*

X
El Iztaccíhuatl es un volcán de menor actividad que el Popocatépetl, pero no del todo inactivo

Dos son los volcanes que caracterizan el perfil del valle de México: el Popocatépetl y el Iztaccíhuatl. Desde tiempos remotos, ambos promontorios se han considerado los guardianes o los testigos inmóviles de la historia que ha transcurrido a sus pies, desde el surgimiento del imperio azteca hasta el crecimiento descomunal de la Ciudad de México. 

En otro sentido, ambos se erigen también como una suerte de peligro silencioso, pues en ambos casos se trata de volcanes activos que en cualquier momento pueden hacer erupción y, con ello, poner en riesgo la integridad de las poblaciones aledañas.

De los dos, el Popocatépetl es considerado el volcán más activo, pues desde que se tiene registro de sus movimientos, hasta cierto punto puede decirse que siempre ha dejado sentir su presencia. Su última erupción violenta fue apenas en el año 2000, entre el 18 y el 19 de diciembre.

Al Iztaccíhuatl, por el contrario, en general se le tiene por un volcán mucho menos activo y, de hecho, es posible que incluso haya quienes hasta ahora no tuvieran conocimiento de que se trata de un volcán. En náhuatl Iztaccíhuatl significa “mujer blanca”, pero popularmente al volcán se le conoce como “mujer dormida”, lo cual quizá ha contribuido a generar esa impresión de que se trata de una una simple montaña.

Ninguna generación reciente ha atestiguado verdaderamente su actividad, pues su última erupción violenta se registró en 1868, por lo cual hay algunos expertos que lo consideran un volcán inactivo. Jesús Galindo y Villa, ingeniero, museólogo e historiador mexicano, contó así el hecho:

[...] el 20 de julio de 1868, como a las diez de la mañana, se oyó un fuerte ruido en la montaña Iztaccíhuatl; que a pocos momentos notó que se cimbraba, y un reventón en la parte más elevada hacia el Este, e inclinado al Sur de la misma, en un punto denominado el Caballete, arriba de la torrecilla; por dicho reventón salió inmediatamente mucho aire y muy fuerte, comenzando enseguida a arrojar peñascos, los que al rodar hacia la falda arrancaron grandes árboles que encontraron en su tránsito acompañado de aguas azufrosas de color oscuro.

Con todo, este 23 de octubre de 2019 el Iztaccíhuatl tuvo una explosión, la cual fue registrada en este video:

Quizá después de este movimiento haya que replantearse si realmente el Iztaccíhuatl es un volcán inactivo.

 

También en Pijama Surf: Fotógrafo capta erupción de un volcán y caída de un meteoro en una misma imagen