Pijama Surf

Un punto crítico en la investigación del fenómeno OVNI

Un artículo publicado por el diario The Telegraph genera controversia en la ufología, sobre si la investigación del fenómeno OVNI se encuentra declinando, y amenaza con desaparecer, ante la falta de evidencia concreta dentro de un paradigma de la realidad.

Por: Alejandro de Pourtales - 08/11/2012 a las 18:11:03

Un reciente artículo publicado en  The Telegraph ha sacudido a la ufología. Según sostiene este diario británico, citando a diferentes investigadores, los reportes de avistamientos de OVNIs están declinando y existe entre la comunidad una especie de desencanto ante la falta de evidencia contundente.  El argumento en su aspecto más simple se mueve en la dirección de que, después de tantos años, debería de existir evidencia física incontrovertible dentro de este ámbito de realidad de la existencia de OVNIs o de extraterrestres.

Investigadores de este fenómeno que cuentan con un cierto respaldo académico, como Nick Pope o Jacques Valles, sin embargo, consideran que la ufología está lejos de desaparecer, si acaso está entrando en una nueva etapa más seria, como escribe también David Metcalfe en el sitio Disinfo: “tal vez sea bueno que los entusiastas de los extraterrestres se aburran, para que mentes más sobrias tomen las riendas investigando lo desconocido”.

La complejidad y del fenómeno OVNI y la multiplicidad de actores que participan en cómo éste es percibido, hacen que encontrar una interpretación o una realidad definitiva sea casi imposible. Ocurre como a aquellas personas que describen un elefante en una habitación oscura, sólo pudiendo obtener información de lo que pueden tocar, cada una ve la totalidad desde una perspectiva limitada y generalmente fragmentaria.

El misterio de los OVNIs se incrementa y ensombrece por la participación de intereses creados y agendas ocultas: la manipulación de la información por parte de algunos gobiernos –ya sea para ocultar su propia tecnología militar o para crear un desconcierto capitalizable en la población– y el jugoso negocio que representa para la industria del entretenimiento y para gurús del new age, que explotan el fanatismo de las masas, o que ellos mismos son víctimas de un desaforado fanatismo. Esto genera que la imaginaria popular se vea contaminada por una mezcla de desinformación, relatos alucinatorios, programación mental y probablemente algunos casos genuinos de encuentros con fenómenos inexplicables que al ser interpretados, o “bajados a esta realidad”, generan una indisoluble confusión.

Según el Telegraph, el fracaso en encontrar evidencia y la supuesta disminución en el reporte de avistamientos, sugiere que “los extraterrestres no existen después de todo y podría significar el fin de la ufología en la siguiente década”. En esto coincide David Wood, el director de la Asociación para el Estudio Científico de Fenómenos Anómalos (Assap, por sus siglas en inglés), quien dice: “Creo que cualquier investigador del fenómeno OVNI te dira que el 98% de los casos que ocurren son fácilmente explicables. Una de las conclusiones que se pueden deducir de esto es que tal vez no exista nada ahí. Los días de los convincentes testigos oculares parecen haberse acabado”.

En los últimos dos años, después del pico que significó el 2010, los diarios quizás han bajado la intensidad en su cobertura de avistamientos de OVNIs y confesiones de oficiales militares (como ocurrió con una conferencia transmitida en vivo por CNN, que amenzaba con revelar el encubrimiento innegable de este fenómeno),  debido posiblemente a un cierto hartazgo. No así las películas y programas de TV que abordan este fenómeno –películas con una temática OVNI o extraterrestre, se ha demostrado, aumentan el número de avistamientos, en un claro calentamiento psíquico.

Los datos manejados por el Telegraph contrastan con los publicados en el Huffington Post, donde el investigador Lee Spiegel refiere que en Estados Unidos en los últimos tres años se han incrementado los avistamientos de aeronaves no identificadas en un 67%

Pero esta desestimación del fenómeno OVNI por parte de algunos investigadores británicos –o quizás solamente encabezada por los medios, bajo cierta agenda– deja de lado una serie de factores. Por un lado, como señala Nick Pope, ex encargado del área dedicada al estudio de los OVNIs en el Ministerio de Defensa, el hecho de que sea tan fácil actualmente producir falsificaciones e inundar la Red con esta información hace que, en la saturación, sea fácil pensar que todo el fenómeno es apócrifo e insustancial. Pero después de todo, aunque el 99% de los casos sean falsos, con que exista uno que sea verdad, esto es suficiente para continuar la investigación y poner en entredicho la realidad oficial.

Por otro lado, hay que considerar que tal vez  un  fenómeno así no genere evidencia física, lo cual no signifique que no esté sucediendo o que no tenga importancia en cuanto a lo que le sucede a la humanidad. Algunas de las mentes más brillantes que han analizado este tema han sugerido que se podría tratar de un fenómeno psíquico –una especie de penetración simbólica o metafísica de otro plano de realidad. Según Carl Jung  el fenómeno OVNI indica “cambios en la constelación de los dominios psíquicos, de los arquetipos o ‘dioses’, como se les solía llamar, que traen o acompañan una larga transformación en la psique colectiva”. Algo similar pensaba Juan García Atienza, quien en su libro La Gran Manipulación Cósmica, sugiere que los OVNIs son manifestaciones de una realidad superior que por momentos se empalma con esta –o usando términos de W.B. Yeats: que estremece el velo entre mundos. Jacques Valles, ha trabajado en sus libros la hipótesis de que se trata de un sistema de control interdimensional. Coincidentemente físicos como Paul Davies, han sugerido que una inteligencia avanzada habría dejado el plano de la biología por lo que podría manifestarse de formas completamente desconocidas para nosotros. No es para nada descabellado pensar que inteligencias superiores, extraterrestres o incluso que hayan evolucionado en este planeta anteriormente, sean invibles para nosotros: solo cognosibles de la manera que ellas mismas escogen (acaso como quien pone la punta de un dedo para entrar en contacto con el mundo de una hormiga).

Lo cierto es que, por diversas razones, las personas en este planeta siguen teniendo contacto con objetos o seres que parecen provenir de otro mundo o de otra realidad. Esto puede ser una señal de que existen otros mundos, otras inteligencias y otras dimensiones de existencia, o quizás solamente un síntoma de insatisfacción y malestar psicocultural de nuestra especie. De cualquier forma, el fenómeno merece investigarse y difícilmente ha sido agotado.

[Disinfo]

Twitter del autor: @alepholo


Comentarios

  1. Interesante. Ya que estoy, comento una experiencia con Ovnis. En 1984 con casi 7 años, íbamos con mis padres y mi hermano de meses a visitar a un tío, por una ruta que daba contra el mar; esto pasó en Puerto Cabello, Estado Carabobo, Venezuela; y en eso, a nuestra derecha mi madre comenta que “que rara se ve la luna reflejada sobre el mar” y cuando todos observamos vimos que se movía! y mi madre se asustó y pegó un grito, al momento el objeto brillante subió, con una velocidad impresionante desapareciendo en las nubes. Luego de visitar a este tío, regresamos a la ciudad, siendo como las 12:30 (hora muy complicada en esa zona), pero no habíamos comido nada, y debido a esto en la entrada de la ciudad paramos en una arepera, y mi padre bajó, quedando mi madre, mi hermano y yo en el vehículo. Un par de minutos después mi madre salta de nuevo y me dice “Robert, mira para arriba!!!” y veo, y ahí estaba, tremendo ovni, bien tipo película, como metálico pero a su vez brillando (iluminando las nubes claro). Fue el susto de mi vida y me metí para abajo (era chiquito) del asiento de mi madre, pero mi madre se sostuvo viendo; y me dice, mira! sal de ahí mira los colores! y con miedo asomé la cabeza y vi que había comenzado a rodearse como de un “aura” sería la mejor descripción por la cual circulaban colores de todos tipos, pero iluminado, comparable con un plasma de colores! y se comenzó a acelerar este movimiento de colores y a su vez a desvanecerse la “nave”, hasta que se fue del todo. Esto pareció eterno!!! Quizás por el susto? Pero mi padre al volver nos hizo entender que solo fueron unos 5 minutos ya que no había nadie a esa hora en la arepera. Pero bueno, mas allá de esto, mas nunca vimos nada! solo nos quedó la experiencia. Así que puedo asegurar firmemente de que los hay, quienes, como, cuando, por qué? Serán extraterrestres? Serán viajeros en el tiempo? Seremos nosotros mismos? no lo se, pero estar, están. Saludos.

    • Javix dice:

      Excelente relato Roberto! A fines de los 90 en Malargüe, Mendoza (Arg.), estaba con unas 20 personas viajando en un camino cordillerano, y en plena madrugada vimos un objeto muy brillante moviendose en rtayectorias y velocidad increibles, durante varios minutos tambien. Lo interesante es que estabamos en medio de la nada, alejados a varios cientos de kms. de las ciudades, y sin contaminacion luminica. Investigando despues, descubrí que en Chile hay una zona con un gran porcentaje de avistamiento ovni, llamada “El Corredor Ovni” en la zona del Maule, y vaya coincidencia! nosotros estabamos al frente, al otro lado de la Cordillera de los Andes. Despues de esta experiencia creo firmemente que hay algo o alguien mas ahi, delante de nosotros…

  2. Nostram dice:

    Es obvio que no hay visitas de seres extraterrestres, está tan diáfano, que nos deslumbramos con esa verdad y la pasamos por alto.

    A ver:
    Seres de otros sistemas solares (en el nuestro somos los únicos), tendrían que disponer de una forma de viajar casi instantánea, no tiene sentido hacer un viaje que dure siglos o milenios, para pasar volando por encima de un planeta y ni siquiera hacer contacto con sus habitantes, además tarde o temprano tendrían que iniciar el viaje de vuelta hacia su remoto mundo.
    Por tanto conclusión primera:
    Deben disponer de tecnología para viajar instantáneamente entre dos puntos.
    Segundo:
    Nosotros en poco más de un siglo estamos llegando a la nanotecnología, o sea el dominio de lo infinitamente pequeño, en algunas décadas podremos construir nanosondas espaciales, algo así como una sonda espacial más pequeña que una lenteja (eso la hace indetctable), y obviamente si ha de viajar años luz, dispondrá de una tecnología para hacerlo instantáneamente.
    En conclusión: Si nos visitan, lo pueden hacer de forma tan discreta como invisible, y tienen sufieciente movilidad como desaparecer sin dejar rastro.

    Tercero: Lo anterior, es válido sólo para civilizaciones que estén un poco más desarrolladas que nosotros tecnológicamente hablando, cualquier civilización, surgida en un rincón del universo hace varios millones de años, su estado actual las habrá sacado de nuestra capacidad de percepción y comprensión.

    De todo esto se deduce:
    Tanto si existen como si no, a efectos prácticos están fuera de nuestro alcance y naturalmente de nuestros sentidos. O sea que toda esa palabrería de avistamientos y abducciones, son fruto de ensoñaciones y contaminación ideológica de terceros (todos muy humanos).

    Con esto no niego en absoluto que exista vida inteligente y tecnológica en cualquier otro planeta, sólo digo que no estamos en condiciones de entrar en contacto con ellos.

    • Alejandro Elyella dice:

      Tus conclusiones son bastante acertadas, sin embargo creo que tu deducción no está respaldada en ellas, no del todo. Ya que la posibilidad de desarrollar nano tecnología, y la capacidad de viajar “instantáneamente” entre dos puntos del universo no impide la probabilidad de contacto entre seres humanos y no humanos. Recordemos que teóricamente existe la posibilidad de desarrollar antigravedad como método de propulsión y la posibilidad atravesar campos interdimesionales, viajar por portales o agujeros de gusano y eventualmente investigar el cosmos y otras razas. Todo esto, en el contexto de las ideas que expones tiene tambien asidero, pues para viajar interdimensionalmente no se necesitan años luz de combustible para quemar, sino conocer cómo interactuar con una realidad multiversal.

      • Nostram dice:

        Yo creo que lo imposible es que no exista vida inteligente en un millón de lugares de la galaxia, nada más que la teoría de panspermia lo hace absolutamente razonable.
        Para salvar esas distancias inabordables, su estado tecnológico está mucho más avanzado que el nuestro, y tan sólo con ese dato, ya nos podemos hacer idea, de que si no los vemos es porque no quieren.

    • Scarlett dice:

      Tú mismo lo dijiste, si son civilizaciones más avanzadas perfectamente pueden tener la tecnología para trasladarse de un sist solar a otro en un segundo.
      Dices que nosotros no podemos contactarnos con ellos, pero ellos si con nosotros.

  3. jijij dice:

    con tanta tecnologia siempre hay evidencia del tipo borroso

  4. BlueCloud dice:

    Decir que no existe más vida aparte de nosotros en el Universo, es como decir que en el ancho más solo existe una especia de pez!!!

    - Dicen por ahí que esperamos naves cuando nosotros mismos somos las mismas naves por que pertenecemos a las estrellas.

  5. E.NIEL dice:

    todo es manipulable ellos nos miran asi como nosotros miramos un hormiguero es asi…. poseen una tecnologia tremenda otros mas evolucionados ya no nesecitan de ella o se asen llamar dioses….

  6. Pepe dice:

    Qué más pruebas quiere el Telegraph: Alien..Terminator…Independence day…etc, etc..jejeje

  7. Carlos Arturo Cuervo Cuervo dice:

    Si que lo merece!!!



Comenta.

Tu email no será publicado. Datos Obligatorios*

 
NULL