*

X

La gente empieza a entrar a Los Pinos, la lujosa exresidencia del presidente de México vuelta centro cultural (FOTOS)

Política

Por: pijamasurf - 12/01/2018

El nuevo Centro Cultural Los Pinos abre sus puertas

Este 1o de diciembre en México se produjo el relevo presidencial y Andrés Manuel López Obrador tomó el poder. En un día atestado de eventos y verbena popular, quizás lo más llamativo fue ver cómo cientos de personas entraban por primera vez a la exresidencia oficial del presidente de México, la mansión de Los Pinos, donde habían vivido 14 presidentes y es 14 veces más grande que la Casa Blanca, ahora convertido en museo y centro cultural. Seguidores de López Obrador entraron a ver la mansión vacía y contemplar la opulencia en la que vivían los exmandatarios, y luego pasaron a los jardines, donde se instalaron pantallas para ver la toma de posesión de López Obrador.

Así describe La Jornada este extraño momento de la historia:

Hacia las 11:30 la casa Miguel Alemán ya parece una romería de chilangos, aunque llegan también desde otras entidades. Insólita oportunidad de conocer lo que era la sede poder presidencial.

Aun cuando permanece bajo resguardo castrense, en coordinación con personal de la Secretaria de Cultura, no es ya más el Extinto Estado Mayor Presidencial, sino la Policía Militar la responsable de vigilar que no se cometan excesos. También al personal militar se les percibe sorprendidos, no por los lujos que escondía la residencia, como por la irrupción de ciudadanos que ahora pasean sin restricciones, donde era una zona estratégica de seguridad nacional.

López Obrador anunció desde su campaña que la residencia de Los Pinos dejaría de ser la residencia oficial de los presidentes (él utilizará el Palacio Nacional para asuntos oficiales). La idea es que Los Pinos quede abierto al público, extendiendo esa área del Bosque de Chapultepec y convirtiéndose en un centro cultural, en el cual ya están programados algunos conciertos.

 

El clóset de Enrique Peña Nieto

Te podría interesar:

China está tratando la religión como una enfermedad mental y colocando a musulmanes en campos de rehabilitación

Política

Por: pijamasurf - 12/01/2018

Según la ONU, 1 millón de musulmanes uigures podrían estar detenidos en campos de "reeducación"

Oficiales de las Naciones Unidas informaron hace unos días que 1 millón de musulmanes están siendo detenidos en campos de "reeducación" en China actualmente. La mayoría de los detenidos son de la minoría uigur, que profesa la religión musulmana. Personas que han sido liberadas de estos campos han denunciado que se les somete a un proceso de adoctrinamiento que puede durar varios meses, en el cual se les obliga a renunciar al islam y a recitar propaganda del Partido Comunista. Los internos son obligados a comer puerco, beber alcohol y criticar las creencias islámicas; de no hacerlo, son torturados, e incluso existen reportes de muertes.

Según una comisión del gobierno estadounidense, el sistema de adoctrinamiento en campos en la región de Sinkiang debe considerarse "la mayor encarcelación de una minoría en el mundo actualmente". Las autoridades chinas niegan la existencia de dichos campos, y señalan que se trata de "escuelas de vocación para criminales". Sin embargo, The Atlantic y otros medios han dado a conocer audios del Partido Comunista que describen los procesos de adoctrinamiento y se refieren a la ideología islámica como una enfermedad o un virus que puede ser contagioso.

Los miembros del público que han sido elegidos para la reeducación han sido infectados por una enfermedad ideológica. Han sido infectados con extremismo religioso e ideología de violencia terrorista, por ello deben ser tratados en hospitales como pacientes.     

Según James Milward, profesor de historia china en la Universidad de Georgetown, "la creencia religiosa es vista como una patología". Se le compara, incluso, con un tumor maligno que debe cercenarse. China ha estado combatiendo brotes terroristas realizados por uigures radicales desde el año 2009; al parecer, al principio el gobierno empezó a investigar a aquellos que tenían rasgos que se consideraban sospechosos -como tener una barba- y actualmente parece que se está atacando al grueso de esta etnia sin diferenciar demasiado entre sus miembros.

Como si tomara del lenguaje de Richard Dawkins, el líder de los nuevos ateos, quien ha dicho que la "religión es un virus", el Partido Comunista habla de un riesgo de contagio "que podría causar serios daños al público. Es por ello que deben ser admitidos de inmediato a un hospital de reeducación para tratarlos y eliminar el virus de su cerebro y restaurar su salud mental".

Existen reportes de serios daños psicológicos por haber sido internado en estos campos. Una comisión estadounidense ha redactado un documento en donde exige que haya sanciones a China por estas violaciones a los derechos humanos.

No hay duda de que el caso es alarmante, pues ya hemos visto a dónde puede llevar esta veta de intolerancia fundamentalista secular, justamente también en China, donde ocurrió el mayor exterminio jamás documentado (mucho mayor que el de la Alemania nazi).