*

X
Una estimulante oferta de fiestas en la capital fiestera de invierno: Tulum

Tulum se ha vuelto, indudablemente, uno de los grandes hotspots mundiales para vacacionar con una orientación hacia la fiesta. En la última década, Tulum y la Riviera Maya se han convertido en invierno en algo así como lo que es Ibiza en verano: el centro mundial de la música electrónica. Las playas y junglas del Caribe mexicano se llenan de los DJs más reconocidos del mundo y su entourage de modelos, socialités, productores y technoaficionados. De diciembre a enero, Tulum se convierte en la capital de la fiesta de México y posiblemente del mundo.

La oferta de fiestas y eventos en estas fechas en Tulum es enorme. Se pueden esperar fiestas constantes en el Papaya Playa, como la famosa fiesta del Mayan Warrior o en Maxa Camp, pero desde el año pasado el protagonista dominante es Sound Tulum, una especie de festival itinerante que es hosteado por los mismos artistas o intervenido por famosas fiestas de otras partes del mundo. Sound Tulum es un sello de fiestas temáticas que ocurren entre el 29 de diciembre y el 13 de enero. El festival ofrece eventos casi todos los días en diferentes lugares, incluyendo cenotes en la selva, clubs de playa y playas secretas. Hace unos años este modelo fue de alguna manera establecido por el festival BPM, el cual ha sido cancelado por problemas de violencia. Sound Tulum, sin embargo, es de un nivel superior tanto en la calidad musical como en la producción y por supuesto también en los costos de los boletos, lo cual restringe el acceso a ciertas personas.

Todo arranca el 29 de enero, en la noche presentada por Bedouin con la intervención de Saga (Ibiza). El 31 es la ya tradicional fiesta de Año Nuevo presentada por Flying Circus, con artistas como Audiofly y Olivier Koletzi. El 2 de enero es All Day I Dream, en la playa del Blue Venado Beach Club, con Lee Burridge y otros artistas, empezando desde la tarde. El 3 de enero es Paradise Tulum con Jamie Jones, Art Department y Joseph Capriati en una locación en la selva. El 4 de enero es Frequencies, una noche de techno con Richie Hawtin y Ellen Allien, entre otros. El 5 de enero es el ya clásico de Tulum y del glam techno Solomun +1 y Dixon, en el cenote de Zamna Tulum. El 7 de enero es Dystopia y Luciano, con un line up bastante destacado que incluye a Jennifer Cardini, Nicola Cruz y Oceanvs Orientalis. El 9 de enero es la aclamada noche de Afterlife, presentada por Tales of Us, con artistas como Adriatique, Ame, Stephen Bodzin y otros. El 12 de enero es una fiesta en una “playa secreta” encabezada por Black Coffee. Y el 13 es la fiesta de clausura, de la cual están todavía por revelarse la locación y los artistas.

Como es evidente, la oferta de Sound Tulum es enorme e inabarcable si uno quiere mantener un mínimo de cordura. Dicho eso, habrá seguramente eventos memorables para disfrutar de la belleza paradisíaca de Tulum, con buenos beats, gente de todos lados del mundo y un clima ideal.

Para mantenerte a flote y divertirte al máximo en este largo festival, te compartimos los siguientes cinco consejos:

 

1. Toma agua

Mucho baile y fiesta y calor (a veces empiezan o acaban en el día). Esto es algo bastante obvio, pero no está de más recordarlo. Bebe agua, y tu cuerpo te lo agradecerá después.

 

2. Recuerda que hay muchas fiestas por venir

Hay momentos eufóricos, noches que parecen ser la revelación máxima de la existencia, llenas de  buena música, decoraciones fantásticas, y hombres y mujeres sumamente atractivos y demás. Pero no quemes todas tus naves en una noche. Recuerda que hay más fiestas por venir y que es mejor mantener la calma. Cool.

 

3. Protégete del caos y los imprevistos financieros en Tulum

Entre los viajes, la fiesta y las contingencias de un lugar paradisíaco pero caótico, es posible tener algunos percances (o algunas ansiedades). Revisa si tus tarjetas de crédito tienen servicios adicionales. Por ejemplo, American Express tiene un servicio 24/7 diseñado para resolver imprevistos en viajes. Las tarjetas de American Express además tienen un servicio de Protección contra Fraude, que consiste en una avanzada tecnología basada en un sistema inteligente. Este sistema es capaz de identificar cambios en los patrones de compra para detectar posibles fraudes y evitar el mal uso de tu tarjeta. Toma precauciones y no vivas esta experiencia sin ellas.

 

4. Prepárate para disfrazarte

Varias de estas fiestas son temáticas, generalmente con temas similares a los que se encuentran en Burning Man. Aunque las fiestas proveen a veces pinturas de colores y decoraciones, no está de más llevar algo si es que te interesa este aspecto estético. Generalmente, los looks son lo que podemos llamar “shamanic chic”.

 

5. Aprovecha la oferta gastronómica

Además de ser la capital invernal de la fiesta, Tulum ha desarrollado una formidable oferta de restaurantes que fusionan elegantes elementos de la gastronomía de diversos países con elementos rústicos e ingredientes frescos. Una buena cena antes de ir de fiesta es una gran forma no sólo de tener energía sino de ir entonando y disfrutar de los amigos y del lugar.

Te podría interesar:

Solsticio de invierno 21 de diciembre 2018: la muerte y el renacimiento del Sol

AlterCultura

Por: pijamasurf - 12/21/2018

Este 21 de diciembre de 2018, a las 4:23pm (hora del centro), sucederá el solsticio de invierno, una fecha que era considerada sagrada por las culturas antiguas por conjugar un profundo simbolismo

Este viernes 21 de diciembre ocurrirá el solsticio de invierno en el hemisferio norte, a las 4:23pm de la Ciudad de México (9:23pm, tiempo universal). Al mismo tiempo, en el sur se celebrará el inicio del verano con el solsticio vernal. En el norte tendremos el día más oscuro del año, en medio de frío y melancolía natural y en el sur la máxima luminosidad, la plenitud y el calor.

Como siempre hacemos en este sitio en cada uno de los cuatro pivotes cósmicos del año -los solsticios y equinoccios-, describiremos aquí algunas de las costumbres tradicionales y el simbolismo espiritual de estas fechas que permiten entrar en resonancia con el ritmo del cosmos, una especie de teúrgia, como era tan importante para las tradiciones que el cristianismo designaría como "paganas".

En términos astronómicos, el solsticio marca el punto en el que el Sol aparenta llegar a su punto máximo sur o norte, dependiendo de si es invierno o verano, en su excursión anual en relación al ecuador celeste. El término "solsticio" significa literalmente "sol quieto" y sugiere el momento de quietud o detenimiento que ocurre en los solsticios cuando el movimiento estacional del Sol, visto desde la Tierra, se detiene en su límite norte o sur y revierte su dirección​. Una especie de pausa cósmica que marca un cambio estacional. En el norte, este será el día más oscuro del año y el inicio oficial del invierno. 

En términos astrológicos, el solsticio marca el ingreso a la constelación de Capricornio, el signo asociado a lo frío, a lo seco y a Saturno, la divinidad que rige la tierra y también el más alto intelecto y a la que en la astrología new age se le conoce como el Señor del Karma, una forma suavizada de hacer referencia al hecho de que en la astrología clásica Saturno es el poder que limita, que pasa juicio y que asigna lo que es merecido. La influencia de Saturno en este caso es doblemente enfática, ya que este planeta se encuentra además actualmente en Capricornio, el signo al cual rige, que transita por un período de cerca de 2 años y medio.

Mucho se ha dicho sobre el tema un tanto polémico y especulativo de que el nacimiento de Jesús fue asignado en estas fechas como una forma de sincretismo asociada al solsticio que, después de todo, no sólo es la muerte simbólica del Sol sino también, de alguna manera, su renacimiento. Esta tesis se basa en gran medida en que los romanos también celebraban las fiestas de Saturno, las Saturnalias, en el solsticio de invierno o en las fechas próximas. El filósofo neoplatónico Porfirio mantiene que la fecha se debía justamente a que Saturno entraba a Capricornio, lo que tenía un significado esotérico, ya que Capricornio es llamado "la puerta de los dioses", o, la puerta a través de la cual las almas ascienden o se liberan del mundo material (lo cual es incluso ciertamente paradójico, porque Capricornio es astrológicamente el planeta más ligado con la densidad material). Esto era recreado por la tradicional práctica que se realizaba en la Saturnalia, de liberar temporalmente a los esclavos e invertir el orden establecido de la sociedad (los esclavos eran servidos con banquetes, regalos y demás).

El solsticio de invierno ha sido, durante milenios, una de las fechas del calendario religioso de las más diversas culturas. Una constante era la noción del mito del dios solar, el Sol Invictus, quien atravesaba un proceso de muerte y renacimiento. Siendo el Sol el gran símbolo del Sí mismo, del alma humana, es factible ver en esto un proceso microcósmico de muerte y renacimiento o al menos de una especie de proceso de silencio y recogimiento, de una meditación que da a luz una nueva fase. Como escribió Camus: "En mitad del invierno encontré en mí un verano invencible". Una incursión hacia la profundidad más sombría para encontrar ahí la luz inextinguible del espíritu, la vida misma que se mueve por los abismos para renovarse. Siempre el Sol ha sido considerado el símbolo de la vida y la conciencia. El filósofo y ocultista Manly P. Hall dijo sobre esto:

El Sol es vida, y esta vida es la propiedad común en todas las cosas, el poder del cual dependemos. Desde el más pequeño átomo hasta la más grande estrella, la luz es un símbolo de la presencia de la vida...

​En todos lados encontramos símbolos, y en donde hay símbolos encontramos la historia del Sol Victorioso, la misteriosa luz universal que iluminó el ser de todas las cosas, y esta luz y este poder es la vida de los hombres. Es la vida de toda la creación, distribuida a través de las hojas de pasto, atravesando toda forma en el vasto árbol de la vida; por ello, en el análisis final, toda la vida es una sola vida, y esa vida es la eterna Luz-Vida en sí misma, el poder de la divinidad en toda la creación.

Como siempre, los solsticios y los equinoccios nos recuerdan que el tiempo no sólo es Cronos, el tiempo del reloj, de cantidades discretas, todas idénticas, sino que es también Kairós, el tiempo oportuno, el tiempo cualitativo. Hay un tiempo para cada cosa, incluyendo la muerte. Esto además nos permite sintonizar los ritmos y patrones naturales y, por ende, conservar energía.

 

Lee también: El simbolismo de los solsticios y los equinoccios