*

X

4 paradojas que podrían llevar una vida hacia la autorrealización

Buena Vida

Por: pijamasurf - 10/17/2019

Para alcanzar la cima de la jerarquía de las necesidades básicas, algunos autores afirman que es necesario pasar por una serie de paradojas humanas

De acuerdo con Maslow, en ser humano tiene una serie de necesidades básicas para garantizar no sólo su máximo bienestar sino también su trascendencia. Tras largos estudios e investigaciones sobre la motivación humana, Maslow concluyó que hay una jerarquía en las necesidades del ser humano, comenzando por las fisiológicas y terminando con la trascendencia o autorrealización.

Para alcanzar la cima de la jerarquía de las necesidades básicas, algunos autores afirman que es necesario pasar por una serie de paradojas humanas. Si bien es verdad que las características de la actualidad (la exacerbación de la inmediatez, un trabajo de más de 40 horas semanas acompañado por una vida adulta cuidando de sí mismo, una calidad de vida cada vez más exigente, la omnipresencia del cambio sin darle lugar a la pausa) no facilitan alcanzar la trascendencia, el balance es una herramienta clave para preservar el equilibrio emocional.

Algunos autores enfocados en el bienestar psíquico y emocional del humano, como los psicólogos existencialistas, explican que el ritmo de la vida puede encontrarse con una serie de paradojas que pueden resultar en psicopatologías. Una paradoja, en sí misma, es por ejemplo un trabajo arduo, persistente y constante que requiere el balance de la paciencia, el descanso y la pausa. En la vida, para alcanzar la última necesidad, se requiere un trabajo de balance en cuatro principales paradojas:

 

Ser y hacer

Ambas acciones se consideran aspectos importantes en la vida, aun cuando en la actualidad se insista más en la segunda y no tanto en la primera. Por un lado, es importante recordar la poderosa capacidad que tiene el ser humano de dejar una huella en los demás y el medioambiente. Por otro lado, no se pueden olvidar las palabras de Alan Watts: “El sentido de la vida es sólo estar vivo. Sin embargo, todos se apresuran con gran pánico como si fuese necesario hacer algo más grande que ellos mismos”. A veces, para dejar huella sólo basta con brindar un buen trato a la persona de al lado.

 

Traumas y triunfos

Ya lo dice el mexicano Guillermo del Toro: la clave para el éxito rotundo es el fracaso. Sólo a través de superar las adversidades para conseguir un objetivo, el triunfo eclipsa al trauma. Se dice que son los peores momentos los que forman a una persona, incluso si en el presente o futuro cercano no se tenga del todo claro cuál es la lección de vida.

 

Libre albedrío y determinismo

Si bien la evidencia científica ha comprobado que nuestras acciones y conductas están predeterminadas desde el sistema neurológico, los expertos en neuroplasticidad aseguran que el cerebro tiene cambios constantes a lo largo de toda la vida. Esto significa que, si bien hay una base biológica que influye en ciertos patrones, la experiencia y la interacción con el ambiente son factores que potencian conductas o acciones. Por ello es importante desarrollar herramientas relacionadas con la inteligencia emocional, tales como la disciplina, la motivación, la toma decisiones, el sentido de responsabilidad y la asertividad, entre otros.

 

Esforzarse y dejar ir

Lao-Tse, gran filósofo chino, a quien se concibe como el fundador del taoísmo, habló al respecto: “Cuando dejo ir lo que soy, me convierto en quien podría llegar a ser”.  Se trata de aceptar que los eventos de la vida aparezcan llevándonos a evolucionar con ellos practicando el balance mediante la paciencia y la fluidez e, incluso, dejando ir las acciones o personas que evitan el cambio, la evolución y la trascendencia.

Es verdad que las paradojas siempre llevan un toque de aprendizaje, evolución y trascendencia. Sin embargo, a veces requiere tiempo y esfuerzo (e incluso fracasos) para poderlos superar con templanza y el mayor bienestar posible para uno mismo.

 

¿Qué otras paradojas de la vida se pueden experimentar a lo largo de los años? Déjanos tus respuestas en la zona de comentarios.

 

Fotografía principal: Roma (2018), de Alfonso Cuarón