*

X

¿En tus 30 y sin pareja? Quizá seas parte de esta tendencia mundial

Sociedad

Por: pijamasurf - 12/28/2018

¿Un fantasma recorre el mundo? ¿El fantasma de la soltería?

En nuestra época existe un discurso más o menos generalizado en torno a la idea de tener pareja. De la publicidad a la ciencia, distintas voces elogian las relaciones de pareja como una especie de culmen al cual debe aspirar toda existencia humana. Y ese, justamente, es el énfasis: el deber, como si todo mundo estuviera obligado a experimentar una relación de pareja o, por otro lado, como si la vida de una persona estuviera “incompleta” por carecer de ésta.

Poder sostener una relación de pareja es sin duda importante en la vida, pues en el mejor de los casos da cuenta de cierta madurez subjetiva con respecto a uno mismo, al otro e incluso hacia la vida en sí. Enlazarse íntimamente con alguien más es, en este sentido, un movimiento que posee su propia dificultad, pues toca tanto las raíces más profundas de una persona como sus deseos más elementales.

Con todo, no menos cierto es que en muchos casos esa importancia se subestima o simplemente se desconoce. En muchos casos, la relación de pareja enmascara otro tipo de necesidades psicológicas frente a las cuales la pareja se erige como una solución temporal. El miedo a la soledad, la repetición inconsciente de patrones heredados o aprendidos, la incapacidad de valerse por uno mismo, la sensación de desamparo, etc., son algunos de los hilos de los que a veces penden ciertas relaciones.

¿Qué decir, entonces, de una relación de pareja y de su importancia en la vida? ¿Una relación que se sostiene en el malestar es preferible frente a la idea de “incompletud” o insatisfacción que parece implicar la soltería? ¿Y qué tanto esos conceptos pueden cambiar y ajustarse para ejercer menos presión sobre una persona que encuentra dificultades (como todos) para embarcarse en un vínculo de ese tipo?

En esta ocasión nos detenemos en esa última pregunta para animar una reflexión sobre las relaciones de pareja desde un punto de vista sociológico. Si algo parece singular de nuestra época es que cada vez más personas que rondan los 30 años viven solteras. Dicho de otro modo, se trata de personas que parecen aplazar conscientemente el momento de establecer una relación de pareja, lo cual contrasta con generaciones anteriores, en que precisamente en esa franja de edad las personas solían no sólo vivir en pareja, sino además comenzar a procrear (después de todo, es la etapa de mayor fertilidad en la especie humana).

Como decíamos, dicha decisión parece estar fundada en factores de orden social. Entre otros investigadores, las antropólogas Nancy Smith-Hefner y Marcia Inhorn (de las universidades de Boston y Yale, respectivamente) han estudiado recientemente ese fenómeno en personas de entre 30 y 40 años en diversos países del mundo, entre otros, Indonesia, Francia, Ruanda, Japón, Egipto y otros países del Medio Oriente. En éstos, cada vez más “jóvenes”, tanto hombres como mujeres, retrasan la edad tradicional para casarse, llegando incluso a consumar un matrimonio cerca de los 40 años y en algunos casos, a dejar de considerarlo en su perspectiva de vida.

De acuerdo con Diane Singerman, de la Universidad Americana en Washington, este fenómeno puede explicarse por la precariedad económica tan característica de esta generación. Las ideas de “casarse” y “formar una familia” parecen mucho menos asequibles cuando no se cuenta con un trabajo estable, tampoco con una casa propia o con alguna otra certeza social del tipo de las que gozaban generaciones anteriores (seguro médico, pensión, etc.). Si la noción de “juventud” también parece haber ganado terreno en nuestros días frente a la “adultez”, en parte se debe a que actualmente las personas de 30 años no parecen dispuestas o preparadas para asumir las responsabilidades de la edad adulta pero, por otro lado, vivimos en un mundo que tampoco ofrece las condiciones para hacerlo. Y las relaciones de pareja forman parte de esas responsabilidades.

Biológicamente, sin embargo, esta decisión implica una desventaja para las mujeres, cuya fertilidad comienza a perderse cerca de los 40 años. El hombre puede retrasar la vida en pareja y la procreación y eventualmente realizarlas, aun en edades mayores. No es así para la mujer, que en ocasiones experimenta esta situación como una elección imposible: ¿hijos o desarrollo profesional?, ¿familia o trabajo?, ¿pareja o trayectoria?

Por supuesto, este es un dilema planteado socialmente y acaso sea incluso un falso dilema. La vida lleva a elegir, sin duda, pero no siempre o necesariamente a renunciar. Las condiciones subjetivas y de existencia de cada persona determinan esa elección. Pero, en todo caso, vale la pena señalar que la tendencia de la cual hemos hablado supone algunos cuestionamientos a los patrones sociales en los que se desarrollan la posibilidad de tener una pareja y también de procrear.

En ese mismo sentido, cabría preguntarse si este fenómeno no será quizá también una nueva manera, todavía en formación, de vivir y experimentar las relaciones de pareja. Si uno de los propósitos de la existencia humana es poder vivir conscientemente, en uso pleno de nuestros recursos, ¿por qué una relación de pareja tendría que estar excluida de ese modo de vida?

Después de todo, frente a los escenarios que planteamos anteriormente, de relaciones de pareja que conducen más bien hacia el malestar y la repetición inconsciente de comportamientos insatisfactorios, una relación que se vive desde la madurez parece una mejor opción. Aunque tome tiempo… y trabajo.

 

Las referencias a los estudios señalados pueden encontrarse en este enlace.

 

También en Pijama Surf: Filósofo explica por qué siempre escogemos a la pareja incorrecta

 

Imagen de portada: Automat (1927; detalle), Edward Hopper

Te podría interesar:
El estereotipo feminista y otros estereotipos

En el imaginario popular existen estereotipos rígidos sobre diversos grupos de personas. Está, por ejemplo, el intelectual, que usa anteojos, se expresa con palabras rebuscadas y es un nerd. Tenemos, asimismo, al abusivo, que suele ser de gran tamaño, escasa inteligencia y usar cierto tipo de prendas como, tal vez, una pulsera de púas. Podemos citar, también, a la chica popular: una joven rubia, hermosa y superficial. Si pensamos en el estereotipo de santurronería, probablemente imaginemos a una vieja de mente cuadrada y amargada, que se horroriza con facilidad, arma escándalos en nombre de la moral y usa aretes y collar de perlas, así como el pelo corto peinado de peluquería. Si pensamos en un neonazi, imaginaremos a un sujeto con tatuajes, agresivo, que escucha música estruendosa, es pelado, usa ropa militar y botines y se dedica a golpear a ciertas personas. El estereotipo de judío, por su parte, es el de una persona avara y mezquina, otras el de una víctima perseguida. El del homosexual es el de un hombre afeminado y escandaloso que viste de mujer unas veces, el de hombre artista y delicado otras, y el de un energúmeno promiscuo y descarriado que se droga y se desvive en discotecas también. Asimismo, el de la lesbiana suele ser el de una mujer masculina que odia a los hombres y es agresiva, o el de una mujer femenina y siempre atractiva y sensual, provocativa para los hombres. El estereotipo de granjero versa sobre un hombre con sombrero de paja, con acento extraño y de una simplicidad y estupidez admirables.

Estos estereotipos sirven para fortalecer los prejuicios de la gente y ordenar su realidad sobre el mundo de los seres humanos, estructurándolos en esquemas sencillos que puedan manejar de forma inmediata. Sin embargo, esto presenta serías desventajas, en el sentido de que no permite conocer la realidad tal como es en su diversidad. Encasilla a las personas y no consiente un margen más amplio de identidad y acción. La realidad no encaja tan bien en el imaginario popular y a menudo éste se halla desfasado de ella, y, por qué no decir, sirve de herramienta a individuos inteligentes, pero sin escrúpulos, que saben cómo servirse de él para lograr sus fines, manipulando a las personas a través de lo que podemos llamar una mitología de la personalidad de los siglos XX y XXI. Esta mitología, con personajes, caricaturas o moldes burdos, es una plataforma que alimenta los prejuicios arraigados en las personas y permite generalizar sobre diversos grupos atropellando las particularidades individuales de cada uno. Si eres rubia, entonces eres superficial; si eres negro, luego sé que eres caliente; si eres homosexual, entonces adivino que eres promiscuo; si eres juez, asumo que debes ser una persona severa; si eres anarquista, doy por sentado que eres un drogadicto; si eres budista, es porque amas la paz; si eres vegetariano, es porque eres de izquierda; etc. Pero la verdad es compleja y podemos ver a mujeres hermosas de cabello claro de gran inteligencia, a homosexuales que aman profundamente con amor puro y llevan a cabo una relación más estable, duradera y enriquecedora que muchos heterosexuales, a “neonazis” que más allá de su nube teórica son, en la práctica, personas compasivas y menos nazis que muchos individuos antinazistas e izquierdistas, que tienen amistades de color y que no serían capaces de matar ni a una mosca más allá de su teoría imaginaria y, finalmente, a santurronas que visten tacos y a la moda, hablan con jergas, parecen adolescentes, se creen muy sensuales y logran parecer gente cool, y sin embargo creen en los dogmas de la iglesia a pie juntillas en lo que les conviene para juzgar y condenar a los demás mientras ellas viven, por ejemplo, en la opulencia que condena el Evangelio. También podemos hallar a mujeres consideradas feas que han tenido más éxito con los hombres que otras mujeres que, siendo tenidas por hermosas, permanecen mucho tiempo solteras, así como a personas inteligentes que eran malas estudiantes en el colegio y a otras que, pese a haber sido buenas, no son tan listas. Estas no son excepciones, pues a menudo la realidad nos confronta con tantas sorpresas y tal grado de excepciones en las tipologías humanas que ya no nos es posible hablar de las mismas como tales. En el mundo existe todo tipo de gente, una variedad impensada que no cabe en un imaginario amplio, y qué decir de uno estrecho; un abanico con multiplicidad de colores, gamas y tonalidades. Es necesario comprender eso para empezar a no prejuzgar a las personas en su totalidad por una o dos características.

Uno de los estereotipos de los que más se abusa y que no he mencionado, es el del individuo feminista. En primer lugar, se asume que siempre es mujer; en segundo, que es amargada e histérica; en tercero, que si no es lesbiana es una heterosexual sexualmente frustrada, fea y “solterona”; en cuarto, que es necesariamente de alguna ideología política y siempre de izquierda; y, por qué no, añadir que odia a los hombres y tiene una obsesión paranoide con el patriarcado. Este estereotipo, como muchos otros, resulta nocivo, porque la imagen sobre el feminismo que termina creándose en la mente de las personas es falsa y negativa, de forma que presenta un obstáculo para los avances en materia de emancipación femenina.

Algunas feministas, sin conciencia de lo que hacen, refuerzan el clásico estereotipo con actitudes que calzan fácilmente en el mismo. Hacen gala, de forma desafiante e intimidante, no exenta de violencia, de una autosuficiencia y fortaleza exageradas que rayan con lo fingido. La verdadera fortaleza es serena y no se exhibe, consiste en aceptar nuestra propia fragilidad como personas sin recubrirla de una coraza. Otra forma en la que refuerzan el estereotipo es sirviéndose de imágenes antiestéticas, a veces vulgares, de textos en los que se trasluce resentimiento y de palabras groseras y malos modales para protestar, con razón, pero de forma inadecuada, contra un sistema injusto por su sexismo.

Propongo reemplazar, como una forma de hacer contrapeso, los viejos estereotipos por modelos nuevos, cierto feminismo de la mujer sufrida y hastiada por un feminismo de emancipación lleno de esperanza, por un feminismo de empoderamiento, de grandeza, por un feminismo que en lugar de apesadumbrar libere. El procedimiento consiste, además, en no asustar a la gente, sino en llamarla a nuestra causa y llegar a ella de forma eficaz. Debemos preferir la transmisión clara del mensaje antes que una forma subjetiva de desahogarse de la ira generada por la injusticia y antes que el escándalo infructuoso. Formulamos un feminismo que no se limita a destruir los viejos esquemas, sino que crea nuevos paradigmas; que no se estanca en la demolición de prejuicios, sino que va más allá y levanta ideales. Reemplazaremos a cierto feminismo gastado y pesimista del mero reclamo por un feminismo airado, insurgente, vigoroso, por un feminismo lleno de utopía. Algunos feminismos deben adoptar otra estética, otro lenguaje y otra forma general de exposición. La estética feminista debe ser bella, debe ser como un imán. El feminismo, además, no debe estar circunscrito a ninguna ideología política particular que restrinja su alcance, siendo asequible a personas de izquierda como de centro y de derecha, y a quienes no se suscriben a ningún partidismo político y se consideran más bien apolíticos. Finalmente, el nuevo modelo del individuo feminista debe presentar a personalidades atractivas, es decir, que en lugar de generar rechazo y recelo atraigan por sus cualidades sobresalientes y brinden confianza; personalidades admirables, dignas de forjar asombro y trasmitir libertad, liberación, vida, poder, y hacer pensar a los niños: “De grande quiero ser como ella/él”.

 

Blog de la autora: Revolución Espiritual