*

X

El futuro de las drogas podría estar en los implantes cerebrales

Por: pijamasurf - 03/23/2016

¿Será posible emular los efectos de cualquier droga a través de dispositivos cerebrales artificiales? ¿Eso podría terminar la guerra contra las drogas?

Si la guerra contra las drogas terminara por volver ilegal toda planta y sustancia química psicoactiva y enteógena, tal vez los exploradores de la conciencia tengan un campo nuevo y fecundo en la estimulación cerebral. A diferencia de la medicina tradicional (que tiene rituales y conocimiento que la medicina occidental no siempre reconoce como valioso), los implantes cerebrales comenzarán a ser una forma de programar el cerebro como si fuera una máquina, curando o previniendo padecimientos como el Alzheimer y el mal de Parkinson, pero también abriendo la posibilidad de tener "highs" químicos directamente disparados en el cerebro.

Las drogas del futuro podrían ser códigos parecidos a un sistema de videojuegos: sesiones de entre 5 y 20 minutos con diferentes tipos de estimulación, según tus necesidades. Puedes recibir un subidón o un bajón, puedes relajarte o estimularte, pues los implantes podrían imitar los efectos de cualquier tipo de droga, garantizando que nunca tendrás sobredosis ni efectos indeseados, porque no se trata de sustancias sino de efectos neuronales.

Un prototipo comercialmente viable se llama Thync y envía una corriente de 20 miliamperes al nervio trigémino en tu frente. Puede estimularte para que tengas más energía --por lo que no tiene ese aspecto oscuro de las drogas "químicas" de afectar la vida laboral-- o enviar tranquilizantes vibraciones en tu nuca y espalda para relajarte al final del día.

Otra ventaja de los implantes cerebrales es que parecen más seguros que cualquier tipo de droga ilegal en la actualidad. Muchas veces la gente sólo puede confiar en lo que el dealer le dice: no hay un mercado regulado que diga que ese LSD contiene lo que debe contener; pero con los implantes no tienes ese problema. ¿Necesitas un shot de dopamina? No hay problema. ¿Pero tienes que estar despierto y listo para una junta en la tarde? Tampoco hay problema. 

Un contra puede ser que los biohackers ingresaran en la programación y ofrecieran cosas que los fabricantes aún no se esperen, yendo más lejos y más rápido que lo que la medicina académica permite. Pero a diferencia de las sustancias ilegales, un programa de computadora y una señal eléctrica siempre dejan huella, siempre pueden rastrearse y seguirse, por lo que la propia arquitectura de los implantes debe hacerlos seguros. Por supuesto todo está apenas en fase experimental, lo cual no quiere decir que no se vea a la distancia una época próxima de cyborgs, mitad personas y mitad máquinas, conectados y comunicándose todo el tiempo.

Estudio sobre la superstición que Houdini encargó a Lovecraft "aparece" en una tienda de magia

Por: pijamasurf - 03/23/2016

Un episodio de misterio en torno a una obra de misterio: una investigación sobre los orígenes y desarrollo de la superstición que Henry Houdini encargó a H. P. Lovecraft aparece, luego de años en los que se suponía perdida

En 1926, el legendario escapista Harry Houdini encargó a H. P. Lovecraft una investigación histórica sobre la superstición. Según August Derleth, el acuerdo que Houdini propuso a Lovecraft fue utilizarlo como “escritor fantasma” para, a la postre, presentar los resultado del estudio como propios (algo que había sucedido ya con el cuento "Imprisoned with the Pharaohs", escrito por Lovecraft pero atribuido a Houdini en su primera publicación, en 1924). La obra consistiría en un análisis de los orígenes y el desarrollo histórico de la superstición como una forma de pensamiento falaz. Para ayudarse en la elaboración del libro, Lovecraft recurrió al también escritor de horror y misterio C. M. Eddy Jr. Tentativamente, el título de la investigación sería The Cancer of Superstition.

Lovecraft y Eddy Jr. trabajaron en el proyecto durante algunos meses; sin embargo, una circunstancia inevitable e imprevisible los forzó a interrumpirlo: la muerte de Houdini, ocurrida el último día de octubre de ese mismo año. Los escritores podrían haber continuado pero la esposa del escapista, Bess, no estaba interesada en ello.

2529

En 1966 Derleth aprovechó el material reunido por Lovecraft y Eddy Jr y publicó una síntesis del libro y su primer capítulo, “La génesis de la superstición”, como parte de The Dark Brotherhood and Other Pieces. Los estudiosos de la obra de Lovecraft suponían que eso era todo lo que el escritor y su colega habían elaborado al respecto, pero algunos pensaban que los autores podrían incluso haber terminado la investigación.

Hace unos días esta sospecha se confirmó, pues entre el acervo de una tienda de magia cerrada hace varios años se encontró un manuscrito de 31 hojas mecanografiadas que, para sorpresa de muchos, resultó ser la continuación del libro proyectado por Houdini y Lovecraft. El archivo estaba acompañado de otros papeles que habían pertenecido a la viuda del escapista y a su manager, Edward Saint.

Parte del legado de Houdini había pasado por varias manos desde la muerte de Bess en 1943 sin que nadie le hubiera prestado mayor atención, hasta que un coleccionista privado lo adquirió recientemente y se propuso catalogarlo. Fue así como se encontró con esa joya lovecraftiana que se creía perdida.

hp-lovecraft

El próximo 9 de abril la firma Potter & Potter Auctions, con sede en Chicago, subastará el manuscrito, lo cual puede ser el siguiente episodio interesante de esta historia que, aunque rodeada de su propio misterio y secrecía tal vez culmine, después de todo, en la publicación del manuscrito.