*

X
Esto redobla la esperanza de encontrar vida en Marte

La Nasa ha anunciado un histórico descubrimiento: su explorador Curiosity encontró material orgánico en el cráter Gale de Marte. El descubrimiento abre las puertas a la posibilidad de que exista vida en el planeta rojo o que haya existido en el pasado, si bien también existe la posibilidad de que el material orgánico haya llegado del espacio.

Además de este descubrimiento, se ha encontrado también metano en la superficie de Marte, un gas que en la tierra suele producirse de fuentes biológicas. 

Existen tres orígenes posibles en el caso del material orgánico: se puede tratar de remanentes de organismos vivos; reacciones químicas geológicas o material que llegó en un cometa o algo parecido. 

El vehículo de la Nasa encontró el material orgánico en una cama lacustre en el cráter Gale. Se cree que el agua en Marte antiguamente estuvo llena de moléculas orgánicas que pudieron estar vivas o al menos servir potencialmente como alimento para la vida, ya que las bacterias suelen alimentarse de éstas. Ahora los científicos seguirán investigando con redoblados bríos. Si logran encontrar ácidos grasos, esto será una posible prueba de vida.

Te podría interesar:

Estas son las 2 cosas más importantes para reducir tu impacto en el medioambiente, según amplio estudio

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 06/08/2018

El estudio más grande hasta la fecha ha determinado las acciones más benéficas que pueden realizar los individuos para ayudar al planeta

El problema climático y ecológico que enfrenta el planeta es una cuestión en la cual el ser humano tiene cierta responsabilidad -o al menos, esta es la forma ética de pensar dicho asunto-. Muchas personas buscan formas de dejar de contribuir a problemas como el cambio climático o la contaminación del entorno, sin que realmente sepan cómo hacerlo de manera informada.

El más grande estudio hasta la fecha arroja un poco de luz en este sentido. El estudio se basó en la investigación de 40 mil campos de producción agrícola en 119 países y determinó que, a grandes rasgos, lo mejor que se puede hacer es dejar de consumir productos lácteos y dejar de comer carne. El estudio, publicado en la revista Science, sostiene que al evitar el consumo de productos de origen animal se podría reducir un 75% de los campos agrícolas y de todas maneras seguir alimentando al planeta. Los campos utilizados para el ganado son responsables de gran devastación y de la extinción de numerosas especies.

Los lácteos y la carne ocupan el 83% de las granjas de producción de alimento y son responsables del 60% del total de las emisiones de gases invernadero que produce la agricultura en el mundo. Y sin embargo, sólo proveen el 18% de las calorías y el 37% de la proteína en el mundo. En general, cualquier producción de lácteos o carne genera más impacto ambiental que el cereal o los vegetales.

Así que los veganos realmente estaban en lo correcto. Esa dieta es mucho más positiva para el planeta que, por ejemplo, comprar un auto eléctrico. No obstante, exige un sacrificio que muy pocas personas están dispuestas a hacer. 

 

Aquí puedes consultar las gráficas del estudio que muestran el impacto ambiental de los diferentes alimentos