*

X
Un nuevo comercial de MedMen (marca de dispensarios de cannabis) argumenta que después de una absurda prohibición e histeria, la marihuana se ha normalizado en Estados Unidos

En el que probablemente busca ser el primer comercial viral de la cannabis, la empresa MedMen sugiere que la marihuana se ha convertido ya en algo normal (otra vez normal). Dirigido por el famoso videoasta Spike Jonze, este pequeño corto traza en menos de 2 minutos la historia de la cannabis en Estados Unidos, desde el hecho conocido de que George Washington y algunos de los fundadores de ese país cultivaban cáñamo, hasta las duras políticas carcelarias y las campañas de miedo para finalmente llegar a el hecho que parece cada vez más indisputable en Estados Unidos: la marihuana ha dejado de ser contracultural y se ha convertido en algo normal, en parte de la vida cotidiana y sobre todo en parte de la economía, una nueva fuerza económica. Y esto es lo que es MadMen, la compañía de venta minorista de cannabis que cotiza en la bolsa y que ha reportado ganancias de 29 millones de dólares en el último trimestre. No es causalidad que el comercial haya aparecido un par de días antes de su reporte financiero.

Más allá de que para MedMen es ciertamente conveniente que la cannabis se convierta en algo completamente aceptado -y que se legalice a nivel federal sería lo que todas estas compañías están esperando-, es indudable que la lógica del comercial es contundente. Era contundente y obvia desde hace muchos años, pero es hasta ahora que es fácil de ver abiertamente. En 80 años de prohibición, la marihuana y otras sustancias prohibidas han incentivado una industria poco analizada: la de las prisiones. Y a la vez han creado mayor división y explotación racial, al encarcelar, en la gran mayoría de los casos que son perseguidos por posesión, a minorías, especialmente afroamericanos e hispanos. Como dice el comercial: se pasó del reefer madness (la paranoica campaña de anuncios a nivel nacional que hacía creer que la marihuana enloquecía a las personas y las volvía violentas y criminales) al wellness, a la fiebre del CBD y la marihuana medicinal. O de ser parte del mercado negro a ser ahora un incipiente mercado global que se perfila ya como un gran revulsivo económico, fuente de trabajos y prosperidad, en el cual todos quieren meter mano: el oro verde. Igualmente indisputable es esta lógica; cultivar plantas es normal, debe ser parte de la cultura y no de algo que va en contra de la cultura dominante (otra cosa es lo que el capitalismo haga con los psicodélicos y su supuesto potencial de cambiar a la sociedad a un nivel de conciencia). 

Aunque sin duda el video de Jonze logra exponer muy bien su argumento, hasta el momento no ha logrado crear  la gran ola de atención mediática que quizá algunos podrían esperar (tiene 160 mil views hasta el momento en YouTube y ningún medio del mainstream ha hablado del video en Estados Unidos). Tal vez esta es la prueba de la tesis del comercial: la cannabis ya no es contracultural, ya no genera shock: es normal.