¿Quieres tener un corazón sano? Cuida la calidad (y duración) de tus relaciones amorosas

[caption id="attachment_91595" align="aligncenter" width="565"]

Patti Smith y Robert Mapplethorpe, Norman Seeff (1969)[/caption]

La creencia popular, casi desde siempre, es que el amor guarda una relación estrecha con el corazón, como si este músculo fuera el asiento tanto de las relaciones como de los efectos de estas cuando se involucra dicho sentimiento. Alguien nos gusta y nuestro corazón late tan sólo de ver a esa persona, o terminamos una relación y entonces sentimos cómo el corazón se nos parte en mil pedazos.

Curiosamente, puede ser que estas metáforas tengan cierto ápice de realidad, pues una investigación reciente sugiere un vínculo entre la calidad de las relaciones amorosas y la salud cardíaca.

Hace unos días, Hui Liu y Linda Waite, profesoras de sociología en la Universidad Estatal de Michigan y la Universidad de Chicago respectivamente, publicaron un estudio en el que después de examinar información de casi 1,200 hombres y mujeres casados de entre 57 y 85 años de edad encontraron, por un lado, que un matrimonio saludable fortalece la salud del corazón pero, por otro, que envejecer juntos agudiza ciertas enfermedades como la hipertensión o la taquicardia por los problemas emocionales que conlleva un vínculo emocional de este tipo.

Asimismo, esta investigación sostenida por casi 5 años notó que dicho fenómeno es más común en las mujeres, al parecer porque existe en ellas cierta tendencia a internalizar sus emociones y sentimientos y, por lo mismo, sentirse más deprimidas que los hombres.

El enigma, quizá, es cómo tener una relación de largo aliento y fuerte compromiso sin que esto tenga efectos adversos para el bienestar. Y quizá eso merecería otra investigación exhaustiva.

© 2017 - pijamasurf.com Todos los derechos reservados