*

X

Venden en Internet crema para reptiloides que se transforman en humanos

Por: pijamasurf - 11/26/2012

Un producto específicamente diseñado para aquellos reptiloides extraterrestres que quieren cuidar su epidermis humana

 

Dentro del comercio surrealista que empieza a tener su mercado en tiendas online --recordarán la imagen que prueba que Nicholas Cage es un vampiro o las pastillas de Placebo--un tipo llamado Mystic Mark ofrece una crema a entidades reptileanas que se transforman en humanos. Y es que, argumenta, si bien cambiar de forma de lagartija a humano es genial para controlar la Tierra, no es tan bueno para la piel y su agenda ocupada no les permite un tratamiento exhaustivo.

La crema Hypoallergenic Shapeshifting Lizard Skin Cream es perfecta para "el reptiloide dominador que trabaja mucho y quiere destruir a la raza humana viéndose bien", por lo que cuenta con micromoléculas de vitamina E.

Este producto que promete dejar radiantes las mejillas humanas de piel cetrina debajo de una capa rozagante puede adquirirse por sólo 6 libras esterlinas más gastos de envío.

[BoingBoing]

Investigadores desarrollan nano-piel capaz de regenerarse a sí misma

Ciencia

Por: pijamasurf - 11/26/2012

Gracias a la nanotecnología, investigadores de Stanford desarrollan un tejido sintético capaz de regenarse a sí mismo, conducir electricidad y sensible al tacto, que posiblemente se utilice en prótesis de miembros humanos.

Las promesas de la biotecnología son muchas y muy ambiciosas, algunas de ellas enfocadas en la sustitución de tejidos que por alguna razón trágica —accidentes, enfermedades, etc.— quedan dañados y, hasta ahora, sin posibilidad de cura. Por otro lado, una tendencia paralela es mejorar por vía del desarrollo científico las capacidades corporales del ser humano, extenderlas más allá de sus límites y crear una especie en que la materia orgánica y la cibernética se unan simbióticamente para conseguir habilidades impensadas.

Este es un poco el caso de una nueva piel desarrollada por investigadores de la Universidad de Stanford, quienes desarrollaron un tejido flexible, resistente al agua, capaz de regenerarse a sí mismo, conducir electricidad y, además de todo, sensible al tacto.

Se trata de un polímero combinado con piel que utiliza enlaces de hidrógeno, los cuales se rompen y se reforman fácil y reversiblemente, conectándose con sus propias moléculas, gracias a lo cual la superficie puede rasgarse con una navaja y sin embargo restituirse a temperatura ambiente. Asimismo, añadiendo partículas de níquel, se consiguió su capacidad conductora de electricidad. La posibilidad del tacto se obtuvo en la respuesta a la presión que provoca la resistencia a la conducción eléctrica.

Los investigadores —Benjamin C-K. Tee, Chao Wang, Ranulfo Allen y Zhenan Bao— esperan que eventualmente este nueva piel pueda utilizarse en prótesis de miembros humanos, aunque, en lo inmediato, parece que servirá para mejorar dispositivos electrónicos que trabajan conjuntamente con la piel, como los monitores portátiles de frecuencia cardiaca.

[Discover Magazine]