*

X

Tener sexo sin protección altera radicalmente el microbioma de la vagina

Salud

Por: pijamasurf - 10/09/2018

El sexo sin protección parece causar desequilibrios en el ecosistema de bacterias de la vagina

De acuerdo con un nuevo estudio, tener sexo sin protección puede perturbar el delicado balance del ecosistema de microorganismos de la vagina. La vagina de una mujer sana suele tener un dominio de ciertos tipos de bacterias y cuando crecen otras especies, esto puede dar lugar a infecciones del tracto urinario o incluso a nacimientos prematuros, según se explica en la investigación publicada en New Scientist. Para llevar a cabo el estudio, un grupo de investigadores australianos analizó las bacterias de 52 mujeres. Se tomaron muestras de la microbiota que vivía en la vagina cada 3 meses y se pidió a las voluntarias que registraran sus actividades sexuales y si usaban condón o no. 

Las mujeres que tuvieron sexo sin protección tuvieron mayores probabilidades de tener un microbioma vaginal dominado por especies como Gardnerella vaginalis y Lactobacillus iners. Estas bacterias parecen colonizar la vagina después de la infiltración de la perturbación peniana de la microbiota. El tema es que el microbioma es tan complejo y delicado que el cambio de balance puede causar problemas. Estas dos especies están vinculadas a la vaginosis, que se caracteriza por el mal olor.

Sin embargo, los científicos creen que la vagina se adapta bien a las bacterias del pene de una pareja a largo plazo; lo que perturba en gran medida es el influjo poligámico. Teóricamente, lo que puede suceder cuando se tiene sexo con muchos diferentes microbiomas penianos es que la vagina desarrolle una respuesta inmune inflamatoria. 

Se cree que existen unas 100 millones de bacterias por mililitro de secreción vaginal y unas 10 millones de bacterias por mililitro de semen eyaculado. Así que hay una gran batalla allá abajo. 

Actualmente, los investigadores desarrollan probióticos específicos para las comunidades bacteriales vaginales, pero mientras tanto, se recomienda simplemente usar condón u otro método de protección.

Te podría interesar:

¿La gente inteligente envejece más lento?

Salud

Por: pijamasurf - 10/09/2018

La relación entre la inteligencia y la larga vida

La inteligencia es la cualidad más admirada en nuestra sociedad; al menos, es la que está bien visto admirar (las personas no admiten que lo que más admiran es el poder o el dinero, por ejemplo). Y ciertamente hay algunas razones científicas para apreciar la inteligencia, entre ellas, el hecho de que la inteligencia parece influir tanto en cómo envejecemos a nivel físico como también en cómo percibimos esa edad, una percepción que está a la vez ligada a la buena salud. Sentirse joven es ser sano.

Un artículo publicado por The British Psychologist Society sugiere que las personas que son más inteligentes envejecen más lento. Diversos estudios han demostrado que la llamada "edad subjetiva" se correlaciona con diferentes enfermedades. Recientemente se descubrió que entre más inteligente se es a los 20 años, más jóvenes se sienten las personas a los 70, algo que -como mencionamos- no es menor.

A partir de esto se descubrió, además, que los individuos que se sienten jóvenes están -lógicamente- más abiertos a nuevas experiencias, lo cual a su vez está relacionado con la salud mental. En otro estudio se encontró una relación entre el IQ y la longitud de la telomerasa celular, un indicador de envejecimiento. En suma, parece que la inteligencia puede mejorar la salud.

Claro que esto es solamente una norma estadística y para muchas personas la inteligencia, cuando no esta acompañada por un buen manejo emocional y demás, puede resultar en una actitud que orilla a situaciones de alienación. Y si bien sentirse jóvenes ayuda a ser más sanos, sentirse solos contribuye a estar enfermos. En un famoso estudio de Harvard de hace algunos años se halló que el principal factor asociado con la felicidad y la longevidad no era la inteligencia sino tener relaciones íntimas, es decir, tener amigos y familia. Así que, ciertamente, la inteligencia no es todo en la vida.