*

Covid largo: estas son las secuelas que deja un contagio de coronavirus en el organismo

Salud

Por: Pijamasurf - 01/26/2021

Padecer covid-19 puede dejar consecuencias en la salud, algunas de las cuales persisten hasta por 6 meses

Se ha cumplido un año del inicio de la pandemia por el nuevo virus SARS-CoV-2 y si bien todavía hay mucho que desconocemos de esta cepa, en este tiempo se han obtenido aprendizajes importantes tanto sobre la propia enfermedad que causa, la covid-19, como sobre el manejo social de una pandemia.

Como seguramente sabes, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud los síntomas comunes de la covid-19 son:

  • Fiebre
  • Tos seca
  • Cansancio
  • Dolor de cabeza
  • Molestias y dolores corporales
  • Dolor de garganta
  • Conjuntivitis
  • Pérdida del gusto y el olfato

Los síntomas graves son:

  • Dificultad para respirar y sensación de falta de aire
  • Dolor o presión en el pecho
  • Dificultad o incapacidad de hablar y/o moverse

Y como seguramente también sabes, no todas las personas infectadas presentan síntomas (es decir, son asintomáticas), además de que una vez contagiadas, no todas presentan los mismos síntomas ni con la misma intensidad. Los adultos mayores (de más de 55 años de edad) y las personas que padecen alguna comorbilidad (diabetes, EPOC, hipertensión, obesidad, etc.) son quienes tienen mayor probabilidad de experimentar síntomas a largo plazo. Sin embargo, las personas más jóvenes también pueden contagiarse, enfermar y padecer los síntomas provocados por el nuevo coronavirus.

En los últimos meses, conforme más personas han pasado por la enfermedad, se ha comenzado a hablar del long covid o "covid largo", un término que si bien para algunos médicos no es muy preciso, expresa el hecho de que el contagio de covid-19 y su desarrollo de síntomas deja secuelas en el organismo humano que, según se ha observado, pueden persistir por varios meses. Las investigaciones sobre el covid largo ha ido creciendo conforme se registran síntomas persistentes después de cinco semanas. Muchas experiencias han corroborado que incluso hay síntomas que duran hasta seis meses.

Entre los síntomas del covid largo que se han documentado se encuentran:

  • Fatiga
  • Falta de aire
  • Tos
  • Dolor en articulaciones
  • Dolor en el pecho
  • Dolor de cabeza
  • Dolor de músculos
  • Taquicardia o latidos rápidos y fuertes
  • Pérdida del gusto y/o del olfato
  • Problemas de memoria y/o concentración
  • Dificultad para dormir
  • Erupciones en la piel
  • Pérdida del cabello

Una de las grandes confusiones durante este año ha sido creer que la covid-19 es una enfermedad que afecta sólo a los pulmones (de ahí la afirmación de que “es sólo una simple gripe”), cuando la realidad es que afecta los tejidos de varios órganos. En parte, esto se explica porque estamos ante una enfermedad que disminuye la oxigenación en la sangre y por ende en todo el cuerpo. Además de los pulmones, otros órganos que pueden resultar afectados durante un contagio son el corazón y el cerebro.

En el caso del corazón, se han tomado imágenes meses después de la recuperación y se ha observado daño al músculo, lo que puede aumentar el riesgo de complicaciones cardíacas en el futuro.

Con respecto a los pulmones, el tipo de neumonía que se asocia con la covid-19 puede causar daño duradero a los alvéolos en los pulmones. El tejido que se cicatriza puede llevar a problemas respiratorios a largo plazo.

Las complicaciones en el cerebro se pueden presentar aun en gente joven. La covid-19 puede causar accidentes cardiovasculares, convulsiones, y el síndrome de Guillain-Barré, que es una afección que causa parálisis temporal. Asimismo, puede aumentar el riesgo de desarrollar Parkinson o Alzheimer.

Otra de las consecuencias a largo plazo de esta enfermedad es que puede aumentar la probabilidad de que las células sanguíneas se aglomeren y formen coágulos. El peligro radica en que estos coágulos pueden causar todo tipo de accidentes cardiovasculares.

Los coágulos también pueden afectar a los pulmones, las piernas, el hígado y los riñones. La covid-19 debilita los vasos sanguíneos, lo que provoca que estos tengan fugas. Esto último es la causa de problemas con el hígado y los riñones. 

Las personas que presentan síntomas graves de covid-19 necesitan tratamiento en las unidades de terapia intensiva de los hospitales. Uno de los tratamientos más comunes (y más temidos) es la intubación, que es la asistencia de un ventilador para poder respirar. 

Los pacientes que logran salir de este estado (es decir, aquellos que logran respirar sin este tipo de asistencia) tienen una gran probabilidad de desarrollar síndrome de estrés postraumático, depresión y ansiedad, entre otros padecimientos mentales. No necesitamos resaltar la característica traumática por la que el cuerpo tiene que atravesar en este tipo de situaciones, el impacto en el estado emocional es altísimo. 

Aún no se conocen con certeza todas las secuelas que una enfermedad como esta puede dejar. Sin embargo, es muy importante que además de considerar las consecuencias físicas que tiene, consideremos las consecuencias sociales: confinamientos, aislamientos, cambios en las interacciones y las rutinas que considerábamos normales, lejanía con seres queridos, pérdidas y duelos. Todas estas experiencias también son consecuencias que seguiremos viendo a lo largo del tiempo y que no sólo los médicos deben vigilar de cerca. Sólo así podremos tener una comprensión más amplia de un fenómeno de este tipo.

 

Si quieres saber más sobre el "covid largo" te recomendamos consultar este artículo publicado en la revista médica The Lancet en diciembre de 2020. 

 


También en Pijama Surf: Estas son las vitaminas que se recomiendan para prevenir el contagio de covid y los efectos de la posinfección

 

Imagen de portada: Usman Yousaf / Unsplash