*

X

Así se veía Islandia en la década de 1930 (FOTOS)

Por: pijamasurf - 03/12/2016

El país es conocido tanto por sus atractivos geográficos como culturales

Con una población de 330 mil habitantes y una superficie de 103 mil kilómetros cuadrados Islandia es el país con menor densidad de población de toda Europa, lo que contrasta con su tasa de alfabetización, que se encuentra entre las más altas del mundo. La isla, que colinda con el círculo ártico y presenta una de las geografías más peculiares del planeta, comenzó a poblarse en el año 874, cuando el gamonal noruego Ingólfr Arnarson se estableció allí de manera permanente, según consta en el Landnámabók (Libro del asentamiento).

Durante los siguientes siglos la isla estuvo poblada por noruegos y otros grupos escandinavos y gaélicos, pasando del control noruego al danés entre el siglo XIII y el XVIII, adquiriendo su independencia en 1918 y convirtiéndose en república en 1944. El país es conocido tanto por sus atractivos geográficos como culturales pues aunque la capital, Reikiavik, es una de las más pequeñas, tanto la ciudad como las zonas conurbadas concentran 2/3 de la población. Una gélida piedra de hielo y fuego que recibe las cálidas corrientes del Atlántico.

 

(Fotos de Berit Wallenberg)

Arqueólogos descifran el menú de la última cena de Cristo

Por: pijamasurf - 03/12/2016

El episodio conocido como La Última Cena fue en realidad bastante distinto a como lo hemos imaginado, de acuerdo con arqueólogos italianos

La Última Cena es sin duda uno de los episodios más representativos de la historia del catolicismo. Se trata de la última reunión de Jesucristo con sus discípulos, los 12 apóstoles, 1 noche antes de su muerte en la cruz. Sin embargo, más allá de las incontables representaciones artísticas de este suceso y de algunas referencias bíblicas, poco se sabe a "ciencia cierta" de él.

Un estudio realizado por dos arqueólogos italianos, Generoso Urciuoli y Marta Berogno, centrado en las costumbres gastronómicas y la cocina palestina de aquella época, concluyó que es muy probable que el menú que Cristo y sus apóstoles degustaron haya constado de fabada, cordero, aceitunas, hierbas amargas de la región, pan sin levadura, salsa de pescado, dátiles y un poco de vino aromatizado. Además, lejos de la representación habitual que tenemos de este convivio, en aquella época la gente no se sentaba en una mesa rectangular sino que se reunían en el suelo, sobre cojines y alfombras. 

Para extraer estas conclusiones los investigadores cruzaron referencias bíblicas, textos judaicos, antiguos documentos romanos e información arqueológica para determinar los hábitos culinarios que dominaban en Jerusalén en aquellos tiempos.