Esta mujer decidió tatuarse la esclerótica del ojo (y el resultado es tan desagradable como te imaginas)

La historia del tatuaje es larga, incluso milenaria. En diversas culturas es una practica presente desde tiempos inmemorables. Sin embargo, algo ocurrió durante la última década que tatuarse terminaría por consumarse como una moda masiva: ya no sólo los cholos, los rockeros, los hippies y otras tribus alternativas imprimían su piel, ahora las estrellas pop, las niñas bien, y prácticamente cualquier perfil juvenil se comenzó a tatuar.

Luego, con la llegada de Internet, el tatuaje ocupó un lugar explosivo en el imaginario, y comenzamos a ver versiones hasta poco antes inimaginables, como tatuajes de marcas comerciales o como el caso de Catt Gallinger, la joven canadiense que optó por ejercer su libre albedrío y tatuar su esclerótica (la región blanca de los ojos que rodea la pupila). El proceso, conocido en inglés como "sclera staining" y poco recomendado por los doctores, consiste en inyectar tinta, generalmente morada, roja o negra, en la región blanca, visible, de los ojos.    

Obviamente cada quien es libre de hacer lo que quiere con su cuerpo, pero no deja de llamar la atención las sensaciones que produce ver el resultado...

 

 

© 2017 - pijamasurf.com Todos los derechos reservados