*

X

Dramático declive en población de insectos sugiere próximo colapso de los ecosistemas del planeta

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 02/13/2019

¿Se acerca el apocalipsis de los insectos?

El primer análisis global del estado actual de los insectos ha llevado a preocupantes hallazgos. En el estudio publicado en la revista Biological Conservation se encontró que más del 40% de las especies de insectos está en declive y hasta 1/3 se encuentra en peligro de extinción. Este es un ritmo hasta ocho veces más acelerado que el de los mamíferos, pájaros o reptiles (grupos que también se ven afectados por el "antropoceno"). 

Las alarmantes cifras indican que cada año el 2.5% de los insectos desaparece, algo que parece ser insostenible y que habla de la que ha sido llamada la sexta extinción masiva en la historia del planeta. Los insectos constituyen por mucho la especie animal más masiva, superando 17 veces en peso a los humanos (cifra que, por otro lado, es ampliamente superada por las bacterias). Como se ha popularizado en los últimos años en torno al tema del colapso de las abejas (a partir de una frase atribuida a Einstein), sabemos que los insectos son indispensables para el funcionamiento apropiado de los ecosistemas. Pese a la literatura apocalíptica, en la que el fin del mundo suele ser prefigurado por una invasión de insectos, en realidad el fin del mundo es prefigurado por la ausencia de los mismos. Así que aunque en primera instancia algunas personas podrían pensar que no es importante que desaparezcan ciertos insectos comúnmente considerados como molestos y poco agradables, en realidad, debido a la estrecha interdependencia de la biósfera, nuestra vida depende de sus actividades polinizadoras y recicladoras de nutrientes.

La principal razón que se cita para explicar su declive son los métodos de producción de alimentos (como el uso de insecticidas y pesticidas en los cultivos). La desaparición de los insectos podría precipitar un incremento exponencial de la extinción de otras especies que se alimentan de ellos o que dependen indirectamente de sus actividades (esto es, prácticamente todos los demás animales). El estudio mencionado sugiere que es en el Reino Unido donde más ha disminuido el número de insectos, si bien esto se puede deber solamente a que es el país más estudiado en este sentido.

Los insectos que más están sufriendo un declive son los tricópteros, las mariposas, los escarabajos y luego las abejas. ¿Pueden imaginar un mundo sin mariposas? Sería horrible y no parece estar demasiado lejano, pues en los últimos 10 años, más del 50% de estos insectos ha desaparecido.

Te podría interesar:

El extraño comportamiento sexual de los cuervos: tienen sexo con cadáveres

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 02/13/2019

La rara conducta necrofílica de los cuervos

Los cuervos son aves muy sociables, y ese vínculo continúa incluso después de la muerte: a menudo se reúnen y gritan en voz alta cerca de los cuerpos de sus compañeros fallecidos.

Algunos de ellos, en ocasiones, van un poco más lejos: tienen relaciones sexuales con los cadáveres. Sin embargo, los cuervos no están solos en esta peculiar predilección. Los científicos han sido testigos de ejemplos aislados de diferentes tipos de animales, desde patos hasta delfines, que intentan copular con miembros fallecidos de su propia especie.

Aunque no ha sido posible explicar completamente a qué obedece esta conducta, un par de investigadores que estudian cuervos americanos (Corvus brachyrhynchos) ahora tienen algunas respuestas. Estos científicos llevaron a cabo el primer estudio para observar y documentar la práctica de la cópula de cadáveres en cuervos o en cualquier animal vertebrado, para determinar con qué frecuencia sucede y para comprender mejor lo que significa.

Muchos estudios han documentado la inteligencia de los cuervos, desde su destreza para resolver rompecabezas y el uso de herramientas hasta su capacidad para recordar las caras de los humanos que los amenazan. A su vez, en otra investigación destacaron ciertos aspectos del comportamiento social de los cuervos, pues se encontró que los grupos de cuervos notan y reaccionan ante la muerte de sus congéneres.

Swift, una candidata doctoral en la Escuela de Ciencias Ambientales y Forestales de la Universidad de Washington, estaba documentando un "funeral" de cuervos en 2015, cuando observó por primera vez una actividad sexual inusual. En ese momento, ella y John Marzluff, profesor de ciencias de la vida silvestre también en la Universidad de Washington, vieron algo que nunca habían observado antes: un cuervo se acercó al cadáver, lo montó y comenzó a "golpear" de una manera que era inmediatamente reconocible.

En una investigación previa sobre cómo los cuervos se juntan y se comunican alrededor de sus muertos, Swift y Marzluff encontraron que las aves usaban cuervos muertos para identificar y evitar posibles riesgos. Esto hizo que su descubrimiento del nuevo comportamiento de los cuervos (tener relaciones sexuales con los muertos) fuera extremadamente desconcertante, según comentó Swift. Si un cuervo muerto es una señal de peligro, ¿por qué querría un cuervo vivo acercarse a él?. "Participar tan estrechamente con un animal de la misma especie podría exponerlo a enfermedades, parásitos o carroñeros", menciona Swift.

Para un estudio más reciente, los investigadores realizaron una serie de experimentos en cuatro ciudades de Washington, probando 308 pares de cuervos salvajes. Expusieron a las aves a cuervos taxidérmicos cuidadosamente colocados, y a otros cadáveres de animales preparados, como palomas y ardillas, para ver si las respuestas de los cuervos eran comunes a una variedad de cosas muertas o si eran específicas de su propia especie.

Descubrieron que era más probable que los pájaros temblaran alarmados cuando el cadáver que veían pertenecía a un cuervo, particularmente si el cuervo disecado estaba en una postura "muerta" en lugar de en una postura más realista. Las aves se acercaron a los cuervos muertos aproximadamente el 25% de las veces, pero sólo el 4% inició una actividad sexual, lo que sugiere que no se practica comúnmente el alboroto del cadáver, según informaron estos investigadores.

"Claramente, la mayoría de las aves no están involucradas en este comportamiento, y eso sugiere que probablemente haya algún costo asociado que lo haga indeseable", menciona Swift.

Además, los cuervos que montaban aves muertas a menudo demostraron comportamientos agresivos además de una respuesta sexual. De acuerdo con los investigadores, es posible que el mayor estrés de la temporada de reproducción, combinado con la visión de un cuervo muerto, simplemente confunda a algunos individuos, por lo que responden a un cadáver con agresión y sexo. Sin embargo, se requerirá más investigación para poder decir con seguridad qué es lo que hace que algunas aves reaccionen de esta manera, concluyeron.

Los hallazgos fueron publicados en línea el 16 de junio en la revista Philosophical Transactions de la Royal Society B.