*

X

Parásito que controla tu mente y vive en excremento de gatos puede convertirte en un empresario exitoso

Ciencia

Por: pijamasurf - 08/08/2018

El Toxoplasma gondii hace que las personas pierdan el miedo y tomen riesgos

Puede que el título que leíste suene desaforado, pero hay indicios científicos que sugieren que un parásito que se encuentra en el excremento de los gatos altera la conducta de las personas que infecta y genera una actitud más proactiva y empresarial. ¿Quién lo diría? Si realmente estás dispuesto a hacer "todo" por triunfar, ¿quizá deberías comer popó de gato? (Aunque tiene otras consecuencias, además de posiblemente llevarte a la cima).

Los conocedores de gatos seguramente ya adivinaron que se trata del parásito Toxoplasma gondii. Un nuevo estudio muestra que los individuos infectados con este parásito tienden a ser más emprendedores y a fundar sus propias compañías. La investigación fue realizada por científicos de la Universidad de Colorado. Los investigadores examinaron a un grupo de jóvenes emprendedores, pues diversos estudios anteriores habían vinculado al Toxoplasma con la toma de riesgos, los accidentes de coches, el abuso de sustancias, la neurosis e incluso el suicidio. Al parecer, el parásito afecta a hormonas como la testosterona. En general parece que hace que las personas tengan menos miedo, algo que podría parecer bueno, pero puede llegar a ser fatal.

La forma en la que el parásito se esparce es manipulando químicamente a las ratas para que no le tengan miedo a los gatos y el parásito pueda llegar a su hábitat preferido. La toxoplasmosis afecta a las ratas macho de tal manera que perciben el olor de la orina de un gato de la misma forma que una rata en celo. Este increíble parásito es capaz de crear una especie de alucinación sensorial para reproducirse (sólo se puede reproducir en el intestino de un gato).

"No hay muchos organismos que puedan entrar a tu cerebro, quedarse ahí y específicamente perturbar tu comportamiento", escribió el doctor Robert Sapolsky, de la Universidad de Stanford. "En cierto sentido, el Toxoplasma sabe más de la neurobiología del miedo que nosotros".

En Estados Unidos, más de 30 millones de personas podrían estar infectadas de este parásito, la mayoría sin saberlo, ya que cuando se tiene un sistema inmune normal el Toxoplasma gondii no se manifiesta como una enfermedad.

Tal vez la teoría de conspiración geek que sugiere que los gatos son los amos del mundo no sea tan desaforada, si bien ellos mismos quizá sólo sean herramientas de este parásito del control mental.

Te podría interesar:

Estudio científico muestra que el ser humano se está volviendo más estúpido

Ciencia

Por: pijamasurf - 08/08/2018

Alarmante estudio realizado por investigadores noruegos sugiere que estamos creando un ambiente y un estilo de vida estupidizantes

Hace tiempo, muchas personas sospechaban que el estilo de vida moderno no contribuye mucho que digamos a la inteligencia. Sin embargo, diversas pruebas de inteligencia realizadas en el siglo XX sugerían que en realidad, el ser humano se estaba volviendo un poco más inteligente en promedio (si es que consideramos que la prueba de IQ es una medición adecuada). Esto se conoce como el efecto Flynn. No obstante, un importante estudio longitudinal apunta a que este efecto se ha empezado a revertir en los últimos 20-30 años.

Un grupo de investigadores de Noruega tomó en cuenta más de 730 mil pruebas de IQ realizadas en hombres de dicho país de 1970 al 2009; los científicos descubrieron que existe una disminución de casi 7 puntos por generación, y la última es la menos inteligente. Como señala PsyPost, el sitio especialista en neurociencia, se tienen datos similares en el Reino Unido y en otros países escandinavos, así que esto no es un fenómeno exclusivo.

Por otra parte, a la distancia y en superficie, uno pensaría que si en los países escandinavos, que suelen encabezar los rankings de calidad de vida, está ocurriendo esta tendencia, es muy probable que se presente también en todo el mundo, o al menos en países occidentales que comparten el mismo tipo de cultura. Lo más interesante de esto es determinar a qué se debe la caída. Anteriormente se creía que el efecto Flynn estaba relacionado con mejoras materiales, nutrición, acceso a educación, salud, etc. Y es posible que se deba a eso, sólo que quizá los efectos materiales en la inteligencia pueden llegar a un tope y quizá se han empezado a revertir, debido a efectos ambientales y socioculturales que podrían haber cobrado mayor peso.

Como dice el blogger Tyler Cowen, la forma más simple de entender esto es que "hemos empezado a construir un ambiente que induce más a la estupidez". Tal vez esto es un tanto simplista, pero parece irrefutable a la luz de la evidencia. Ahora bien, ¿en qué consiste un "ambiente que induce a la estupidez"?

Los autores del estudio señalan que los posibles detonadores son "mala nutrición, mala educación y el surgimiento de nuevas tecnologías". Lo de la mala nutrición parece ser provocado, más que por comer comida chatarra (como sucede en países como México y Estados Unidos), por los pesticidas y otros químicos que podrían estar contaminando los alimentos.

Las otras dos causas suenan más plausibles. Hace unos años publicamos una nota sobre las impresiones del profesor universitario Charles Simic, quien notó justamente este mismo declive progresivo en las universidades. Según Simic, cada nueva generación que entraba sabía menos de historia y literatura. Por otro lado, la crisis que están viviendo las humanidades está claramente documentada. Asimismo, el caso de la tecnología es algo sumamente alarmante. Aunque no podemos vincularlo directamente con este estudio, es evidente que la tecnología digital amenaza seriamente la capacidad de los usuarios de controlar su atención, fundamentalmente porque la capitaliza. El hecho de que la atención de los usuarios sea parte esencial de la economía digital ha hecho que se diseñen todo tipo de plataformas que incorporan feautures para cautivar la atención de manera adictiva, algunos de las cuales se sirven conscientemente del circuito de recompensa del cerebro, mediado por la dopamina. Además de la comida chatarra, la cultura chatarra podría tener un efecto aún más nocivo. 

 

Lee también: La epidemia de la ignorancia, la enfermedad de nuestra época