*

X

Estudios en diferentes países confirman que el ser humano es cada vez menos inteligente

Salud

Por: pijamasurf - 05/24/2019

El coeficiente intelectual (IQ) se encuentra en picada a nivel global

Lo que ya parecía evidente por sentido común, o por un juicio cultural, se puede afirmar ahora científicamente: las personas se están haciendo cada vez menos inteligentes. Esto es un hecho global. Hace unos meses se dio a conocer un estudio alarmante. Un grupo de investigadores de Noruega tomó en cuenta más de 730 mil pruebas de IQ realizadas en hombres de dicho país de 1970 a 2009; los científicos descubrieron que existe una disminución de casi 7 puntos por generación, y la última es la menos inteligente.

Nuevos exámenes han encontrado un patrón similar de disminución de la inteligencia en países como Gran Bretaña, Dinamarca, Suecia, Alemania, Francia y Australia. En general se encuentra un declive desde el inicio del siglo XXI en los países considerados como más desarrollados. El mismo Flynn, el científico que dio nombre al "efecto Flynn", el cual sugería que en el siglo XX hubo un incremento de inteligencia a nivel global, ha aceptado que el coeficiente intelectual está en decadencia.

Existen muchas especulaciones para explicar este evento global. Algunos han culpado a las migraciones, pero en el estudio de Noruega se encontró que existe una caída pronunciada en las propias familias. Es decir, los hijos de padres de alto IQ están teniendo menos inteligencia pese a no mezclarse con inmigrantes y demás. Otras hipótesis apuntan a factores ambientales como la contaminación o el cambio climático. Una de las teorías más interesantes tiene que ver con que las personas están trabajando en empleos que son menos demandantes intelectualmente. Quizá esto va de la mano del declive de las humanidades en la academia. Otra posibilidad importante es el uso excesivo de aparatos tecnológicos, que amputan algunas de nuestras facultades -como la memoria y la atención- a la vez que amplifican otras -la comunicación a distancia-.

De cualquier manera, es apremiante descubrir cuáles son las causas, antes de que seamos demasiado estúpidos como para darnos cuenta y sea demasiado tarde. Quizá esto también explica por qué hemos confiado nuestras vidas a los algoritmos y hoy en día dejamos que decidan por nosotros, y que incluso manipulen nuestro comportamiento.