*

¿Qué son las 'Backrooms'? Las 'habitaciones secretas' de la realidad que son tendencia en TikTok

Arte

Por: José Robles - 08/08/2022

¿Qué pasaría si de pronto, por un error del sistema, te encontraras en un punto de la realidad donde no deberías estar? De alguna manera, eso es una "“backroom" o "habitación oculta" de la realidad
Empeña tu auto sin tener que dejarlo

Entre las muchas tendencias que ha generado Internet, algunas son sin duda siniestras o cuando menos misteriosas. Acaso previsiblemente, la red se convirtió en el receptor ideal de fantasías, sueños, temores e incluso varias pesadillas que, presentes con forma propia en la mente de miles o aun millones de personas, de pronto encontraron una forma común, que otros comparten y con la cual se identifican.

Una de esas formas son las backrooms, un término que podría traducirse literalmente como “habitaciones traseras”, aunque quizá una traducción más precisa podría ser “habitaciones ocultas” o “habitaciones secretas”.

El término hace alusión a supuestas “habitaciones secretas” de la realidad. Ni más, ni menos. Es decir, “habitaciones” que normalmente están ocultas, a las que se accede por un “error en la realidad”.

De acuerdo con la documentación existente, esta idea comenzó a viralizarse en Internet en 2019, cuando en una publicación de 4chan (uno de los sitios que explotó de manera más genuina las posibilidades de Internet, en un sentido muy amplio), un usuario pidió a otros compartir imágenes de lugares que aunque inofensivos en apariencia, transmitieran una sensación inquietante, como si tuvieran algo “fuera de lugar” que terminara por resultar profundamente perturbador.

Un usuario respondió a la petición con una imagen en donde se aprecia una especie de apartamento u oficina de varias habitaciones, todas vacías y con una extraña coloración amarilla prevaleciente.

Backrooms: publicación original de 4chan (2019)

Si no tienes cuidado y te sales de la realidad en las zonas equivocadas, acabarás en las habitaciones secretas, donde no hay nada más que el mal olor de la alfombra vieja y húmeda, la locura del amarillo monótono, el interminable ruido de fondo de las luces fluorescentes al máximo zumbido, y aproximadamente seiscientos millones de millas cuadradas de habitaciones vacías segmentadas al azar en las que quedar atrapado. Que Dios te salve si oyes algo rondando cerca, porque seguro que te ha oído.

A partir de dicha publicación, otros usuarios comenzaron a imaginar historias terroríficas relacionadas con espacios similares, llegando incluso a desarrollar una jerarquía de tres niveles de las backrooms, según el nivel de horror que inspiraran. Curiosamente, ese terror también estaría vinculado con la desolación de los espacios en relación con su nivel de desarrollo humano, como si lo verdaderamente impactante fuera imaginar toda la actividad humana que hubo alguna vez ahí y que desapareció de pronto sin explicación evidente.

En los últimos meses, el interés por las backrooms o “habitaciones traseras” o “secretas” ha resurgido, en buena medida en TikTok, en donde varios videos virales las explican o usan el término para clasificar espacios que cumplen con las características originales. En general se trata de espacios vacíos, abandonados, en donde predomina un solo color y con una estructura un tanto laberíntica.

Cabe mencionar por último que el término backrooms también tiene su origen en los videojuegos, especialmente aquellos en donde el jugador maneja un personaje que recorre un mundo en particular (los de tipo RPG, "videojuego de rol”, los de tirador en primera o tercera persona y otros). Como parte de los atractivos de la programación, los creadores de este tipo de juegos solían incluir “habitaciones secretas” que no figuraban en el mapa visible del mundo recorrido, par dar a los jugadores una sorpresa en varios sentidos.

Y tú, ¿te has encontrado alguna vez en alguna de estas habitaciones secretas de la realidad?


También en Pijama Surf: ¿Vivimos en una simulación hecha por computadora? Las matemáticas detrás de la Matrix

 

Imagen de portada: Wikimedia Commons