*

X

Sobre rescatar a tu padre del vientre de una ballena (o la importancia del arquetipo del padre)

AlterCultura

Por: pijamasurf - 06/04/2018

Esto le puede dar un verdadero fondo significativo al Día del Padre

Algunas interpretaciones de la psicología profunda han puesto al hijo en enfrentamiento con el padre. Tomando de mitos como el de Edipo o los mitos recogidos en La rama dorada de Frazer, el padre es visto como el adversario del hijo que quiere desarrollarse y zanjar su propio camino, convertirse en rey de su propio reino. Sin embargo, igualmente profundo en la psique y seguramente más entrañable y valioso es el arquetipo del viejo sabio, de la figura paternal que ayuda a crecer al hijo y le abre las puertas del mundo. El padre como una figura reverencial, símbolo de la tradición, o de aquello que da sentido y orden a la existencia.

El psicólogo Jordan Peterson, quien ha alcanzado inusitada popularidad en el último año, ha identificado este tema del arquetipo del buen padre y la tradición que representa como clave en el desarrollo de las nuevas generaciones. Este padre, a veces representado como el viejo rey, es sobre todo símbolo del Logos, en el sentido griego: razón, orden, inteligencia, mesura. Peterson, como antes hizo Jung, ha identificado una pérdida de identidad cultural en relación a una tradición filosófica, ética, artística y religiosa. La sociedad moderna parece vivir en el encandilamiento de lo nuevo, sin prestar atención a la estructura profunda que da soporte a nuestros valores y mantiene viva una tradición.

Para explicar esto, Peterson usa el ejemplo de Pinocho. Pinocho empieza como una marioneta que se enfrenta a numerosos vicios, como la deshonestidad. Peterson sugiere que el gran valor que ha transmitido la civilización occidental es que decir la verdad lleva al bien del individuo y la sociedad. El entendimiento y maduración de Pinocho llegan a su culmen cuando logra escapar de la Isla del Placer, que significa el hedonismo y la irresponsabilidad, para finalmente sacar a su padre, Geppetto, del vientre de una ballena. Aunque Pinocho muere al hacer esto, un hada lo restituye a la vida, esta vez como un niño auténtico, debido a su heroísmo. Este acto, dice Peterson, simboliza rescatar la cultura, la tradición de la que es parte, la cual está basada en esta moralidad que ha trascendido el paso del tiempo.

Peterson cree que entrar a la profundidad y al cuerpo de la ballena simboliza dos cosas sobre todo: conocer y familiarizarse con la tradición intelectual de la que somos parte. ¿Qué eran las cosas que daban sentido a la vida de nuestros padres? ¿Qué libros leyeron? ¿Cuáles eran las ideas que le daban solidez a su mundo? Esto no significa necesariamente adoptarlas, pero sí conocerlas para poder ejercer un pensamiento crítico. Aquel que no conoce la historia, y especialmente su propia historia -que fluye por la sangre-, está condenado a repetirla. La segunda parte de este descenso simbólico al inframundo y enfrentamiento con el monstruo de las profundidades tiene que ver con afrontar el miedo, lo cual posibilita el acto heroico (la maduración del egoísmo hacia la responsabilidad y el amor a los otros). Esto lo podemos dividir en dos aspectos. Por una parte es perder el miedo que se le tiene a veces al padre para que predomine, en la maduración del individuo, el amor. Y por otra parte significa continuar con la tradición que dejó el padre, es decir, resolver aquellos problemas atávicos que penden sobre una familia y una sociedad y reconocer que en el pasado, en la herencia cultural, hay cosas vitales que deben rescatarse. Este respeto, a la vez, significa la aceptación y la humildad de que no estamos solos y no nos podemos valer absolutamente por nosotros mismos, sino que dependemos de lazos familiares y culturales que nos dan sostén. 

Esto mismo lo podemos aplicar a nuestra relación paternal. Valorar a nuestro padre como representante de una tradición, de un pasado que necesitamos conocer y honrar para ser nosotros mismos. Peterson, un poco como Confucio, dice que faltarle el respeto al padre es faltarle el respeto al espíritu paternal, es decir, a toda la tradición de conocimiento, a todo el orden sociocultural del cual somos hijos.

 

Foto: Spencer M. de Gauthier

Te podría interesar:

Clotaire Rapaille, el malévolo gurú del neuromarketing, sobre por qué el reptiliano siempre gana

AlterCultura

Por: pijamasurf - 06/04/2018

El genial y moralmente cuestionable gurú del marketing reptiliano

Clotaire Rapaille es uno de los principales gurús del marketing en el mundo, tomando ideas de la psicología del inconsciente y del cerebro reptiliano para manipular a los consumidores. Este multimillonario mercadólogo francés trabaja para muchas de las compañías de las 100 empresas principales del mundo, algo que suena un poco aterrador.

Rapaille basa su sistema en la teoría de Paul D. MacLean, quien divide el cerebro en tres partes, el córtex, el cerebro límbico y el reptiliano, siendo este último el más primitivo y el cual alberga nuestros instintos, específicamente orientados a reproducirnos y sobrevivir. Este cerebro sólo es accesible vía el subconsciente -aquí es donde entra la expertise subliminal de Rapaille, la cual apela a vincular instintos primitivos con productos de consumo-. 

En una reciente entrevista, Rapaille dijo que entre los tres cerebros "mi teoría es que el reptiliano siempre gana. No importa lo que hagas, ¡si tocas el reptiliano, boom!". El cerebro reptiliano es el más viejo y en cierta forma el más dominante, pero es necesario penetrar o eliminar las capas del cerebro racional y el emocional para llegar al puramente instintivo. Un ejemplo de esto es, como puede esperarse, el muy burdo caso de la forma en la que los hombres reaccionan a los cuerpos femeninos. Rapaille cita un estudio global que se realizó con hombres de diferentes culturas, conectados a electrodos, a los que se les mostró la imagen de diferentes mujeres. Cuando las mujeres no tenían curvas, no había casi reacciones en los electrodos; cuando sí tenían, acercándose a la proporción de 0.7 entre las caderas y la cintura, los electrodos mostraban gran actividad todas las veces. Esto tiene que ver con que los hombres están programados para intentar reproducirse con mujeres que tengan buenos genes, y este índice indica fertilidad. 

Con este razonamiento Rapaille ha logrado, por ejemplo, incrementar las ventas de papel de baño para Procter & Gamble asociando el papel de baño con la idea, el código cultural, de "independencia". Esto debido a que los estadounidenses vinculan inconscientemente el papel de baño con la independencia, con el momento en la infancia en el que aprendieron a ir al baño solos y se ganaron así, por primera vez, cierta privacidad. 

Como ese ejemplo hay muchos. Rapaille es brillante pero, sin duda, este tipo de ideas son peligrosas cuando están en malas manos y muestran ese enorme problema moral del mundo actual, donde la inteligencia es puesta al servicio de las ganancias económicas sin ningún recato o vergüenza.