*

X

Estas son las únicas 2 composiciones que provocan el ‘efecto Mozart’

Arte

Por: pijamasurf - 06/04/2018

¿Qué efecto provoca la música de Wolfgang Amadeus Mozart en el cerebro humano? Experiméntalo por ti mismo con estas 2 piezas

La genialidad ha resultado atractiva casi desde siempre y, en este sentido, sin duda uno de los genios que más han llamado la atención en la historia es Wolfgang Amadeus Mozart, el prodigio que ya desde la infancia destacó en la composición musical y que continuó así hasta desarrollar una trayectoria admirable y rica. 

Óperas, sonatas, sinfonías, conciertos para instrumentos solos, piezas para conjuntos de cuerdas y de alientos, divertimentos, misas… Mozart incursionó en prácticamente todas las formas de composición de su época y, en todos los casos, con resultados brillantes.

De la fascinación que ejerce su figura surgió hace unos años el llamado “efecto Mozart”, un fenómeno estudiado sobre todo en la década de 1990, que propone que la música del genio de Salzburgo es capaz de provocar reacciones a nivel cerebral que impactan positivamente en ciertas capacidades cognitivas. 

Popularmente, estas investigaciones se redujeron a la idea de que escuchar a Mozart hace más inteligentes a las personas, e incluso, no sin cierto ánimo publicitario, se hizo creer que dichos beneficios se extendían, por ejemplo, a un bebé cuya madre animaba su embarazo con dichas composiciones.

Dentro de esta simplificación del “efecto Mozart” se creyó también que todas las piezas del compositor eran capaces de generarlo, una suposición que, pensada con detenimiento, es más bien desmesurada. Más allá de cierto “estilo” (que puede dar cierta idea de cohesión en la obra completa de Mozart), es un tanto ingenuo pensar que especialmente él, que comenzó a componer a una edad tan temprana, escribió de la misma manera en la infancia que en la juventud o en la madurez de su carrera. Por otro lado, bastaría con tener en cuenta el número de composiciones registradas en su catálogo histórico, 626, para al menos imaginar que entre la primera y la última hay suficiente variedad musical, emocional y creativa para suponer que hay más de un “efecto Mozart”.

En ese mismo sentido, las investigaciones científicas que experimentaron con la música del compositor tomaron en su momento únicamente dos piezas: la Sonata para dos pianos en re mayor, K. 448 y el Concierto para piano n.º 23 en la mayor, K. 488. La primera puede mejorar el razonamiento espacial, según se observó en la investigación de Rauscher, Shaw y Ky de 1993.

El Concierto para piano, por otro lado, parece ser capaz de reducir significativamente los procesos cognitivos asociados con la epilepsia en el cerebro humano y, por ello mismo, llevar a las personas con este padecimiento a un estado de mayor bienestar y tranquilidad, de acuerdo con el experimento realizado por John Jenkins en 2001.

Compartimos a continuación las composiciones, quizá más en el ánimo de celebrar la música de Mozart por sí misma que por algún posible efecto positivo en la salud o la inteligencia de quien la escucha. 

En cierta forma, es suficiente con que la música provoque un efecto y, en este caso, la de Mozart difícilmente nos dejará indiferentes. 

 

Sonata para dos pianos en re mayor, K. 448, Martha Argerich y Daniel Barenboim

(Grabación de un concierto ofrecido en la Filarmónica de Berlín, el 19 de abril del 2014)

 

Concierto para piano n.º 23 en la mayor, K. 488, Maurizio Pollini (piano) y la Orquesta Filarmónica de Viena dirigida por Karl Böhm

 

También en Pijama Surf: Has escuchado la “Marcha turca” de Mozart cientos de veces, pero nunca como en esta interpretación (VIDEO)

Te podría interesar:

En medio de escándalos sexuales, la Academia Sueca cancela el Premio Nobel de Literatura 2018

Arte

Por: pijamasurf - 06/04/2018

No habrá Premio Nobel de Literatura este año, por tumulto en la Academia Sueca

Por primera vez en casi 70 años, este año no tendremos Premio Nobel de Literatura, según ha anunciado la Academia Sueca.

La razón de este hiato tiene que ver con el estado de agitación interna en que se encuentra el organismo, fundado en 1786 por el Rey Gustavo III y el cual designa cada año parte de la fortuna donada por el empresario de la dinamita Alfred Nobel. La Academia Sueca emitió un comunicado en el que señalan que anunciarán dos premios en el 2019 y explican que por respeto a los laureados y al público en general, buscarán primero resolver sus conflictos internos.

El problema principal parece haberse originado en las acusaciones en contra del fotógrafo Jean Claude Arnault, fotógrafo y una de las luminarias culturales del país, quien es acusado de acoso sexual y abuso físico por 18 mujeres. Además se le acusa de haber filtrado con anticipación a la prensa quiénes eran los ganadores a lo largo de varios años. Arnault es esposo de Katarina Frostenson, miembro de la Academia y autora. La pareja Arnault y Frostenson es considerada la principal fuerza cultural en la sociedad sueca, pues regentean el club Forum, en el cual se realizaban presentaciones de grandes personalidades, incluyendo múltiples premios Nobel.

El escándalo se incrementó cuando tres miembros de los 18 que componen la Academia renunciaron luego de que en una votación se decidiera que no se expulsaría a Frostenson. Después renunció la secretaria permanente, Sara Danius, quien al parecer protestaba que no se debía culpar a una mujer por la mala conducta de un hombre. Finalmente, Frostenson renunció. Los miembros de la Academia son vitalicios, pero con esta seguidilla de renuncias sólo quedaron 10, y se necesitan 12 para elegir a un autor. Ante esta situación, se entiende por qué la Academia Sueca no está bien dispuesta para encarar un proceso de selección.

Anteriormente ha habido años en los que la Academia ha decidido no entregar el premio, como en 1949 y antes en 1936, 1927 y otros años atrás. El problema de la Academia Sueca no afectará los otros premios que se entregan.