*

X

33 libros contemporáneos, clásicos y extravagantes para leer antes de que cumplas 30 años

Libros

Por: pijamasurf - 07/17/2016

Si la lectura es una forma de prepararse para el porvenir –en términos amplios– en esta treintena de libros podemos encontrar premisas para saber qué nos espera en los 30

Los 30 años son una edad crucial. En realidad todas la son, a su manera, pero los 30 algo tienen de non plus ultra, como si fueran la frontera en que comenzamos a decir adiós a la juventud para instalarnos de plano en la madurez, lo cual también significa recoger los primeros frutos de lo que sembramos, las consecuencias de ciertas decisiones importantes, y también la posibilidad de recomponer y rehacerse en el transcurso del camino mismo.

A continuación compartimos una lista de libros que si bien pueden leerse a cualquier edad consideramos que tocan algunos temas, experiencias y aspectos particularmente sensibles para la década de los 30. Si los libros son una forma de aprovechar la sapiencia de otros, quizá estos cumplan ese propósito para dicha premisa.

Si tienes otras sugerencias, no dudes en compartirlas con nuestra comunidad en la sección de comentarios.

 

 

Los contemporáneos

Crónica del pájaro que da cuerda al mundo, Haruki Murakami

La enorme popularidad de Murakami no es casual: hasta cierto punto consiguió captar el “espíritu” de esta época, la esencia de ciertos aspectos: la soledad contemporánea, la dificultad de la relaciones, la extrañeza del individuo frente al mundo.

Encuentra este libro en Amazon

 

Persépolis, Marjane Satrapi

Una mirada al otro radical que sin embargo, cuando se le mira de cerca, no es enteramente extraño.

Encuentra este libro en Amazon

 

Nunca me abandones, Kazuo Ishiguro

Una historia de amor e identidad en clave de novela distópica.

Encuentra este libro en Amazon

 

Los detectives salvajes, Roberto Bolaño

¿Qué es ser joven en una sociedad en vías de desarrollo? ¿Qué es dejar de serlo y darse cuenta de que las promesas de la edad adolescente poco a poco se convierten en otra cosa con el paso de los años?

Encuentra este libro en Amazon

 

Dientes blancos, Zadie Smith

Una historia de amor según sucede (cuando sucede) en medio de muchas de las vicisitudes contemporáneas –porque quizá el gran tema de los 30 años, ya lo descubrirás, es el amor y sus dificultades.

Encuentra este libro en Amazon

 

El Buda de los suburbios, Hanif Kureishi

Aunque fue publicada originalmente en 1990 y los hechos narrados pertenecen a los últimos años de la década de 1970 y los primeros de 1980, la novela de Kureishi es otro buen retrato del paso hacia la edad adulta en las circunstancias de nuestro tiempo, que guarda cierta semejanza con el paso del rock psicodélico al new wave en la escena londinense.

Encuentra este libro en Amazon

 

La maravillosa vida breve de Óscar Wao, Junot Díaz

¿Es posible, ahora, ser un héroe? ¿Es posible en un país en donde uno es un inmigrante? ¿Es posible con todos los pronósticos en contra?

Encuentra este libro en Amazon

 

Verde Shanghai, Cristina Rivera Garza

Una de las formas posibles de ser mujer en el siglo XXI parece contarse mejor cuando a manera de telón de fondo se cuenta la historia de una inmigrante china en el México de la primera mitad del siglo XX.

Encuentra este libro en Amazon

 

Desgracia, J. M. Coetzee

Una novela para darse cuenta de hasta dónde la pasión puede ser negatividad pura –a contracorriente del discurso hegemónico, en el que incluso perversiones como el sadomasoquismo de 50 Shades of Grey ocurren en un ambiente controlado, higiénico, de común acuerdo.

Encuentra este libro en Amazon

 

 

Los clásicos

El mito de Sísifo, Albert Camus

El libro clave para entender que el absurdo de la vida es, paradójicamente, el punto de inicio para construir el sentido y propósito de la existencia.

Encuentra este libro en Amazon

 

Crimen y castigo, Fiódor Dostoievski

Un joven estudiante cree que le espera un destino tan grande como el de Napoleón y Mahoma, pero la realidad de sus condiciones le tiene reservado otro fin.

Encuentra este libro en Amazon

 

El principito, Antoine de Saint-Exupéry

Una fábula maravillosa que quizá por el diminutivo de su título creemos que está reservada a los niños; sin embargo, no es así. Con una genialidad bastante singular en la historia de la literatura, Saint-Exupéry escribió una historia que siempre nos enseña algo respecto del momento de vida en que nos encontramos.

Encuentra este libro en Amazon

 

El proceso, El castillo; Franz Kafka

Dos historias distintas pero de algún modo gemelas que hacen una metáfora de los mecanismos de la sociedad que el poder necesita para mantenerse funcionando.

Encuentra este libro (El proceso) en Amazon

Encuentra este libro (El castillo) en Amazon

 

El guardián entre el centeno, J. D. Salinger

Uno de los mejores libros para despedir la juventud.

Encuentra este libro en Amazon

 

En busca del tiempo perdido, Marcel Proust

Sí, sabemos que es una tarea titánica (la novela consta de siete tomos), pero te aseguramos que los últimos veintitantos son una de las mejores edades para emprender esta lectura. Existencialmente, es una buena forma de comenzar a ver lo que se aproxima: si alguien supo diseccionar la vida secreta de las emociones, ese fue Marcel Proust.

Encuentra este libro en Amazon

 

El gran Gatsby, Francis Scott Fitzgerald

Un relato breve que revela más de lo que dice sobre la transformación del amor una vez que los desenfrenos de los años jóvenes han pasado.

Encuentra este libro en Amazon

 

Walden, o la vida en los bosques, Henry David Thoreau

Aunque parece improbable que este libro empuje a alguien a dejarlo todo para vivir en los bosques (como hizo el autor), creemos que al menos sí servirá para mostrar la posibilidad de otra forma de vida, al margen de los imperativos sociales.

Encuentra este libro en Amazon

 

Hamlet, Otelo, El rey Lear, William Shakespeare

Los 20 son una gran época para leer las tragedias más importantes de Shakespeare. Algunos encontrarán ahí ciertas respuestas, otros muchas preguntas.

Encuentra este libro en Amazon

 

Poesía del Siglo de Oro

Descubrir la poesía del Siglo de Oro en esta edad es reconocer la grandeza y amplias posibilidades de nuestro idioma. Con Quevedo se aprende que el español sirve para hablar elevadamente del amor, y también de la mierda; con Góngora, que el nuestro puede ser un idioma en el límite de lo indescifrable; con Sor Juana, que con las palabras es posible construir laberintos; con Garcilaso, que contamos con un lenguaje luminoso, límpido.

Encuentra este libro en Amazon

 

"Piedra de sol", Octavio Paz

Una especie de vuelta al mundo: en este poema, Paz recorre temas como el amor, la fraternidad, las formas (y prohibiciones) del erotismo, y la vida misma. Al respecto recomendamos este podcast en que Eduardo Casar (poeta él mismo y profesor universitario) explica tanto "Piedra de sol" como "Muerte sin fin", de José Gorostiza, ambos poemas de largo aliento.

 

Lolita, Vladimir Nabokov

Un libro que admite muchas lecturas, pero que quizá tiene como principal tema el hecho de que el deseo es así: eventualmente emerge, sin importar las trabas que lo contienen.

Encuentra este libro en Amazon

 

Los teóricos

La repetición, Søren Kierkegaard

Otro buen libro que nos prepara para la siguiente década. Kierkegaard nos hace ver que “la existencia, esto es, lo que ya ha existido, empieza a existir ahora de nuevo”.

Encuentra este libro en Amazon

 

La intimidad como espectáculo, Paula Sibilia

Si bien han ocurrido muchas cosas desde que Paula Sibilia escribió este libro muchas de sus tesis se mantienen, en especial aquellas que se refieren a la transformación de la vida personal tanto en un espectáculo como en una mercancía que otros aprovechan.

Encuentra este libro en Amazon

 

Teoría del cuerpo enamorado, Michel Onfray

Onfray cuenta la historia del deseo erótico según ha fluido en el pensamiento filosófico, con la defensa de una visión más epicúrea y libre del amor y la sexualidad.

 

La agonía del Eros, Byung-Chul Han

Quizá uno de los filósofos contemporáneos que mejor han diseccionado la cultura actual. De manera aparentemente breve y sencilla este autor de origen coreano y formado en Alemania habla del amor, el cansancio, la transparencia y algunos otros síntomas de nuestras sociedades.

Encuentra este libro en Amazon

 

  

Los extravagantes

Ka, Roberto Calasso

Una ventana a la mitología hindú, que para la mente occidental es como una de esas zonas del universo que conocemos en sus detalles más mínimos y aun así nos fascinan e impresionan.

Encuentra este libro en Amazon

 

Diccionario jázaro, Milorad Pavic

Quizá el único libro en la historia de la literatura que de verdad puedes abrir en cualquier página y a partir de ahí seguir.

Encuentra este libro en Amazon

 

La mano de la buena fortuna, Goran Petrovic

Una fábula maravillosa para conservar la posibilidad de la imaginación aun con el cambio de década.

Encuentra este libro en Amazon

 

El libro del desasosiego, Fernando Pessoa

Sí, quizá es melancólico y hasta un poco desolador, pero también puede ser una de esas tablas que se necesitan en medio de un naufragio. No porque los 30 lo sean, pero…

Encuentra este libro en Amazon

 

Ficciones, El Aleph, Historia de la eternidad, Discusión; Jorge Luis Borges

Los años pasan y la obra de Borges continúa siendo extravagante. Sus temas, su imaginación desbordada (y desbordante), su forma tan original de hacer que el lector dude de su propia realidad.

Encuentra este libro (Ficciones) en Amazon

Encuentra este libro (El Aleph) en Amazon

Encuentra este libro (Historia de la eternidad) en Amazon

Encuentra este libro (Discusión) en Amazon

 

El libro vacío, Josefina Vicens

Otro gran tema que descubres en los 30: que nadie hace de una sola vez y en el primer intento aquello que quiere. Que hay que empezar con algo, sin importar que esto “fracase” (si tal cosa existe). Y esta novela de Vicens retrata eso a la perfección.

Encuentra este libro en Amazon

 

Palinuro de México, Fernando del Paso

Parece posible que la obra de la generación del llamado “boom” y el realismo mágico caduque, salvo algunos pocos títulos. Así es la literatura y el gusto literario. Curiosamente, tal vez sí sobreviva la de un autor al que se incluyó poco dentro de dicho movimiento, por más que contara con todos los requisitos necesarios: Fernando del Paso. 

Encuentra este libro en Amazon

 

También en Pijama Surf:

"Los libros rompen las ataduras del tiempo": el elogio de Carl Sagan a la cultura escrita que no pierde vigencia

Leer a Dostoievski es como descubrir el amor o ver el mar por primera vez, es perder la inocencia ante la vida: Orhan Pamuk

El viaje del Principito por siete planetas y cuál es la enseñanza en cada uno

Kafka y la condena de la salud: ¿se puede amar en la enfermedad?

Salinger, Murakami y la secreta hermandad de los introvertidos

5 enseñanzas vitales que obtendrás al leer "El guardián entre el centeno"

¿Qué se necesita para leer a Proust?

5 libros para conocer a Roberto Calasso, uno de los grandes pensadores de nuestra época

 

Imágenes: The Dreamers (Bernardo Bertolucci, 2003) y After Hours (Martin Scorsese, 1985)

Roberto Calasso, el gran escritor italiano, ha hecho un enorme servicio a la cultura occidental, permitiéndonos acercarnos y entender el complejo y luminoso edificio metafísico de los filósofos de la India védica

 

Roberto Calasso nos había mostrado en Ka, su primera aventura en el pensamiento de la India, su prodigiosa capacidad para hacer de la más intrincada selva de dioses, ritos y analogías una deliciosa narrativa, enteramente disfrutable en todo su esplendor y complejidad metafísica. La rara mezcla de erudición con un cautivador "storytelling" nos introduce grácilmente a una concepción del tiempo y el espacio que hoy nos parece ajena y distante, pero no menos fascinante. De Ka podemos decir que en sus historias y reflexiones sobre los dioses y las filosofías de la India --todas entretejidas en una especie de multidimensionalidad simultánea-- imprime sobre nosotros la sensación de un sueño que persiste aun cuando creemos estar despiertos.

Ardor, sin embargo, va mucho más profundo que Ka, sin perder el encanto que es la cualidad esencial del escritor. Calasso nos lleva, en lo que podemos decir es una meditación guiada, "al corazón radiante de la India" y al templo luminoso que es el sánscrito. Dentro de ese templo, cuyos dioses viven en las sílabas, un poco posteriores a los cuatro vedas, se encuentran los brahmanas y particularmente el Satapatha Brahmana, la obra más detallada, densa y maravillosa que se ha compuesto sobre el sacrificio y, por ende, a la repetición de una serie de gestos adictos a un único fervor: la salvación o la restauración de la divinidad en la vida del hombre. Una dedicación absoluta hacia "pasar a otro orden de existencia que se atreven a llamar la 'verdad'". Algo que sólo puede hacerse a través del sacrificio. Sacrificios que tenían que realizarse todos los días de la vida --como ofrendar ghee al fuego; otros que duraban años ininterrumpidamente; sacrificios que debían abarcar todos los ámbitos de la existencia, invadirla para que nunca fueran olvidados; sacrificios en los que se tenía que ofrecer la totalidad del ser (porque, ¿qué otra cosa se puede dar si no es todo, como explica el Katha Upanishad?) y que hoy nos parecen hazañas de la fe y de la voluntad o para algunos incomprensibles y absurdos.

La civilización védica no construyó ciudades o templos: su edificio fue el sánscrito y sus liturgias (los sabios videntes, los rsis, se dice, vieron los himnos brillando en el cielo como nosotros podemos ver "un río o un árbol"). Si les preguntáramos por qué no dejaron rastros en piedra, nos dice Calasso, contestarían: "No buscamos el poder, sino el rapto [la ebriedad mística]. Rapto es la palabra  que mejor describe el efecto del soma. Lo describieron así, en la forma más directa: 'Hemos bebido soma, nos hemos vuelto inmortales, hemos logrado la luz, hemos encontrado a los dioses. ¿Que pueden hacernos ahora el odio y la malicia de los mortales?'". Y es que una vez que se prueba el licor de los dioses, una vez que se alcanza un estado de conciencia iluminada, ¿qué atracción pueden tener las obras de los hombres, que las devora Yama (la muerte) sin piedad? "Toda gloria humana, todo orgullo del conquistador, toda sed y placer: son sólo obstáculos". Los sabios de los vedas dirigieron toda su energía y conocimiento a evitar distracciones para conquistar lo más difícil e inasible: la vida infinita. La literatura de los brahmanas es una apreciación de "la sutileza y la lucidez", de la conciencia necesaria para obtener el estado inmortal, "el infinito como una gradual e imperceptible expansión del dominio de la luz". Son texto que constituyen, junto con los Vedas y los Upanishads, documentos esenciales, posiblemente nunca superados, para entender la naturaleza de la conciencia y de la mente. Podemos decir que la gran aportación que ha hecho a la India al mundo es esta mirada reflexiva que se torna hacia dentro de manera casi obsesiva --el estudio de la propia mente como la vía regia del conocimiento y la liberación, una vía interna que se opone claramente a la obsesión occidental por conquistar el espacio externo e investigar la materia.  

*                   *                *     

La sensación que sugiere El Ardor es que Calasso, gran navegante de las aguas del mito, se ha dejado llevar más profundamente que nunca por esa corriente circular que lo arrastra a uno al origen, a esa playa donde nacen los gestos primordiales. El indólogo Heinrich Zimmer escribe en su Filosofía de la India: "la principal preocupación [de los filósofos de la India] –en notable contraste con los intereses modernos de los filósofos occidentales– ha sido siempre no la información sino la transformación: un cambio radical de la naturaleza humana". La inmersión a la filosofía de la India, no sólo desde la academia, sino desde la apertura de la mente y el espíritu, creemos, transforma o al menos abre la mente hacia otro orden de realidad donde lo numinoso está siempre latente. Calasso es demasiado elegante para expresar meras opiniones, pero entrevemos en Ardor la maduración ideológica de una serie de temas y posturas por las cuales el gran editor y escritor italiano deberá ser recordado y estudiado. Una de ellas es el gesto, el patrón arquetípico que los hombres en el flujo de la historia repiten --o mejor dicho: los hombres son encarnaciones de un gesto que se repite a través de ellos, una energía que in-forma la existencia desde un remoto y prístino mundo superior (se ha dicho en el tantrismo que el cuerpo es el mudra de la deidad). Su lectura del Satapatha Brahmana es un intento de:

Regresar a observar ciertos simples gestos, de los cuales podemos ser conscientes o no, pero que siempre están con nosotros y sin los cuales no podríamos existir: las acciones de respirar, tragar, copular, cortar, matar, evacuar, hablar, quemar, servir, pensar, soñar, mirar.

Calasso ya había empezado a esbozar esta sencilla pero profunda idea en Ka y en La ruina de Kasch: todos estos gestos tiene en común ser algo así como un microcosmos de un sacrificio --el gesto original de Prajapati, el dios que hace el mundo sacrificándose, el sacrifico que penetra como un origen omnipresente en todas las cosas y que “está implícito en unos pocos actos comunes a todos: el despertar, la respiración, el sueño, el coito” (la cita es de Ka).  Es el modelo de todos los actos, "la alternancia de dos gestos: dispersar y recolectar", gestos que están presentes "inevitable e inmediatamente concebidos como la respiración, sístole y diástole, el solve et coagula de la alquimia", nos dice Calasso, ahora en El Ardor. Todos estos actos "implican siempre una destrucción --algo debe ser separado de lo que pertenecía y dispersado".

Lo propio de los hombres de los vedas era la rigurosa y hasta obsesiva observación de los sacrificios; en ella se transparenta un cierto ardor, una lucidez vigilante (el tapas, que da nombre al libro). Esta es también la lucidez del "buddhi", el estado de conciencia que da nombre al Buda (aquel que está despierto):

La primacía de despertar sobre cualquier otra actividad mental no es una innovación del Buda, quien simplemente ofreció una versión de esto que era a la vez radical y mayormente destructiva de lo que le antecedía. La preocupación sobre el despertar y su importancia siempre había estado presente en los textos védicos. 

[...] Simplemente estar despierto. Eso es lo que permite que cualquiera se vuelva “más divino, más calmado, más ardiente”, en otras palabras más rico en tapas. ¿Y acaso no fue el tapas lo que permitió que los dioses se convirtieran en dioses en un principio?… Todo puede ser trazado de regreso a esto. Y todo puede ser eliminado, excepto esto. 

Este tapas es el calor de la conciencia, el ardor de la mente que da a luz al mundo. Algunos indólogos lo han traducido como “penitencia, o ascetismo”, pero la innovación de Calasso es entenderlo como “un ejercicio que implica el desarrollo de calor”, esto es, una especie de concentración, la cual podemos imaginar que es tan intensa y poderosa que arde; mas no es una mera inflamación del deseo, sino es el ser mismo que se focaliza como un rayo de sol en un espejo (ese espejo es la conciencia). Un ardor “que viene antes que el pensamiento”, una función mental superior, la conciencia misma que se inclina hacia el mundo como la luz o el espíritu que se posa sobre las aguas primordiales. El tapas, insinúa Calasso, es la forma en la que la conciencia se hace el mundo, hirviendo, con una destilación luminosa de su propia esencia. El fuego y el agua, el hierosgamos alquímico, aparecen siempre como la fórmula divina de la Creación. Un texto alquímico de 1723, Aurea Catena Homeri, dice: De la luz y el agua, Dios ha creado todas las cosas. Calasso, en Ka señala: "la primera forma adoptada por el pensamiento fue la de un bracero sumergido que se expande, un resplandor en el agua".

En el último capítulo de Ardor, Calasso nos regala una reflexión un poco más personal, que se pregunta por el lugar de la literatura védica en nuestro mundo, 3 mil años después. Este comentario, al concebir el conocimiento védico como algo que persiste aún y que tiene el potencial de reencantar la conciencia, se vuelve una crítica de la modernidad secular materialista dominada por el paradigma científico-técnico. "La actitud sacrificial implica que la naturaleza tiene significado, mientras que el acercamiento científico nos ofrece una descripción pura de la naturaleza, en sí misma desprovista de significado". Aquí yace la bifurcación insuperable de los paradigmas, la descripción supuestamente objetiva de la naturaleza "nunca podrá alcanzar el significado. El conocimiento de una vía neural nunca podrá, no importa lo perfecto que sea, ser traducido a una percepción de un estado de conciencia". Los hombres de los vedas eligieron un universo de significado en el cual la conciencia se experimenta, más que se describe --de hecho la conciencia se funde con la experiencia y se vuelve la existencia misma, el sacrificante es el sacrificio, el que experimenta es el experimento.

La sociedad secular, nos dice Calasso, es la religión de nuestros días y no sin un cierto fanatismo o fundamentalismo. Bajo la bandera de lo secular hemos erradicado al sacrificio y al ritual --hemos llevado a la muerte tras bambalinas, a un anfiteatro abandonado e inconsciente. Hoy en día podríamos, "con un poco de cuidado y planeación, evitar estar involucrados en algún tipo de ritual, de la cuna a la tumba. Para la muerte no hay rituales. Ni siquiera en los funerales". La caída del ritual ha provocado un "declive estético", puesto que las "causas", que ahora predominan, son "más crudas que los rituales. Son parvenus de significado". Nuestra ignorancia de los poderes divinos y nuestra apuesta por "los procedimiento técnicos" ha hecho que perdamos la oportunidad de "redescubrir un sentido de maravilla en el mundo". Lo distintivo de nuestra sociedad es compartir los mismos procedimientos, como "los mismos procedimientos para abordar un avión", procedimientos que han reemplazado a los ritos y los gestos con su frialdad secular, desprovistos de significado, pero no menos supersticiosos.

Lo que estamos presenciando con la sociedad secular es:

un nuevo culto todo-abarcante, con el cual cualquier forma previa parece inadecuada e infantil... La paradoja es que la sociedad totalmente secular es una que acaba siendo menos secular que cualquier otra, tan pronto se extiende hacia todas las cosas, asume dentro de sí misma las características alucinatorias, fantasmales y delirantes que Durkheim había identificado con la religión en general.

La sociedad secular, nos dice Calasso siguiendo la sociología de Durkheim, produce un objeto mágico, saca del sombrero "un ser moral" que "debe ser asumido como idéntico en todas partes y capaz de abrazar todo tipo de existencia en tanto a que es un ser total supremo: la sociedad". Este ser y los ideales que representa --la democracia, la libertad de expresión (y el libre mercado), los derechos humanos, etc.-- también requiere víctimas humanas y de hecho "incontables seres humanos han sido sacrificados para los beneficios de la sociedad".

Por último Calasso advierte cómo en nuestra época "las marcas buscan convertirse en mitos", pero la expresión "mitos contemporáneos es un abuso léxico", puesto que las historias modernas "están huérfanas, son autosuficientes, no tienen la savia que fluye al interior de los árboles de los mitos y cuya composición es constante en cada parte --una savia que contiene un cierto coeficiente de verdad. Y es este coeficiente de verdad lo que nos permite hacer uso de las historias de los tiempos y lugares más distantes". Esta es quizás la gran carga que oprime el espíritu de nuestra sociedad secular agnóstica, en la que la verdad es solamente una descripción precisa, no una experiencia, no algo que tenga significado. Tal vez, como se mantiene en los puranas y diversas tradiciones de la India, realmente estamos en el Kali-Yuga, la era de decadencia que se reconoce por el materialismo y el extravío de lo sagrado. 

*             *           *

Roberto Calasso no sólo es uno de los más grandes escritores contemporáneos y uno de los editores más importantes, con su ejemplar Adelphi, a estas impresionantes credenciales debemos añadir que Calasso se ha convertido en un gran indólogo y deberá ser recordado también por hacernos comprender y maravillarnos con la profundidad radiante que caracteriza a la filosofía de la India. Acercarse a la sabiduría védica, a ese luminoso edificio de palabras que encierran fórmulas sagradas, no será un esfuerzo vano para quien invierta sinceramente su atención y tiempo. Calasso nos ha acercado a ese lugar que no sólo yace distante en el tiempo y en el espacio sino en el significado y nos ha regalado un atisbo de entendimiento. Con esto ha hecho un importante servicio a la cultura y a la necesidad de nuestra sociedad de reencantarse con el mundo y pensar el espíritu. 

 
Twitter del autor: @alepholo
 
 
* Citas traducidas de la edición inglesa