*

X

El divertido 'misterio' de los OVNIs de Rosarito (VIDEO)

AlterCultura

Por: - 11/26/2018

"No sé si alcanzan a mirar, pero hay un chingo de OVNIs aquí..."

El video siguiente se ha viralizado en las últimas semanas en esa extraña comarca de la web llamada por algunos la UFOsfera. En el video se muestra a un joven en Rosarito, Baja California Sur, quien avista una serie luces que le sorprenden y designa como OVNIs. El joven está con su abuela y ella también los ve "detrás de la palma".

"No sé si alcanzan a mirar, pero hay un chingo de OVNIs aquí, a la verga".

Claro que después resultó, para los usuarios de YouTube y de la UFOsfera, que no eran OVNIs. Pero el video ya se había viralizado. Lo que resulta interesante es preguntarse si el video se viralizó debido a que las gentes se creyeron el suceso o si más bien se trato de una especie de meme, potenciado por el acento del hombre de Rosarito y su lenguaje, que para algunos resulta cómico.

Evidentemente se trata de unos faros, probablemente de un estadio. Es probable que el mismo autor del video lo supiera y fingiera. De cualquier manera, el video tuvo el suficiente poder humorístico como para que se hicieran notas en numerosas páginas y que incluso se mencionara en la radio de la CDMEX, acaso como una nueva feliz locución. "Hay un chingo de OVNIs aquí, a la verga": el nuevo sample de un track de cumbia electrónica o de compradores de electrodomésticos descompuestos, o algo así.

Te podría interesar:

La estupidez es pereza, es como una grasa alrededor del cerebro: Jacques Brel

AlterCultura

Por: pijamasurf - 11/26/2018

Una definición sencilla y acertada de la pereza, por parte del compositor y cantante Jacques Brel

La condición humana está basada en la contradicción. Es posible que no pueda ser de otro modo, pues aunque nuestro desarrollo evolutivo desembocó en el surgimiento de la conciencia y el entendimiento (capacidades que nos definen como seres humanos), en ambos casos se trata de habilidades que no se presentan formadas y listas para usarse, sino que es necesario conocer, aprender a dominar y emplearlas atentamente.

Sin embargo, justamente por eso, pocas personas suelen asumir la responsabilidad y el trabajo de usar su razón. Como dijera Oscar Wilde, la mayoría de las personas se conforma con únicamente existir, lo cual en este caso puede entenderse como “vivir a medias”, vivir pero sin saber ni entender para qué se vive.

En relación con esta condición, compartimos un video en donde el cantante de origen belga Jacques Brel da una opinión muy pertinente a propósito de la estupidez, que no es otra cosa más que negarse a usar el entendimiento. Esa renuencia también ha sido llamada “ignorancia supina”, esto es, la ignorancia de quien tiene los recursos para dejar de ser ignorante y, no obstante, no los usa. 

Compartimos a continuación el video y después la transcripción traducida del mismo. 

La estupidez es terrible. Es el hada malévola del mundo, la hechicera del mundo. No hay personas malas: hay personas tontas (pero no es su culpa) y hay personas que tienen miedo (y eso es su culpa)… personas que tienen miedo y que no aceptan su miedo. Me parece que todo comienza un poco de esa manera. Pero determinar todo eso es tarea de un filósofo, no mía. No me gustan las personas tontas, porque la estupidez es la pereza. La pereza es un tipo que vive y se dice: “Esto es suficiente, vivo, estoy bien, esto me es suficiente”, en vez mover el culo todas las mañanas y decirse: “No es suficiente. Lo que sabes no es suficiente. Lo que ves no es suficiente. Lo que haces no es suficiente”. La estupidez es pereza… una especie de grasa alrededor del corazón, alrededor del cerebro.

El comentario proviene de una entrevista realizada a Brel en 1971. A su vez, fue hecho al margen de su canción “L'air de la bêtise”, que habla de cómo la estupidez da pie a la intolerancia, la mezquindad y otros rasgos tan tristemente característicos del ser humano.

Cabe agregar, finalmente, que la apreciación de Brel también debe entenderse en su propio contexto histórico. En nuestra época es común encontrar a personas que viven agobiadas por la exigencia materialista de nunca tener suficiente, nunca trabajar lo suficiente, nunca ser lo suficiente en la vida como para merecer una existencia plena, feliz o tranquila. Pero no es ahí hacia donde apunta el cantante. Su idea de suficiencia puede entenderse, más bien, como una mezcla de sobriedad y motivación: hacer más no por obedecer un mandato, sino para satisfacer nuestro propio deseo en el marco de nuestras propias circunstancias y posibilidades.

 

También en Pijama Surf: 'Kanye West no es Picasso': el poema que Leonard Cohen dedicó a la ignorancia de esta época