*

X

Tom Waits lanza cover de canción antifascista, después de 2 años de ausencia creativa

Arte

Por: pijamasurf - 09/20/2018

Luego de pasar un par de años en el silencio creativo, el músico Tom Waits presenta una nueva producción

El regreso de un artista que ha pasado cierto tiempo en el retiro, la inactividad o el silencio suele ser motivo de asombro, especialmente cuando se trata de una persona que abandona las apariciones públicas o su producción creativa en un momento especialmente fértil o al menos boyante.

En cierta forma ese es el caso de Tom Waits, un músico cuyo trabajo goza de una buena apreciación entre un gran público. Waits es uno de esos pocos artistas en quienes se deja ver que crea sobre todo por convicción y por placer, y no tanto por otros intereses, y acaso por eso su obra ha sido tan bien recibida.

Prueba de ello, en ambos sentidos, es una canción que Waits acaba de lanzar, después de pasar un par de años sin hacer pública una pieza. Se trata de un cover de “Bella Ciao”, una canción originalmente italiana que surgió en la década de 1940, particularmente en los momentos más críticos de la presencia fascista y nazi en Italia. La canción gozó entonces de tanto éxito que con el tiempo se convirtió en un canto de protesta, resistencia y oposición a cualquier tipo de posición política de derecha.

Sin embargo, cabe señalar que la canción tiene una historia más amplia. Según cuenta Josh Jones en el sitio Open Culture, sus raíces se extienden al folclor judío, gitano, eslavo, húngaro y armenio, una mezcla que ahora podría parecernos extraña pero que tiene sentido histórico si tomamos en cuenta que durante mucho tiempo estas fueron culturas cercanas, con intercambios frecuentes entre sí.

El momento en el que Waits lanza este cover probablemente no sea casual, en vista del resurgimiento de movimientos políticos de extrema derecha en toda Europa, notablemente en Suecia, Alemania, Francia, España e Italia, en donde el “problema” de la inmigración provocada por las guerras en Siria y otros países de Oriente y África (entre otras causas) ha servido a ciertas agrupaciones para ganar poder político, al abanderar causas como el orgullo nacional o la defensa de cierta idea de identidad.

 

También en Pijama Surf: Las 14 características del fascismo según Umberto Eco

Te podría interesar:

La Mezquita del Sheikh Lotf Allah: uno de los lugares más hermosos del mundo (FOTOS)

Arte

Por: pijamasurf - 09/20/2018

Joya suprema de la arquitectura visionaria islámica, especialmente el interior de su domo es el deleite de la imaginación religiosa

Es difícil encontrar un lugar más hermoso que la mezquita del jeque Lotf Allah en Isfahán, Irán, una de las grandes joyas de la arquitectura islámica. Esta obra, que refleja la noción fundamental del islam, el ishan -la belleza y el gusto como consonancia con Dios-, tardó 16 años en construirse a principios del siglo XVII. Toda su magnificencia tiene como fundamento alabar la gloria divina, pero también proveer algo muy sencillo: un cuarto de rezo en el cual el devoto pueda transportarse al esplendor divino, un vínculo entre lo finito y lo infinito.

La arquitectura de la Mezquita del Sheikh Lotf Allah es comparativamente sencilla; lo que es excesivamente complejo e intrincado es su decoración, realizada con los materiales más finos y las formas más sublimes. Al interior del domo central se puede observar un pavo real dorado, de cuyo centro solar emergen plumas como rayos de sol. Esta es la cámara visionaria por excelencia y una de las más altas notas de la arquitectura sacra. El visitante debe antes atravesar un pasillo que lo va llevando en una especie de ascenso místico hasta ese punto central: el sol pavo real divino, que es como un ojo omnividente.

La arquitectura islámica intenta intimar a través de la forma, a través de la geometría sagrada, la intrincación armónica del diseño y la explosión espiritual del color, lo que es inefable. La esencia de la divinidad es incognosible e irrepresentable; lo más que se puede hacer es acercarse a ella, intimarla, a través de la belleza. Esto porque, como dice uno de los hadiths (palabras reveladas) islámicos: "Dios es belleza, Dios ama la belleza". La arquitectura y el arte en general regresan, a través de la forma y la percepción sensual, a las realidades arquetípicas; en ese sentido, la ornamentación y la sublime expresión geométrica son los umbrales hacia la realidad metafísica de la unidad divina.