*

X

Del esperanto al inglés: ¿adoptará la humanidad una lengua universal?

Sociedad

Por: pijamasurf - 08/20/2018

¿El inglés acabará estableciéndose como una lengua universal? Y, en todo caso, ¿sería esto algo positivo?

En primera instancia, un idioma universal parece una buena idea, pues así todos podríamos entendernos. Incluso podemos remitirnos al mito bíblico de Babel, en el que se sugiere que la multiplicación de las lenguas es algo negativo, un castigo, y por lo tanto una lengua universal sería un estado idílico.

En este espíritu, el oftalmólogo polaco L. L. Zamenhof inventó o construyó a finales del siglo XIX el esperanto, un lenguaje que pretendía ser universal, si bien Zamenhof nunca se propuso que se abandonaran todas las otras lenguas, sino que el esperanto se adoptara como una segunda lengua universal. Pese a que hubo un momento de mayor interés global en el siglo XX, hoy en día es bastante poca la curiosidad que se tiene por esta lengua. Existen menos de 2 millones de personas que la hablan en todo el mundo, aunque algunos la han enseñado como su lengua natal a su hijos, haciendo con ello una afirmación categórica de su visión del mundo. El esperanto se usa, si acaso, entre ciertos tipos de comerciantes, en intercambios culturales y viajes, y parece ser una lengua que revela que quien la habla es partidario de la globalización. Y este es un poco el problema, el hecho de que la globalización como tal no es algo que sea fácil de aceptar por todos como algo bueno -pues puede tener algo de colonización y pérdida de la identidad-. La lengua es identidad cultural, y lo que enriquece al mundo es justamente la diversidad de identidades. Incluso la literatura nunca podría ser tan bella y rica en significados si no existiera un intercambio dinámico entre diferentes idiomas. Sería probable que se anquilosara y perderíamos modos nuevos de ver la realidad.   

Actualmente, hay quien habla de que el inglés se está convirtiendo en algo similar a una lengua universal. Según datos recientes 1.5 mil millones de personas hablan inglés, aunque menos de 400 millones lo hablan como su lengua madre. Sin embargo, el mundo consta de más de 7.5 mil millones de personas. En realidad, el inglés no supera por mucho al mandarín, que alcanza mil millones -aunque en ese caso, la gran mayoría son nativos-; el español es la tercera lengua mundial, con casi 500 millones de hispanoparlantes, seguida del árabe y el hindi.

Lo que vemos, obviamente, es que el inglés se ha convertido en la lengua oficial para las comunicaciones internacionales. No obstante, esto no es un fenómeno único, pues ha habido casos de alguna manera comparables, como el latín, que por mucho tiempo fue la lengua culta dominante. Y aunque algunas personas creen que debido a la globalización el inglés podría adquirir una universalidad duradera, es probable que en algunos siglos dicho idioma también llegue a su declive y sea superado por alguna otra lengua, aunque no podemos saber cuál será, por ejemplo, la influencia de la tecnología en la adopción de las lenguas. Y eso podría introducir una variación inesperada.

De cualquier manera, existe una cierta hermandad lingüística en el mundo. Como podemos ver en esta imagen, la gran mayoría de los países de Medio Oriente, el sur de Asia, Europa y América, comparten una misma raíz indoeuropea. Algo que puede apreciarse, por ejemplo, en el hecho de que muchas de las palabras del sánscrito, el lenguaje de los pobladores arios de la antigua India, son cognados de palabras de las lenguas occidentales modernas (por ejemplo: "hrd" y "heart", "jnana" y "gnosis", "manas" y "mente"). (Cabe mencionar que este árbol omite las lenguas afroasiáticas, altaicas, dravídicas, austroasiáticas y otras más).

Aquí hay una versión más completa (del bosque de lenguas):

Te podría interesar:

Este es el último sobreviviente de una tribu indígena del Amazonas (VIDEO)

Sociedad

Por: pijamasurf - 08/20/2018

Este video da testimonio de un hombre que podría ser el último sobreviviente de una tribu autóctona del Amazonas, la cual ha sido perseguida durante los últimos 40 años

La principal cualidad evolutiva del ser humano es la vida en sociedad. Nuestros ancestros sobrevivieron inicialmente y después evolucionaron gracias, en buena medida, a su capacidad para conformar grupos sociales y, más importante aún, para lograr cierto grado de acuerdo entre la existencia individual y el propósito grupal. Sin duda, no deja de ser sorprendente que un elemento tan sencillo haya dado pie a todo lo que vemos ahora: grandes ciudades, industria, civilización, etcétera.

Con todo, no menos cierto es que este rasgo fundamental del ser humano también ha tenido consecuencias funestas en muchos ámbitos. Uno de ellos es cierta tendencia a la “normalización” o el franco dominio a la que se encamina la vida en sociedad, acaso por inercia propia. Después de todo, es posible que para facilitar la coexistencia con otros sea necesario asentar los pies en una misma base, tener ideas y opiniones casi idénticas, hacer las cosas con el mismo método, etc. Como una consecuencia más o menos obvia, lo diferente, lo distinto, lo otro, casi siempre padece: es reducido y desdeñado sutil o abiertamente e, incluso, llega a ser totalmente suprimido.

Si hablamos de este fenómeno es porque hace unos días se dio a conocer un video donde se observa al último sobreviviente de una tribu indígena asentada en la selva del Amazonas. Todavía hasta hace unos años esta agrupación contaba con varios integrantes, lo cual sin duda era ya un hecho sorprendente, pues la mayoría de nosotros supone que las tribus, los nativos y otras culturas afines pertenecían más bien a la época de las grandes exploraciones, misma que culminó con los procesos colonialistas de los siglos XVIII y XIX. Sin embargo, protegida por la vastedad de la selva amazónica, esta tribu había llegado hasta el siglo XXI… aunque aparentemente, ya no por mucho tiempo. 

De acuerdo con investigadores que han seguido el desarrollo de la tribu, el hombre en el video debe de ser el último integrante de ésta, la cual ha sido diezmada, perseguida y al parecer finalmente exterminada por poderosos agricultores y taladores que tienen interés en esa región del Amazonas ubicada en el estado brasileño de Rondonia, en las inmediaciones de la frontera con Bolivia.

El hombre parece rondar los 50 años de edad y según se observa por las acciones realizadas, se conserva en buena forma. Se cree que se alimenta de cultivos que él mismo cuida, así como de animales que caza. Por otro lado, es posible que haya vivido solo y aislado los últimos 22 años, cuidándose de tener algún contacto con otros seres humanos o grupos sociales.

¿En el mundo en que vivimos se aceptan cada vez menos otras formas de vida? Cuando muera este hombre, con él morirá también una manera particular de entender y habitar la realidad sobre la cual, quizá, no quedará ya ningún testimonio.

 

También en Pijama Surf: Tribu del Amazonas no tiene concepto de tiempo