*

X

No dormir tiempo suficiente puede tener consecuencias nefastas; estas son algunas de ellas

Salud

Por: pijamasurf - 10/15/2019

La carencia de descanso onírico se ha relacionado con múltiples enfermedades cardiovasculares, cognitivas e incluso sexuales

A lo largo del desarrollo del ser humano, las horas de sueño y descanso van variando. Es verdad que cada persona tiene sus propios parámetros de descanso (un adulto puede sentirse pleno con dormir 4 horas diarias y otro, con las mismas condiciones, requiere como mínimo 8). Pero algo que en definitiva la ciencia y la experiencia han dejado claro es la importancia del sueño en la salud física y psicológica de cada ser vivo.

De acuerdo con un estudio publicado en Experimental Physiology, la falta de sueño de menos de 7 horas puede reducir entre un 40% y un 60% los niveles de tres moléculas que son clave en el funcionamiento de la corriente sanguínea. La carencia de estas moléculas, llamadas micro-ARN o mi-ARN, reprime la expresión genética de las proteínas en las células. Esto ocasiona una inflamación que a su vez puede devenir en una disfunción en el sistema sanguíneo (y en otras enfermedades cardíacas, diabetes tipo 2, obesidad, depresión, disminución de las habilidades cognitivas e inclusive Alzheimer).

 

La carencia de descanso onírico produce placas de grasa en las venas

Para Christopher DeSouza, profesor de fisiología integradora en la universidad de Colorado en Boulder, la ausencia de las micro-ARN relacionada con pocas horas de sueño (menos de 6 horas por noche) provoca el 27% de riesgo de desarrollar aterosclerosis o arterias congestionadas. Es decir, las personas que suelen dormir menos de 6 horas por día pueden desarrollar una acumulación de depósitos de grasa (llamada placa) en las venas sanguíneas que bloquean el flujo de la sangre y pueden resultar en enfermedades cardiovasculares de alto riesgo (como ataques al corazón). Incluso, las personas que suelen despertarse constantemente durante la noche tienen un 34% de riesgo de desarrollar aterosclerosis.

 

El sueño, el escudo más poderoso contra las enfermedades cardiovasculares y de memoria

En los últimos años, los científicos han tratado de comprender el efecto de la carencia de descanso en el cerebro humano. Por ahora se sabe que el cerebro no sólo consolida las memorias y recuerdos durante el sueño; también “desecha” aquellas memorias irrelevantes o automáticas en el mismo período de descanso onírico. Sin embargo, sin las horas necesarias de sueño, el cerebro no puede cumplir sus funciones de manera óptima.

De hecho, varios científicos han declarado que las enfermedades degenerativas de la mente son el resultado de “un cerebro sucio”. Es decir, el cerebro humano cuenta con una serie de proteínas con estructuras y formas específicas que proveen información sobre cómo realizar las funciones corporales en general; no obstante, algunas de estas proteínas no “entran” del todo en los receptores neuronales, quedándose en el cerebro y ocasionando una serie de consecuencias negativas en la salud de la persona. Se ha asociado esta dinámica con personas que padecen Alzheimer. 

De modo que si el cuerpo no descansa las suficientes horas como para “desechar” las proteínas en el cerebro, mandará este desecho por el sistema glinfático (encargado del funcionamiento del sistema sanguíneo en el pericráneo que drena los residuos tóxicos del flujo cerebroespinal en cada uno de los órganos). Ello, sin dejar a un lado que ante la carencia de sueño, las células del cerebro disminuyen su funcionamiento y son incapaces de “codificar su información y traducir un input visual en un pensamiento consciente”, de ahí que ante la privación de descanso el resultado sea una alucinación.

Si bien en la actualidad dormir más de 6 horas parece un lujo, los médicos y especialistas en el tema promueven la idea de que no hay que subestimar la necesidad de dormir y su impacto en la salud de las personas. Pues, después de todo, ¿a quién le agrada sentir una especie de resaca después de no dormir una noche?