*

X

Descubren una biosfera subterránea del doble del tamaño de los océanos de la Tierra

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 12/11/2018

Una vasta red subterránea de microorganismos ha sido identificada

En lo que es un descubrimiento realmente impresionante, científicos del Deep Carbon Observatory avisaron que han identificado un vasto sistema subterráneo de vida, una "vida profunda" que abarca casi dos veces la totalidad de los océanos del mundo. Este ecosistema está poblado por una plétora de microorganismos que son capaces de vivir en calor extremo, sin luz y sin casi nada de nutrientes.

Esta masa subterránea de vida tiene un peso de hasta 23 mil millones de toneladas, cientos de veces el peso de todos los seres humanos. Hace unos años se dio a conocer que el microbioma humano, el ecosistema de bacterias y otros microorganismos que viven en el cuerpo humano, supera casi en un 10 a 1 a las células humanas en el cuerpo. Ahora sabemos que la Tierra en general está completamente dominada, a un nivel cuantitativo, por microorganismos.

La profesora Karen Lloyd dijo que "el descubrimiento es como encontrar toda una reserva de vida en la Tierra. Estamos descubriendo nuevos tipos de vida todo el tiempo. Gran parte de la vida está dentro de la Tierra y no sobre ella".

Los científicos se encuentran haciendo un estudio global de 10 años. En sus primeras revelaciones se mencionó que se excavó hasta unos 5km por debajo del mar y se halló a esas profundidades bacterias y arqueas. Los resultados de la investigación sugieren que hasta el 70% del total de los microorganismos viven por debajo de la superficie, y entre ellos hay unos con cualidades increíbles, como el Altiarchaeles que puede vivir en fuentes de azufre, o uno recientemente descubierto que llevaba enterrado millones de años y cuya vida no depende de la energía solar sino del metano. 

Una de las cosas más sorprendentes es que algunos organismos pueden existir por milenios, metabólicamente activos pero en estasis. Los tiempos subterráneos son, según los investigadores, sumamente distintos. Y por supuesto, empieza la especulación sobre la posibilidad de que existan formas de vida subterráneas en otros planetas.

Te podría interesar:

Mocos de anguila: la foca monje, en peligro de extinción, enfrenta nuevo problema: anguilas que se meten a sus narices

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 12/11/2018

El extraño caso de las anguilas en las narices de las focas monje

Las anguilas pueden ser deliciosas, pero no tanto si se meten en tus narices. La en general tranquila e impasible foca monje de Hawái (o foca fraile), que se encuentra en peligro de extinción, ahora se enfrenta a un nuevo problema, pues insidiosas anguilas parecen gustar de explorar sus fosas nasales.

Los problemas habituales que esta foca enfrenta son caer en redes de pesca, y algunas enfermedades. Recientemente una foto de una foca, con su rostro bonachón y una anguila en la nariz, fue compartida por la National Ocean and Atmospheric Administration de Estados Unidos y según explican los investigadores, este fenómeno -de los "mocos de anguila"- ha sido observado sólo en los últimos 2 años. Pese a que habían monitoreado a estas focas monje por más de 4 décadas, nunca se había visto algo así. Y en los últimos 2 años, ya ha pasado cuatro veces.

Actualmente, aunque parece broma, se tienen lineamientos para tratar el caso, el cual no es fácil de resolver, pues las anguilas se meten a lo profundo. Uno de los investigadores las compara con el pañuelo de un mago. Evidentemente, más allá de lo divertido, es posible que las anguilas causen problemas en términos de infecciones o que no dejen que las focas cacen, e incluso que impidan que entren al agua por problemas respiratorios.

Los investigadores no saben bien el por qué de este repentino hábito; creen que, tal vez, las mismas focas vomitan las anguilas y éstas se quedan metidas en sus narices. O quizá las anguilas se atoran allí intentando escapar de las focas, cuando éstas buscan alimento entre las rocas.

Curiosamente, en otro estudio se encontró que algunas anguilas se encuentran amenazadas a causa de la cocaína que hay en las aguas de los ríos. Una extraña conexión nasal.