*

X

Así eran los calcetines de los egipcios (hechos para usarse con sandalias)

Sociedad

Por: pijamasurf - 10/31/2018

El Antiguo Egipto fue una civilización notable en prácticamente todos los campos

Son muchos los enigmas que nos evoca la civilización del Antiguo Egipto: su religión, sus creencias esotéricas, la manera en que construyeron las pirámides, el culto que tributaban a sus faraones, y varios otros. Y quizá, en esa constelación de misterios, lo último en lo que pensamos es en su vida cotidiana, en las cosas que hacían esos seres humanos que en lo esencial no eran muy distintos a nosotros, que igualmente tenían que comer y dormir, trabajar, relacionarse con los demás, etcétera.

Sin embargo, es posible que aun en su cotidianidad los egipcios fueran una cultura excepcional. Además de haber estudiado y aprovechado las crecidas del río Nilo para fundar su civilización, de sentar las bases de la química a través de la alquimia (cuyos fundamentos se considera que nacieron entre los egipcios) o de aprovechar el papiro como material para escribir y guardar registro de lo sucedido, todo indica que en materia de vestimenta también poseyeron conocimientos admirables.

La imagen que acompaña esta nota es resultado de una nueva técnica de imagen desarrollada a instancias del Museo Británico. Grosso modo, el procedimiento consiste en analizar un objeto a través de “imaginería multiespectral”, a partir de la luminiscencia de sus diferentes tintes y la observación microscópica digital de sus fibras.

La doctora Joanne Dyer, responsable del proyecto, aseguró que esta es una técnica no invasiva, pues a diferencia de lo que se hace hasta ahora, no es necesario tomar muestras físicas del objeto en cuestión.

El calcetín analizado fue encontrado en la ciudad de Antinoópolis, fundada bajo el imperio de Adriano. Se considera que perteneció a un niño que vivió en el año 300 antes de nuestra era. Por esta y otras prendas similares se supone, además, que los egipcios fueron los primeros en usar el tejido para fabricar sus calcetines, dejando un espacio para el dedo pulgar y otro para los cuatro dedos restantes, de tal modo que pudieran usarlos con sandalias.

 

También en Pijama Surf: La iniciación de Platón y Pitágoras en los templos de Egipto

Te podría interesar:

El día que Jim Morrison y el hijo del presidente Díaz Ordaz fumaron marihuana en Los Pinos

Sociedad

Por: pijamasurf - 10/31/2018

La mítica visita de The Doors a México dejó legendarias historias

En 1969, The Doors se presentó cuatro veces en un club en la colonia del Valle conocido como el Forum. A menos de 1 año de la mascare de Tlatelolco, el gobierno de México tenía prohibidas las congregaciones masivas de jóvenes, por lo cual esta fue la única manera de traer a la emblemática banda de rock, la cual originalmente se iba a presentar en la Plaza México.

La visita de Jim Morrison a México está llena de leyendas, en parte porque ocurrió en un clima enrarecido y porque sus presentaciones estuvieron limitadas a la clase alta de la Ciudad de México. El lugar donde se presentaron en esa época exigía corbata para entrar y el cover para los conciertos era impagable para la mayoría de las personas. Abundan las leyendas de personas que dicen haber pasado el tiempo con el Rey Lagarto, disfrutado de su magnética compañía y en algunos casos haber brindado y fumado porros con el cantante famoso por su veta dionisíaca.

La más famosa anécdota que se tiene es aquella que dio a conocer Manuel Ávila Camacho López, hijo del gobernador de Puebla, Maximino, y sobrino del presidente Manuel,  quien fuera un escritor menor, y sobre todo un socialité (esta misma anécdota luego fue relatada por Fernando Rivera Calderón). Según Manuel, él conoció a Jim Morrison en California antes de que fuera famoso y en algún momento éste incluso lo visitó en Acapulco, donde tenía una casa y realizaba legendarias fiestas. De acuerdo con Ávila Camacho, cuando The Doors vino a México él le presentó a Jim Morrison, en una de sus fiestas en Acapulco, a Alfredo Díaz Ordaz, hijo menor del entonces presidente y quien era fanático del rock.

Según la historia, cuando la banda vino a México para sus conciertos -lo cual fue toda una hazaña de gestión- se organizó una fiesta en Los Pinos donde "Alfredito" y Morrison fumaron marihuana y se divirtieron hasta que el presidente Gustavo Díaz Ordaz bajó a terminar la fiesta y corrió a todos los "hippies". Se sabe también que Alfredo fue uno de los que llevó a The Doors a Teotihuacán, a La Lagunilla y a demás sitios turísticos. En ese entonces, pocas cosas podían tener más caché que enfiestarse con Jim Morrison.

40 años después The Doors, sin Morrison, finalmente se presentó en la Plaza México.

 

Aquí puedes leer más sobre la visita de The Doors a México