*

X

Placebo: ahora disponible extra fuerte en tu tienda digital favorita

Por: pijamasurf - 05/17/2012

Placebo a la venta en internet, de efectividad comprobada. Adquiere estas poderosas pastillas de ázucar e inicia una revolución de la sanación usando la ilusión.

Ahora puedes comprar pastillas de verdadero Placebo en internet. No es cualquier Placebo, es placebo extra fuerte. El placebo por supuesto es el medicamento homeopático líder en la industria y quizás el más efectivo de todos los medicamentos (además de tener la menor cantidad de efectos secundarios). Especialmente el extra fuerte, ¡el que dice placebo!

La popular tienda digital Etsys ofrece este flamante producto por 6 libras esterlinas (más costos de envío). Aunque claro que podrías fabricar tus popias cápsulas de ázucar (de placebo) por  mucho menos. Pero después de todo el placebo funciona especialmente por su paquete (por toda la envoltura psíquica que lo rodea) y una caja que dice placebo con un sol mental de conexión telepática con las cápsulas es una buena forma de potenciar esta magnifica medicina: que puede ser todas las cosas, como Proteo.

El vendedor de este producto Spellingmistakes señala que "El placebo funciona aprovechando el poder de la mente. Saber que te has tomado una medicina efectiva aumenta el proceso de autosanación de tu propio cuerpo. Ya que la eficacia de los placebos ha sido demostrada en innumerables pruebas médicas, tomar Placebo Max Strength debe de funcionar seguramente para ti". Y aunque esto parece ser una broma, en realidad se ajusta a la verdad: puedes consultar aquí una serie de investigaciones que muestran que el placebo es efectivo en el tratamiento de todo tipo de enfermedades.

Por mi parte consideró que con estas pastillas de Placebo se puede curar cualquier tipo de enfermedad --¡son Extra Fuertes!--.  Es más, creo que con sólo pensar en ellas he logrado expulsar a un pequeño hombrecillo gris de ojos grandes y de gran maestría genética que estaba bebiendo Sprite de mi cerebro. Programa tus pastillas de Placebo (¡son Extra Fuertes!) y cura a tus amigos con cápsulas de cualquier placer. Como diría Axel Rose: "Usa tu ilusión";  porque, como diría Buda: "El mundo es una holusión".

[Boing Boing]

 

Te podría interesar:

Obras de arte recreadas con jelly beans (FOTOS)

Por: pijamasurf - 05/17/2012

Empleandos varias horas de trabajo y miles de frijolillos de dulce, la artista californiana Kristen Cumings recrea obras maestras e iconos pop reconocibles de inmediato, reflexionando sobre la reproducción del arte en la época moderna.

Ya a pocos sorprenderá la supuesta extravagancia del arte contemporáneo, el ahora hábito de los artistas de recurrir a los materiales más insospechados para realizar sus obras y dar así realce a su trabajo.

Ejemplo de esto es la artista residente en California Kristen Cumings, quien recreó algunas obras maestras célebres en sí utilizando no pintura, ni fotografías o alguna otra técnica tradicional del medio, sino algo más bien pedestre y hasta infantial: una golosina. O, mejor dicho, cientos y cientos de ellas, pues Cumings se impuso la labor de reproducir dichas imágenes con caramelos en forma de frijoles.

Y si bien de entrada la propuesta de la artista parece, por decir lo menos, desconcertante, al menos en lo que se refiere al esfuerzo es de algún modo meritoria, pues las reproducciones son en gran formato, utilizando entre 8 mil y 12 mil frijolillos de goma e invirtiendo hasta 50 horas en cada mural (lo cual recuerda un poco la Mona Lisa de cajeta y mermelada del artista brasileño Vik Muniz, entre otras reproducciones realizadas también con los objetos más cotidiano).

Para empezar Cumings mira con detenimiento la obra a reproducir y visualiza los colores de golosinas que necesitará. Después pinta una versión acrílica de su modelo y a partir de entonces comienza, pacientemente, a situar frijolillo por frijolillo en el patrón para tener al final una copia azucarada de los trazos en cuestión.

Aquí están la “Gran ola” de Hokusai, la “Noche estrellada” de Van Gogh, “La joven de la perla” de Vermeer y también algunos iconos pop reconocibles de inmediato: un cartel propagandístico de la Segunda Guerra y Harry Potter, el mago que conocen lo mismo en China que en Argentina o Europa.

En el fondo de estas obras quizá sea eso lo que se agita: la volatilidad del concepto “obra de arte”, lo ridículo de la reproducción masiva de estas, la equivalencia en el imaginario masivo de Harry Potter y de Vermeer gracias a medios como el cine: el hecho de que el arte ya solo es una referencia mental que vemos con los ojos de la convención.

[Oddity Central]