*

X

Gobierno de Estados Unidos autoriza prueba clínica de psilocibina para tratar depresión

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 08/27/2018

La FDA aprueba un estudio clínico para investigar la efectividad de la psilocibina en personas deprimidas

Como hemos informado repetidas veces aquí, el ingrediente activo de los "hongos mágicos", la psilocibina, ha despuntado como un agente muy prometedor en el tratamiento de diversos trastornos o condiciones, entre ellos la ansiedad, la depresión o las adicciones. Seguramente estamos viviendo un renacimiento de la medicina psicodélica, y recientemente ocurrió una de las noticias más importantes en este sentido. 

La Food and Drug Administration (FDA), el organismo encargado de regular los medicamentos en Estados Unidos, ha aprobado un estudio en el que se investigará el uso de psilocibina como tratamiento para la depresión. La compañía Compass Pathways recibió la aprobación y realizará un estudio con 216 pacientes deprimidos de Estados Unidos y Europa. La prueba iniciará este mes y, de tener éxito, se podría empezar a aplicar para autorización de mercado en 2 o 3 años, lo cual significa que eventualmente tendríamos un medicamento legal hecho a base de psilocibina.

Una vocera de la empresa dijo que existen más de 300 millones de pacientes en el mundo y 100 de éstos no responden al tratamiento que reciben. Diversas investigaciones de la Universidad Johns Hopkins sugieren que una o dos dosis de psilocibina pueden sacar de la depresión a un paciente durante un lapso de por lo menos 6 meses. Asimismo, distintas pruebas muestran que los "hongos mágicos" no son peligrosos fisiológicamente -salvo en dosis difíciles de ingerir en un corto período-. Sí existe cierto peligro por el estado psicológico en el que pueden colocar al individuo -si se consumen sin alguien que supervise la ingesta-, estado que ciertamente no se recomienda para manejar vehículos o realizar actividades peligrosas.

Cada vez queda más claro que, en algún momento, la mayoría de nosotros seguramente podrá vivir en un mundo donde se pueda ir al doctor y recibir psilocibina, ayahuasca, MDMA y otras sustancias como medicina en entornos controlados o con una receta médica. Hace 10 0 15 años, esta revolución psicodélica parecía un sueño remoto.

Te podría interesar:

Arañas en microdosis de LSD construyen telarañas más simétricas; gatos alucinan y se aterran ante los ratones

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 08/27/2018

El doctor Albert Hofmann cuenta los efectos del LSD en animales

En su libro LSD: My Problem Child, el inventor del LSD, el doctor Albert Hofmann hace un recuento de investigaciones que se llevaron a cabo con esta polémica sustancia que hoy empieza a volver a ser admitida en la investigación médica. Hofmann narra, entre otras cosas, los experimentos que se hicieron con LSD en animales, desde un elefante que murió al recibir una dosis letal hasta arañas que optimizaron su arquitectura. En el caso del pobre elefante "Tuko", murió al recibir una dosis de 297mg de LSD, dosis suficiente para que cerca de 3 mil personas sientan los efectos de la sustancia. La razón de este desatino fue que la dosis letal en un elefante es hasta mil veces más baja en sentido proporcional a la dosis letal del LSD con animales mucho más pequeños y menos complejos, algo que evidentemente no sabían los investigadores. 

Hofmann explica que los efectos del LSD no pueden medirse bien en animales, ya que la sustancia afecta sobre todo las funciones cognitivas más altas del ser humano. Dicho eso, sí existen algunos efectos interesantes o más bien curiosos. Por ejemplo, cuando un chimpancé en una jaula es dosificado con LSD, aunque no parece verse afectado de manera conspicua, los otros chimpancés se empiezan a alterar notablemente. Esto se debe a que el chimpancé bajo la influencia del LSD deja de seguir el orden jerárquico tribal. Esto recuerda un poco al ser humano, y la irónica frase de Tim Leary de que el LSD produce efectos psicóticos en las personas que lo han tomado.

En el caso de los gatos se observan perturbaciones del sistema motor, alteraciones en su comportamiento (se empiezan a lamer obsesivamente), se les eriza el pelo y presentan síntomas que sugieren alucinaciones. En vez de atacar a los ratones, miran al vacío o incluso entran en un estado de terror ante los roedores que antes eran sus ansiadas presas.

Hofmann menciona el caso de arañas que "en dosis bajas óptimas" logran construir telarañas "mejor proporcionadas y más exactas de lo normal". En dosis altas, el efecto es al contrario y sus telarañas se vuelven menos ordenadas. De nuevo, esto recuerda al ser humano; específicamente, a la nueva ola de profesionistas de Silicon Valley que toman microdosis de psicodélicos para mejorar su desempeño en el trabajo.  

Arañas en LSD

Arañas en cannabis

 

Imagen: Nightflight