galaxia, cada 64 millones de años que se va por encima del plano galático se desprotege.

La exposición a los rayos cósmicos podría afectar los organismos de la Tierra propiciando un ritmo mayor de mutaciones genéticas e interferir con la habilidad del ADN de repararse. Este proceso podría dar lugar a nuevas especies y matar a otras.

Esta teoría, aunque con ciertas diferencias, es similar a la idea de Paul Violette quien ha relacionado los ciclos de cambio climático y extinción maisva con lo que llama super olas galácticas que serían emitidas más o menos cada 10 mil años provocando explosiones de rayos cósmicos y partículas de alta energía por un periodo que va de los cientos de años hasta mil o dos mil años.

Por cierto, no existe evidencia de que de estos marcociclos se sincronicen con el 2012; la conjunción entre el Sol y el centro de la galaxia de la que se habla en ese caso es solamente un fenómeno astrológico, en un plano simbólico (como un metalenguaje de la relación bioantropo cósmica).

De cualquier forma, más allá de la ilusión de trascender la condición humana a través de una misteriosa fuerza cósmica, queda claro que nuestro destino, como vislumbró Pitágoras, siempre está sujeto a la música que toquen las esferas.

Vía Daily Galaxy

Te podría interesar:
Una elegante selección de imágenes en blanco y negro registran las más sensuales fotografías de Saturno durante este verano.

Saturno se caracteriza por ser un planeta introvertido, elegante y liviano, casi fantasmagórico. Es miembro, junto con Júpiter, Urano y Neptuno, del grupo de planetas conocidos como los “gigantes de gas”. Su linaje mitológico se remonta al dios romano homónimo, el Cronos de los griegos, Shani en la mitología Hindú y el dios Ninurta para los babilonios.

Internamente, su constitución física se integra por un núcleo de hierro, níquel, silicón y compuestos de oxígeno, mezcla protegida por capas de hidrógeno metálico y helio líquido. Finalmente lo cubre un gigantesco manto de gas. El campo magnético de Saturno se origina, precisamente, de las corrientes eléctricas que surfean y se reavivan a través del hidrógeno metálico.

Los paisajes saturnales configuran atmósferas que son moldeadas por los vientos que alcanzan intempestivas velocidades, superando los 1,800 km/h. La masa central de Saturno está rodeada de nueve anillos concéntricos, compuestos de hielo, roca y polvo, y su extravagante personalidad la flanquean 62 lunas, haciendo de este el planeta consentido de la señoritas lunares.

Janus —arriba— y Rhea —abajo— son dos de las 62 lunas que merodean en torno a Saturno.

Impregnado de ráfagas de viento y tormentas eléctricas, su atmósfera está compuesta de una fusión de hidrógeno con pequeñas cantidades de helio y metano. Saturno es el único planeta de nuestro sistema solar cuya densidad es menor al agua (en más de un 30%).

Encélado, tal vez la luna más coqueta de Saturno, muestra una textura tatuada provocada por las regiones de actividad geológica. Es uno de los cuatro cuerpos en nuestro sistema solar donde se han registrado erupciones volcánicas. Debajo de su capa de hielo hay un oceáno líquido, lo cual favorece la posibilidad de que albergue algún tipo de forma viviente.

Las ondas que se dibujan en sus anillos son provocadas por la interacción de las fuerzas que irradian sus lunas. Por ejemplo, la influencia de la luna Daphnis provoca que uno de sus extremos, el exterior, orbite con mayor velocidad que el extremo interno, y precisamente de este desfase surge la poesía dinámica de los anillos saturnales.

Una imagen de la luna Encélado emitiendo hielo y otros gases hacia la atmósfera desde su polo sur, un proceso conocido como criovulcanismo. El Sol, ubicado al otro lado de la luna, permite que los fragmentos de hielo se iluminen, sintonizando un patrón de puntos luminosos.

Saturno, sabbat, sat naam... Saturno, sabbat, sat naam... Saturno, sabbat, sat naam...

 

Twitter del autor: @ParadoxeParadis

 

Imágenes del NASA/JPL/Space Science Institute