*

X

Por qué Marie Kondo se equivoca groseramente sobre los libros

Buena Vida

Por: pijamasurf - 02/14/2019

La gurú del orden recomienda deshacerse de todos los libros no leídos

En uno de sus libros, en una recomendación controversial, Marie Kondo, la gurú japonesa del orden y la limpieza, exhorta a sus seguidores a vaciar los libreros de todos los libros no leídos. Ella misma se limita a tener unos 30 libros, una cifra sumamente pobre. Según Kondo, "no hay significado en los libros que sólo están en los libreros"... pero esto es absolutamente falso.

Evidentemente, los libros tienen significado, aunque estén cerrados y acomodados en los libreros. Por una parte, cuando han sido leídos comunican toda una historia de relaciones con su contenido, una memoria que es también espacial y que se detona cuando los miramos. Si no han sido leídos, de todas maneras comunican un significado, pues seguramente han sido adquiridos por alguna razón, algún tipo de atracción, que aunque no haya sido ejercida sigue latente. Nos recuerdan algo que queremos saber o el estilo y la personalidad de su autor, y a veces casi, como la arquitectura, una música congelada. Por otra parte, es obvio que los libros que tenemos comunican parte de lo que somos, tienen ese significado de mostrar nuestra vida intelectual, algo que puede ser ciertamente vanidad, pero que no deja de ser una especie de mente externa, entre la cual habitamos.

Es cierto que mucho de esto mismo se puede decir también de la ropa o de cualquier objeto -pues todo comunica algo, guarda memorias y da señales de quiénes somos-. Pero a diferencia de otros objetos, los libros no sólo son objetos nostálgicos, de colección o de vanidad; son pensamientos latentes, dinámicos, y generalmente, los mejores pensamientos que el ser humano ha pensado, que aguardan para seguir conversando: el diálogo del espíritu en el tiempo. Uno tendría que ser altamente imaginativo -y más bien, sentimental y fetichista- para encontrar esto también en prendas de ropa o en coches de juguete.

La regla modificada que se debería seguir es simplemente no mantener libros que uno no piensa leer. Si simplemente cierto libro no te atrae ni te interesa, es mejor regalárselo a alguien. Pero si el libro te interesa y mueve tu intelecto al deseo, aunque en este momento no consideres apropiado leerlo, ese libro tiene un sentido en tu vida. Es como un futuro posible, una línea de tiempo que te llama y, también, parte de tu imaginación. De la misma manera que hay personas muy sociales que pueden mantener relaciones con muchas personas, hay personas que pueden mantener relaciones con muchos libros -y algunas de amor- incluso sin leerlos del todo, a veces cultivando una especie de coqueteo previo, una larga seducción, hasta finalmente llegar al momento adecuado, en el estado de ánimo propicio -o por la sincronicidad o serendipia de la vida- en el cual se hace posible, finalmente, leer ese libro.

Te podría interesar:

En 2019 Woodstock cumple 50 años y será celebrado con este festival

Buena Vida

Por: pijamasurf - 02/14/2019

El legendario Festival de Woodstock, símbolo del movimiento hippie y la contracultura de mediados de siglo en Estados Unidos, cumple 50 años

En la memoria colectiva de la humanidad, el Festival de Woodstock ocupa un lugar emblemático como símbolo de la liberación cultural ocurrida entre las décadas de 1960 y 1970 en los Estados Unidos. 

El movimiento hippie, el uso recreativo de sustancias psicodélicas, el pacifismo (de cara a la guerra de Vietnam), la llamada liberación sexual, la lucha por los derechos de la población afroamericana e incluso la sombra del comunismo confluyeron en este evento singular que se celebró entre el 15 y el 18 de agosto de 1969 en una granja de productos lácteos en las inmediaciones de las montañas de Catskill, al noroeste de la ciudad de Nueva York. 

50 años han pasado desde entonces y para conmemorar este aniversario, el Centro para las Artes Bethel Woods, fundado en el mismo lugar donde Woodstock se llevó a cabo, anunció la celebración de un nuevo festival musical, en honor a aquel, previsto para celebrarse en agosto de este 2019.

Por ahora no se sabe más al respecto, salvo que el festival tendrá igualmente una duración de 3 días y contará con la presencia de músicos conocidos y emergentes, además de otras actividades aledañas, particularmente conferencias en el estilo de las famosas TED Talks.

Darlene Fedun, directora del Centro, aseguró que la organización de este evento obedece a la misión de la institución de “preservar tanto el espíritu como la historia del Festival de Woodstock, así como de inspirar a nuevas generaciones a contribuir positivamente al mundo a través de la música, la cultura y la comunidad”.

Cabe mencionar, sin embargo, que este evento podría entrar en conflicto con otro festival igualmente conmemorativo encabezado por Michel Lang, uno de los organizadores del Woodstock original, quien anunció su intención de celebrar también los 50 años de éste y que ya en 1994 produjo un evento similar en ocasión del 25º aniversario, que incluyó a músicos como Aphex Twin, Collective Soul y Joe Cocker, entre otros. Con todo, hasta el momento Lang tampoco ha dado a conocer detalles como el lugar, la fecha o los participantes del festival de este año.

Originalmente, el Festival de Woodstock se promocionó como “Una exposición acuariana: 3 días de paz y música” (An Aquarian Exposition: 3 Days of Peace & Music); tomó el nombre con el que fue conocido posteriormente, a raíz de la ciudad homónima donde se celebró. Hace 50 años, su afluencia fue de 400 mil personas. Finalmente, un dato de interés es que posiblemente mucha de su celebridad se debe al documental Woodstock, dirigido por Michael Wadleigh (y editado, entre otros, por Martin Scorsese), filmado in situ y estrenado en 1970, mismo que fue acreedor a un premio Óscar en la categoría de Mejor Edición.

Es muy posible que un suceso tan emblemático, en un aniversario igualmente importante, se conmemore, y sin duda la mejor forma de hacerlo quizá sea recuperando el espíritu de libertad utópica que se respiraba entonces.

 

También en Pijama Surf: De hippies a microchips: los antecedentes contraculturales de Internet