*

X

El fondo no local, luminoso, divino e inmutable de la mente: entrevista al maestro budista Alan Wallace

AlterCultura

Por: pijamasurf - 11/20/2018

Alan Wallace, un maestro budista con una mente científica y muy lúcida, habla sobre los misterios de la conciencia humana

Alan Wallace es un maestro de meditación, traductor de textos budistas del sánscrito y del tibetano, físico y ex monje gelugpa. Su maestro raíz es directamente el Dalái Lama, de quien sirvió como traductor durante varios años. Wallace ha emprendido la misión de crear las bases para una ciencia contemplativa, esto es, estudiar con un método científico los estados de conciencia sutil a los cuales acceden los contemplativos, particularmente en la tradición budista, donde se reportan experiencias de cesación de la actividad mental, recordación de vidas pasadas, precognición y otros estados generalmente asociados con el campo de la parapsicología. Wallace es, además, uno de los críticos más lúcidos del paradigma materialista que predomina actualmente en las ciencias y en la sociedad en general. 

Recientemente Wallace fue entrevistado por Beatriz Calvo, quien encabeza el encomiable proyecto El hilo de Ariadna, dedicado a comunicar la filosofía mística de las tradiciones sapienciales, un posible antídoto para nuestra era encandilada por la tecnología y donde la información acaba reemplazando a la sabiduría. 

Según explica Wallace, en el budismo se conocen tres dimensiones mentales: la mente ordinaria que todos conocemos, el alaya vijnana o la conciencia del sustrato y la conciencia prístina, también llamada rigpa en tibetano. La conciencia del sustrato es el fondo mental del que emerge la experiencia consciente ordinaria, el cual sólo puede conocerse a través de la estabilidad meditativa o samadhi, según Wallace. Esta conciencia no es el subconsciente de Freud o el inconsciente colectivo de Jung. Se trata de "un flujo primario que puede ser comparado con una célula madre que se convierte luego en células diferenciadas". Este sustrato de la conciencia no es humano, ni animal, ni sensible, es pura mente que precede la formación del feto humano, no desaparece con la muerte y puede comprarse con la luz blanca que se refracta en un prisma y produce la experiencia diferenciada. Wallace afirma que aunque existe una correlación entre las experiencias subjetivas y la actividad cerebral, no existe evidencia de que la mente surja del cerebro, de la misma manera que el prisma no es origen de la luz.

Pero más allá de la mente del sustrato yace la conciencia prístina no dual, conocida como rigpa y a la cual la tradición tibetana identifica con el estado de despertar o iluminación. De acuerdo con Wallace, cuando se elimina toda identificación, reificación, apego y conceptualización de la mente discursiva y se corta hacia el fondo de lo real inmutable, se descubre esta mente, que él describe como "no local... siempre presente, luminosa, inmutable, divina... la fuente de la genuina felicidad... conocer esta dimensión de la conciencia es el sentido de la existencia". Residir en este modo de presencia no dual, fresca, luminosa, no conceptual es justamente lo que busca la meditación dzogchen, que el mismo Wallace enseña.

A una incisiva pregunta de por qué esta conciencia que es pura luz divina genera este estado de sufrimiento y alienación, Wallace responde que el desastre en el que estamos inmersos es solamente aquello que oscurece esa realidad profunda de la conciencia prístina; no es un producto de ella sino más bien, nuestra deficiencia. En realidad la conciencia prístina es inmutable y siempre está manifestándose, como un géiser, dice Wallace, pero con nuestros apegos al cuerpo, a la identidad personal y demás, vamos bloqueando, como si fuere, este torrente de pura luz-conciencia y dicha cuya naturaleza es brotar.

Wallace señala que pese a que vivimos en tiempos sobreestimulados y hasta degenerados, en los cuales se podría creer que es casi imposible alcanzar los altos estados contemplativos descritos por los grandes siddhas de las tradiciones místicas, no debemos darnos por vencidos, pues las enseñanzas del Buda tienen un carácter universal, las causas del sufrimiento humano son las mismas y también lo es el sendero que trasciende el sufrimiento. La clave para integrar la sabiduría budista y llevarla a la práctica en el mundo moderno yace en el concepto de anatta o la ausencia de un sí mismo fijo, estable y separado. Aferrarse al ego como una entidad autónoma y absoluta es justamente lo que oculta el entendimiento de la realidad profunda de la conciencia no dual, que es una "ligereza del ser". En realidad, ese ente autónomo "no se encuentra en ningún lado", existimos de manera interdependiente, lo cual en el budismo es equivalente a la noción de vacuidad o shunyata. Esta es también la puerta a la compasión, y a una conciencia ecológica capaz de responder al gran predicamento que enfrentamos como especie.

Te podría interesar:
La filosofía clásica sostiene que el amor hace que percibamos lo real y que incluso actualicemos la realidad universal que nos atraviesa

En gran medida, la percepción crea o cocrea el mundo que experimentamos: proyecta en el teatro de nuestra mente una realidad que no sólo está en el objeto sino que es moldeada por el concurso de nuestros sentidos, memorias, deseos, etc. Nuestra percepción claramente está influenciada por nuestros estados mentales. Por ejemplo, cuando estamos muy enojados casi no podemos percibir lo que sucede alrededor, solamente ponemos atención a nuestra propia ira; estamos sumamente distraídos de cualquier otra cosa que no sea el objeto de nuestro enojo (el cual muchas veces ni siquiera está presente). Algunas personas creen que a la persona enamorada le pasa lo mismo: está todo el tiempo como ensimismado en sus pensamientos, ensoñando con su amada o amado, distraído, sin ver el mundo. Pero tal vez en ese caso hay algo que los demás no pueden ver, o quizás son casos de lo que se ha llamado infatuación o limerencia.

Existe otro tipo de amor, que para los filósofos griegos era una manía divina, un estado en el que lo divino penetraba y las cosas se veían en su auténtico esplendor. Si bien ese amor es caracterizado por una pasión primera, por el rapto del deseo, si se logra establecer -ahondar y arraigarse-, ese estado se convierte en la propia naturaleza, la actitud base ante el mundo. Es posible que en ese estado, que es a la vez de relajación e intensa atención a las cosas que nos rodean y que se presentan como nuevas, de seguridad y abandono al mismo tiempo, percibamos más claro, podamos mejor ver la realidad. Las tradiciones contemplativas enseñan que para conocer la realidad es necesario tener la mente en calma, tener una quietud y un silencio; a veces el amor puede dar esa calma de fondo que es una actitud base para con todas las cosas.

La escritora Anne Carson escribió con notable perspicacia en Eros the Bittersweet:

Hay algo realmente convincente en las percepciones que te ocurren cuando estás enamorado. Parecen que son más verdaderas que las otras percepciones y más auténticamente tuyas, ganadas a través del costo personal...

Carson habla de la posesión erótica que describe Sócrates en El Fedro: eros entra en la persona y esto produce que la persona entre en contacto con:

lo que está dentro de ti, de una forma sobrecogedora. Percibes lo que eres, de lo que careces, lo que podrías ser.... ¿Por qué cuando te enamoras sientes como si estuvieras viendo el mundo como realmente es? Un ánimo de conocimiento flota sobre tu vida. Pareces saber qué es real y qué no lo es... Este estado de ánimo no es una ilusión, según creía Sócrates. Es un vistazo a la profundidad del tiempo, a realidades que alguna vez conociste, tan asombrosamente bellas como el rostro de tu amado.

¿Y si esto no fuera sólo poesía, romantización y mistificación del amor?  Para muchos filósofos, el amor, aunque pueda ocurrirnos a través de un encuentro con lo otro, de un flechazo, en el fondo es nuestra naturaleza esencial, aquello que sale a relucir cuando se eliminan ciertas trabas o impurezas. La explicación a por qué el amor nos coloca en un estado de realidad -nos realiza- fue dada por los filósofos neoplatónicos, particularmente por Plotino, Proclo y Dionisio Aeropagita, el gran platonista cristiano. Para Dionisio, Dios o el Bien era la causa de todas las cosas, y el mundo una procesión de la causa hacia la causa; las cosas revertían a Dios al participar en la actividad que las causa, que es el amor, el eros divino. Para Dionisio, Dios es sencillamente amor, y su exceso amoroso "es lo que se distribuye en todas las cosas, haciendo que todas las cosas sean, al estar distintamente presentes en cada una", según glosa Eric Perl en su excelente introducción al pensamiento del Aeropagita. Lo que cada ser es, es su diferencia, la forma particular que la abundancia divina produce el ser en ella. Y por lo tanto, es justamente en ser quienes son, en ser aquello que es propio y único de cada uno que cada ser actualiza la divinidad. Ya que el acto que constituye lo que son es el amor, cuando aman participan en el amor que los crea, en su esencia, causa y fin. De aquí que podamos decir que el amor es la realidad de cada ser y por lo tanto que, amando, cada ser presencia lo real. Por decirlo de manera más sencilla, si es cierto que Dios es amor y que Dios es la actualidad que constantemente produce el ser de todos los seres, entonces el amor es la realidad y todo otro estado es ontológicamente deficiente, irreal en tanto que se desvía o yerra de su propia naturaleza. Eric Perl explica el pensamiento de Dionisio:

Y ya que el Bien (Dios) es el principio de inteligibilidad y por lo tanto del ser, en la medida en la que algo no logra participar en este principio es deficiente en su ser. El reconocimiento de los males en el mundo y en nosotros mismos es el reconocimiento de que el mundo y nosotros mismos, como los encontramos, son menos que la plenitud de la existencia porque no amamos perfectamente a Dios, el Bien.

Así que no amar nos sume en un estado de irrealidad o de realidad disminuida, un estado deficiente que ha sido llamado por el cristianismo "pecado", pero en el griego la palabra significa primero "fallar", como un arquero que no da en el blanco. Al amar accedemos a la realidad, participamos activamente en la divinidad que otorga el ser a todas las cosas.