*

X

El ABC de la astrología: en dónde está mejor colocado cada planeta (domicilios, exaltaciones, detrimentos, etcétera)

Magia y Metafísica

Por: pijamasurf - 09/21/2018

¿En qué signos están bien colocados los planetas?

Aunque es una disciplina vilipendiada y considerada la imagen viva de la seudociencia, la astrología goza de una enorme popularidad en la actualidad, acaso por que estamos viviendo una transición a una sociedad que se concibe cada vez más como "espiritual pero no religiosa". Aunque la astrología se asocia con el new age y, ciertamente, la mayoría de los sitios en línea y de los horóscopos en revistas tienden a una filosofía new age, la astrología es una tradición cuyo lugar en la tradición intelectual occidental no puede desestimarse de un brochazo, especialmente si tomamos en cuenta que personas como Kepler y Newton practicaron la astrología con ahínco. De cualquier manera, cuando se consideran sus complejidades y relaciones y no se piensa sólo en términos de un signo solar (con la idea enteramente superficial de "ser Libra" o "ser Géminis"), es decir, de manera unívoca, la astrología puede ser una gran herramienta de autoconocimiento, si bien es importante notar que la excesiva dependencia a las posiciones de los planetas puede llegar a producir una parálisis autocondenatoria. 

La pequeña gráfica que hemos compilado aquí es la base de las diferentes interacciones entre signos y planetas de la astrología, que es una ciencia -o una mitopoética si se quiere- de las relaciones geométricas, elementales, y de la dinámica del cosmos. La astrología occidental tradicionalmente ha asignado una "dignidad esencial" a un planeta según su lugar en el zodiaco. Esta dignidad tiene diversas dimensiones. Por una parte, cada signo está regido por un planeta, en el cual tiene su domicilio; por la otra, cada planeta tiene una exaltación fuera de su domicilio, esto es, un lugar en cielo en el que sus cualidades positivas se ven exaltadas o favorecidas. A su vez, cada planeta tiene un lugar donde se ve disminuido, generalmente en un lugar opuesto a su dignidad; por ejemplo, la Luna, que tiene su dignidad en Cáncer, un signo de agua, encuentra su detrimento en Capricornio, un signo seco que representa lo opuesto de lo que se asocia con la Luna y, en este caso, incluso está en oposición directa a Cáncer. Además existe un signo donde el planeta se encuentra en su caída, justamente el signo opuesto a su exaltación. 

En términos generales se considera que el mejor posicionamiento de un planeta es en su domicilio, e incluso se tiene una dimensión extra que es la del decanato (cada signo es dividido en tres decanos de 10 grados), el cual también es regido por un planeta. Aunque existen numerosos otros factores a considerar, como los aspectos, las estrellas fijas y demás, el segundo punto a tener en cuenta es la exaltación. Siguiendo a William Lilly, el detrimento es el lugar donde un planeta tiene menor dignidad; en su detrimento, el planeta se encuentra en serio conflicto. Menor en grado, pero también negativa es la caída, donde un planeta pierde su poder, pero no necesariamente se encuentra corrompido y afligido. 

Por último, hay que mencionar que los planetas descubiertos en la modernidad (Urano, Neptuno y Plutón) han sido acomodados por los astrólogos modernos, y algunos astrólogos que tienden al esquema clásico no los toman en cuenta dentro de su cosmovisión. Esto explica por qué algunos signos se repiten.

Planeta Domicilio Exaltación Detrimento Caída
Sol Leo Aries Acuario Libra
Luna Cáncer Tauro Capricornio Escorpio
Mercurio Géminis/Virgo Acuario Sagitario/Piscis Leo
Venus Tauro/Libra Piscis Escorpio/Aries Virgo
Júpiter Piscis/Sagitario Cáncer Geminis/Virgo Capricornio
Saturno Capricornio/Acuario Libra Cáncer/Leo Aries
Urano Acuario Escorpio Leo Tauro
Neptuno Piscis Leo Virgo Acuario
Plutón Escorpio Aries Tauro Libra

 

Te podría interesar:
Luna nueva en Géminis; Mercurio y la Luna entran en recepción mutua

Este miércoles 13 de junio a las 14:43, hora de la Ciudad de México (a las 19:43, tiempo universal), ocurrirá la luna nueva. La luna nueva es el momento de completa conjunción entre la Luna y el Sol, en este caso en el grado 22 del signo zodiacal Géminis. Tenemos en este caso lo que se conoce astrológicamente como recibimiento mutuo: la Luna se encuentra en el domicilio de Mercurio (en Géminis) y Mercurio en el domicilio de la Luna (en Cáncer). Así, la luna nueva está teñida por la energía mercurial, la insaciable curiosidad y astucia de los gemelos, un signo que también connota un aspecto alquímico de la conjunción de los opuestos -tema que es intrínseco a todas las lunas nuevas-.

Evidentemente, la luna nueva es apenas una coordenada en un diagrama planetario mucho más complejo (actualmente dominado por Saturno retrógrado en Capricornio haciendo oposición a Mercurio en Cáncer y próximamente con la Luna y con el Sol), por lo cual la supuesta energía del día que pregona un horóscopo basado solamente en el signo solar o lunar es incompleta, a lo mucho una sugestión basada en un pequeño trazo. Dicho eso, algunas personas creen que los movimientos de la Luna son especialmente influyentes -por su cercanía- y se pueden observar sus efectos en las mareas y en ciclos hormonales, entre otras cosas. En todo caso, esta luna nueva de Géminis adopta el tema de la creatividad, la palabra, la curiosidad, la comunicación -o encontrar formas hábiles para comunicar las emociones: Mercurio con la Luna-. Mercurio es el Logos, la inteligencia racional cósmica, aunque en Géminis tiene una parte también traviesa y dinámica; la Luna simboliza el aspecto emocional; teóricamente se podría hacer una conjunción de estos aspectos masculinos y femeninos, del intelecto y la emoción. 

Tradicionalmente esta fase lunar era usada para realizar ayunos, limpias, purificaciones y sanaciones. En la agricultura, este es el momento de la siembra -si se siguen creencias antiguas-, de la inseminación de la nueva vida en el vientre de la Tierra. Utilizando el cosmos como un espejo simbólico de nuestra mente y nuestra vida sublunar, podemos jugar con los símbolos y los arquetipos y aprovechar este aparente momentum hacia lo nuevo para cerrar ciclos e iniciar nuevos proyectos o experimentos en nuestra forma de ser y relacionarnos con el mundo. Podemos, de alguna manera, impulsarnos con la fuerza y la claridad que creemos ver en estas fechas para convencernos e imaginar que las cosas pueden ser diferentes. La luna nueva es nacimiento pero, siempre, también muerte: un ejemplo simbólico de que podemos renovarnos y hasta renacer si dejamos atrás los atavismos de nuestra mente. La Luna es siempre un espejo de la energía del Sol, en sí misma sólo un vehículo de nuestra imaginación y nuestro deseo.