*

X

Una dosis diaria de LSD y una obsesión con el mito del héroe: la clave para estas increíbles fotografías

Por: pijamasurf - 01/05/2016

Steven Arnold, amigo y protegido de Salvador Dalí, vivió una temporada en una pequeña isla de España, entre LSD y obsesiones creativas, y al final materializó esta obra fotográfica

La relación entre drogas y creatividad siempre ha sido un asunto polémico. Para muchos, la creatividad se presenta tal cual, como una cualidad o como un chispazo, quizá como algo sostenido que algunos pocos elegidos tienen desde el nacimiento o como un lucky strike que llega de pronto a coronar el trabajo realizado. “La inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando”, dijo alguna vez Picasso.

Sin embargo, también está el otro bando, el de aquellos que defienden la influencia positiva que el consumo de ciertas sustancias puede tener sobre las actividades artísticas y que, por decirlo de algún modo, requieren ir más allá de ciertos límites fijados por la convención. Del alcohol a otras drogas prohibidas, hay quienes consideran que ese impulso suplementario es indispensable para entrar a ciertas zonas del alma creativa a las que ordinariamente no tenemos acceso.

Que una u otra cosa sea verdad no es fácil decirlo. Las pruebas se podrían ofrecer en ambos bandos. Y en esta ocasión toca citar un ejemplo para el segundo caso, el de aquellos que concretaron una obra increíble gracias, en parte, a “la apertura de las puertas de la percepción” que usualmente se atribuye a los psicodélicos. Ese fue el caso de Steven Arnold, un fotógrafo ahora casi olvidado que en su tiempo fue protegido de Salvador Dalí y amigo de otros importantes artistas.

Arnold, de origen californiano, vivió una temporada en Formentera, una pequeña isla al sur de Ibiza, durante 3 meses de 1964. Ahí fue uno de los muchos entusiastas que experimentaron recreativamente con el LSD, sustancia que en aquella época aún no tenía las restricciones que conoció después y que, por sus efectos sobre la mente, gozó de enorme popularidad entre artistas de distintas disciplinas e incluso filósofos y otro tipo de pensadores. “Esta nueva droga era tan eufórica y visionaria, tan positiva y ensanchadora de la mente… Ascendía a otra dimensión, una tan bella y espiritual que nunca fui el mismo”, dijo alguna vez Arnold a propósito de la experiencia que tuvo consumiendo diariamente LSD.

En ese estado, el artista dio rienda suelta a una obsesión que por entonces tenía tomados sus intereses intelectuales: el mito del héroe tal y como lo estudiaron, entre otros, Carl G. Jung y más famosamente Joseph Campbell. Arnold combinó ese poderoso arquetipo con algunos de los elementos del surrealismo y, finalmente, la técnica artística del tableau vivant, que congrega a una multitud de personas para evocar escenas clásicas de los imaginarios mítico o religioso.

La obra de ese período es perturbadora y transgresora. Tiene también una poderos fuerza creativa que proviene de la originalidad con que combinó motivos nuevos y antiguos, temas que el arte ya había tratado con su propia forma de acercarse a ellos.

¿Lo hubiera conseguido sin su consumo cotidiano de LSD? No podemos saberlo. Después de todo, lo único cierto es que esa fue la forma en que llegó a su obra.

La muerte te llegará de está forma (al menos estadísticamente)

Por: pijamasurf - 01/05/2016

Esta brillante pieza de visualización de data nos permite dimensional cuál es la forma más probable que adoptará nuestra muerte según nuestro género o edad

wednesday the addams family animated GIF

 

La muerte es un hecho contundente en nuestra vida; tal vez se trata del fenómeno más democrático que existe después del nacimiento. Sin embargo, existen incontables formas de que nos alcance. Y si lo vemos de manera panorámica, las causas de muerte, ya en un plano demográfico, también nos sugieren indicadores importantes en cuanto a su relación con condiciones fisiológicas, socioeconómicas y otras características que como seres humanos nos agrupan.

Todos moriremos (incluso David Bowie), pero el cómo es una interrogante que a muchos nos parecerá fundamental, quizá por morbo, tal vez por simple poesía fatalista. Gracias a las estadísticas, un campo que ha evolucionado aceleradamente debido a la explosión de data que se liberó con la revolución digital, hoy podemos detectar patrones bastante precisos en cuanto a tendencias de mortalidad y segmentarlos de acuerdo a tu edad, género o perfil étnico.

Aunque quizá abusando un poco de los alcances de la ciencia estadística, hasta cierto punto la siguiente pieza infográfica, creada por Nathan Yau y publicada en su sitio Flowing Data, logra fijarle el rostro más probable a tu muerte, de acuerdo con las condiciones mencionadas. 

A pesar de que las estadísticas aquí abordadas refieren específicamente a la población estadounidense, al repasar brevemente las gráficas que conforman esta brillante visualización de data podemos obtener múltiples conclusiones que nos ayudan a delinear la figura de nuestra muerte. A continuación algunas de estas:

  • Si eres hombre tienes el doble de probabilidades de morir de una causa externa (por ejemplo un accidente o un homicidio), con 10% contra 5%. Sí, muchachos, la primitividad tiene su precio. Pero además, si eres hombre y tienes entre 17 y 25 años, entonces existe 80% de posibilidades de que si mueres en esta etapa lo hagas por esta razón. 
  • Independientemente de tu género, si mueres a los 60 años, entonces existe 40% de probabilidades de que tu fin sea cortesía del cáncer. Ahora que si todavía disfrutas de las mieles de la juventud tampoco te sientas exento por completo de las sombras de esta nefasta enfermedad, ya que tendrías 10% de chances de que te cerrara la ventana aún estando en tus 20s. 
  • Si eres mujer tienes 33% de probabilidades de morir de una enfermedad respiratoria y 6% de que tus días terminen víctima de un desorden mental. 

Te invitamos a que navegues la versión interactiva de este infográfico aquí. Recuerda que la altura de los colores que corresponden a una causa de muerte determinada te indican la propensión en porcentaje, mientras que el eje horizontal refiere a la relación entre posibilidad de muerte y edad. En las pestañas de arriba puedes cambiar de acuerdo a segmentos demográficos (mujeres, hombres, nativo americano, asiático, afroamericano o caucásico).

Screen Shot 2016-01-11 at 7.30.09 PM

 

Screen Shot 2016-01-11 at 7.30.26 PM

*Clic en la imagen para agrandar