*

X

7 diferencias entre ser experto en algo y ser realmente creativo

Por: pijamasurf - 04/26/2016

"Inténtalo, falla, vuélvelo a intentar, vuelve a fallar, falla mejor", decía Samuel Beckett, y probablemente sea la única regla creativa que necesites

Ser creativo no es lo mismo que ser experto en algo. El lugar común que dice que para ser experto en algún dominio de la ciencia o el arte basta con practicar cotidianamente una técnica es en parte cierto, pero sólo funciona para adquirir dicha técnica; los artistas y científicos más innovadores suelen ser los que llevan más lejos esa técnica. Es decir, los que se vuelven expertos en cosas que no existían antes de ellos.

En un fascinante artículo de Scott Barry Kaufman, la creatividad se define como algo "original, significativo y sorprendente":

Original en el sentido de que el creador es recompensado por trascender la pericia, e ir más allá del repertorio estándar. Significativo en el sentido de que el creador debe satisfacer alguna función útil, u ofrecer una nueva interpretación. (...) Finalmente, los productos creativos deben ser sorprendentes en cuanto que el producto creativo original y significativo debe ser sorprendente no sólo para uno mismo, sino para todos. Así es exactamente como la Oficina de Patentes de Estados Unidos evalúa las nuevas solicitudes. Las ideas originales y significativas que pudieron ser creadas por cualquier experto en el campo se consideran "obvias", y por tanto no son patentables. Los productos creativos, como los descubrimientos de Galileo y Leeuwenhoek, son sorprendentes para todos, tanto novatos como expertos.

He aquí algunos puntos sobre por qué la creatividad y la pericia no son lo mismo, aunque pueden complementarse:

 

1) Hay que contar con la incertidumbre

No todas las actividades creativas son cuantificables --y muchas veces ni siquiera es posible saber a priori cómo se verá nuestra creación cuando esté terminada. Además, dependiendo de lo que se trate, rara vez podemos saber cómo será recibido nuestro trabajo antes de que salga al mercado o sea recibido por un público. Incluso es posible que una gran obra de arte pase ignorada si no se le hace suficiente publicidad, o al revés, que la publicidad engrandezca obras mediocres (o, digamos, "poco creativas").

 

2) La creación no es acumulativa

A una obra maravillosa puede seguir una de menor calidad, a pesar de que el artista siga aprendiendo del proceso. Pensemos en bandas de música con un primer disco espectacular: es un truísmo que rara vez logran mantener la calidad a lo largo de sus siguientes producciones (aunque en honor a la verdad también puede deberse a cambios en el mercado o los gustos del público). Un crítico conservador podría decir que el período cubista de Picasso es caótico con respecto a su período figurativo, pero los procesos subjetivos de la producción artística no siempre son contemporáneos a los de la crítica.

 

3) ¿Vale más el talento o la práctica?

Existen casos donde efectivamente la práctica hace al maestro; si nos esforzamos por cocinar un solo platillo a la perfección seguramente lo lograremos, pero si somos chefs que deben crear un plato nuevo cada semana (¡o cada día!) la exigencia aumentará mucho más, al igual que la presión. El talento, en ese sentido, no es más que aprender rápido y absorber nuevas experiencias a medida que surgen; es por eso que el talento, a menudo demeritado como valor romántico, puede entenderse como un acercamiento fresco a cada momento, no importa si se trata de ciencia, arte o gastronomía.

 

4) El contexto influye

Por fortuna o por desgracia vivimos en un mundo de 7 mil millones de personas, y aunque la tecnología nos pone más cerca del mundo que a nuestros coterráneos del siglo pasado, seguimos viviendo en un contexto local. Y desde un punto de vista más amplio, el contexto puede incluir la vida en un país en guerra, lo cual puede determinar la posterior trayectoria creativa de una persona: Charles Simic salió de Serbia cuando niño y escapó de los horrores de la guerra, pero Walter Benjamin no tuvo tanta suerte durante la Segunda Guerra Mundial. Existen contextos más dolorosos, como el hecho de ser mujer, que limitó el alcance de plumas como las de Jane Austen o Emily Dickinson, aunque su calidad artística se haya comprobado con los años.

 

5) Nunca perder la curiosidad

Cuando conocemos a alguien con muchos talentos e intereses decimos que es un "renacentista", por ejemplo, si escribe, pinta, tiene conocimientos de óptica y medicina, además de coleccionar juguetes antiguos. Pero no tiene nada que ver con el hecho de que hace 5 siglos la gente tuviera más tiempo libre, sino tal vez con la profundidad con la que mentes como la de Leonardo da Vinci o Galileo exploraron y dieron rienda suelta a su curiosidad. De este último se dice, por ejemplo, que fue su conocimiento del claroscuro lo que le permitió realizar novedosas interpretaciones al observar los cielos, pues su formación artística pudo ponerse al servicio de la ciencia. Todo, al final, está conectado.

 

6) La suerte de principiante es más que suerte

El problema de convertirse en un experto es que puedes caer en la tentación de creer que conoces todas las respuestas. Es posible que la así llamada "suerte de principiante" no sea producto del azar, sino de una atención potenciada por el hecho de hallarse en un contexto nuevo e impredecible o en un campo que no se conoce ni domina. Otro refrán dice que hasta al mejor cazador se le va la liebre, y es cierto si el cazador olvida que cada liebre y cada bala son distintas y a su modo, únicas. El cazador inexperto, aún con las manos temblorosas, puede poner un poco más de atención y no confiarse de sus trofeos previos.

 

7) La creatividad crea sus propias reglas

La creatividad es un tema de moda y seguramente leerás libros y acercamientos diversos que la tratan como un problema a resolver. Pero lo que aprendemos de la gente creativa, provenga del arte, la ciencia, o cualquier otro campo de actividad humana, es que fueron capaces de producir algo que no existía antes de ellos: puede tratarse de un invento, una conexión, una interpretación, una fórmula o una obra de arte, para lo cual probablemente tuvieron que romper los paradigmas considerados como "ley" hasta ese momento (creando e instaurando otros). Desconfiar de los caminos demasiado transitados, arriesgarse al error ahí donde muchos fallaron y efectivamente, fallar y fallar de nuevo: ese es el riesgo gozoso de entregarse ciegamente a la propia capacidad creadora, eso que llaman creatividad.

Nuestra alimentación dice más de nuestra mente que de nuestro cuerpo

Por: pijamasurf - 04/26/2016

Comer puede parecer una necesidad fisiológica, pero en realidad lo que llega a nuestro estómago va previamente digerido por nuestra mente, nuestros prejuicios y nuestra cultura

Somos lo que comemos --o eso dicen a menudo, pero lo anterior es cierto en más de un sentido. Por ejemplo, la comida que ingerimos no solamente nos alimenta con nutrientes necesarios para mantener nuestro cuerpo con vida, sino que dependiendo de lo que comamos nuestras emociones cambian, lo que impacta positiva o negativamente nuestro estado de salud.

Según la psicóloga Judith Brisman, la forma en la que comemos actualmente es por lo menos desordenada y obedece más a factores psicológicos que fisiológicos. Por ejemplo, el hecho de comer carbohidratos algunos días y otros no corresponde a una organización racional de la alimentación, un tipo de planeación y regulación que está hecha para modificar nuestra estructura corporal (en un régimen nutricional para bajar de peso, por ejemplo) pero que sin duda no es "natural".

¿Y si comiéramos solamente lo que nuestros cuerpos piden? Sería maravilloso, de no ser porque nuestra mente es la que lleva la voz cantante en cuanto a lo que entra en nuestro cuerpo. Y no sólo eso: nuestras emociones dictan la mayor parte de las veces lo que ingerimos, lo cual se demuestra por el hecho de que los seres humanos comemos no sólo por hambre --es decir, para saciar una necesidad energética-- sino también para celebrar algunos eventos o por estrés --es decir, para compensar sentimientos negativos.

A esto Brisman lo llama "alimentación desordenada", que no debemos confundir con "desórdenes alimenticios" (instancias patológicas asociadas al comer). De acuerdo con la doctora, todos tenemos algún tipo de alimentación desordenada. Nuestra genética puede jugarnos en contra pero son nuestras emociones, la cultura circundante y la vida moderna lo que más contribuye al caos gastrointestinal.

Según la genética algunas personas siempre se sentirán hambrientas, ya sea a causa de su metabolismo o de otros factores, sin que esto deba confundirse con un desorden alimenticio. Las tablas de pesos sanos siempre deben tomarse como parámetros pero ningún cuerpo es igual a otro, y lo mismo ocurre con los hábitos alimenticios de dichos cuerpos. Factores de personalidad, como ciertas neurosis o rasgos muy controladores, tienden a desarrollar con más frecuencia el aspecto patológico de esta tendencia a comer mucho, lo que puede desembocar en anorexia.

También comemos para lidiar con el estrés: mientras más estemos rodeados de un ambiente estresante y opresivo, más tendemos a paliar nuestra ansiedad con comida u otros suplementos, como el tabaco, que no resuelven el estrés pero nos dan una sensación de control frente a los sentimientos negativos. Por si esto no fuera suficiente, la cultura de masas prescribe una serie de hábitos descabellados relacionados con comer: publicidad de modelos con cuerpos irreales comiendo grandes hamburguesas, comida procesada industrialmente y una total desconexión de las personas con las fuentes de sus alimentos (sin contar con que en una ciudad rara vez veremos a alguien que coseche o cultive su propia comida) nos ponen en una situación insostenible.

La conciencia alimentaria está en el principio de la civilización: la palabra "cultura" tiene un sentido etimológico muy claro relacionado con la tierra, el cultivo y los ciclos del crecimiento vegetal. Recobrar poco a poco el control de lo que comemos es un objetivo encomiable pero difícil de sostener en las megalópolis de hoy en día, donde lo único que cultivamos son hobbies y hábitos procesados.