*

X

5 cosas que debes considerar cuando lees noticias en Internet para evitar ser engañado

AlterCultura

Por: Pijama Surf - 05/14/2018

Internet se ha convertido en un terreno salvaje de manipulación de información con fines políticos y económicos. Para evitar ser víctima de las fake news, practica estos 5 puntos

Actualmente, es evidente que la era de la Información embanderada por el Internet es también la era de la desinformación y de la malinformación. Los casos del Brexit y la elección de Donald Trump en Estados Unidos, en los que las fake news y las "cámaras de ecos" jugaron un papel importante, han alertado a la opinión pública sobre la problemática de vivir conectados permanentemente y consumir información en las redes sociales. Cálculos recientes sugieren que en la elección de Estados Unidos, diversos sitios de fake news recibieron más de 150 millones de visitas y las notas más vistas en la contienda electoral fueron de hecho falsas, habiéndose viralizado en redes sociales, aprovechándose de cierta ingenuidad en los usuarios.

Teniendo en cuenta que los políticos en su ambición electoral, y las corporaciones en su ambición de seguir creciendo, buscan explotar todo tipo de debilidades o puntos grises en la legislación y en la conciencia de los individuos, hemos reunido cinco puntos que pueden servir como un pequeño protocolo en la búsqueda del equilibrio y la veracidad informativa -si bien, conocer la verdad a través de la información es utópico y contradictorio, puesto que la información en sí misma se genera con sesgos ineludibles y es siempre relativa a un contexto de aprehensión-. Dicho eso, en la era de la posverdad, la búsqueda de la verdad -aunque sea simplemente un acercamiento hacia ella- es más importante que nunca puesto que es un acto de contrapeso moral, un compromiso con una realidad que está siendo subvertida y desintegrada.

 

1. Pregúntate quién redacta la información

Es importante saber quién está escribiendo la información que leemos, ya que esta persona podría tener un conflicto de intereses. Pero más aún que conocer al autor, es importante conocer el medio en el que se publica la información. Esto requiere ciertamente de un esfuerzo, pero el lado positivo es que obliga al consumidor a dejar de ser pasivo. La realidad es que todos los medios de comunicación tienen agendas y cuidan intereses. Algunos lo hacen de manera frontal y otros de manera velada. Es útil saber quiénes son los dueños de los medios y cuáles son sus tendencias políticas. Ciertamente uno debe reconocer, por ejemplo, que el periodismo del New York Times suele ser de más calidad que el de Fox News y en gran medida menos tendencioso, pero es importante saber que el New York Times tiene una tendencia liberal y seguramente no sólo será favorable a los políticos liberales sino que, sobre todo, informará sobre cosas que se ajusten a su ideología liberal -simplemente porque esto es lo que le interesa- y por lo tanto configura una realidad parcial, basada en su propia ideología. Notar por ejemplo que Carlos Slim tiene un porcentaje de las acciones puede ser útil cuando uno lee una nota sobre México, sin que esto signifique que todas las notas sobre México reflejen los intereses de Slim. O saber que Jeff Bezos, el creador de Amazon, adquirió recientemente el Washington Post sería útil cuando veamos en un futuro cómo se reporta el tema de la regulación de los gigantes de Internet. En general, la pregunta sobre la fuente y la posible agenda de la misma es la base de un lector crítico de noticias. La realidad es que los medios son negocios y en algunos casos, son creados taimadamente por ciertas personas para influir en la opinión pública y avanzar sus agendas; aunque existan códigos de ética, generalmente lo que rige la información son los intereses económicos o políticos.

 

2. Pregúntate sobre el contexto

La información no nace en un vacío, está relacionada al momento histórico. A veces una nota o un tema que aparentemente no tiene ninguna relación con algún suceso importante están siendo generados o se les está dando importancia para distraer de otro suceso. Durante crisis, elecciones, guerras y demás, los medios suelen tomar partido, o en ocasiones, ya que existen enormes intereses por los resultados, pueden recibir grandes cantidades de dinero para hacer avanzar alguna agenda. Esto llega al punto de que muchos medios surgen expresamente por la oportunidad que brinda una coyuntura o como brazos mediáticos de una campaña, un organismo o algún proyecto ideológico. Lamentablemente muchos medios llegan a vivir, más que de la publicidad, del dinero que les dan los gobiernos o ciertos políticos para generar contenido o cubrir ciertos eventos bajo una luz favorable. 

 

3. Sal de la "cámara de ecos"

Las redes sociales han creado una burbuja de filtro y una "cámara de ecos" en las que los usuarios, bajo el axioma de recibir más información como la que les gusta -o la que le han dicho a las redes sociales que les gusta-, ya no se ven expuestos a información divergente y sólo reciben más de lo mismo, ecos de su propio pensamiento. El caso emblemático fueron los seguidores de Hilary Clinton en la elección pasada en Estados Unidos, quienes jamás se imaginaron que Trump podía ganar porque en sus timelines en las redes sociales no aparecían publicaciones apoyando a Trump o mostrando esta posibilidad. Es importante exponerse a lo otro para formarse un panorama más amplio e, incluso, cuestionar las propias creencias y preferencias. Para hacer esto es recomendable seguir a sitios que tienen una ideología diferente -si uno es liberal o se inclina a la izquierda, ver lo que están reportando los sitios conservadores o de derecha, por ejemplo-. Y también es útil salir de las redes sociales y no recibir toda la información en base a los algoritmos de Facebook o Twitter, los cuales no son enteramente neutrales.

 

4. Compara la información

Relacionado al punto anterior, el ciudadano que busque tener una impresión más completa de la realidad se beneficiará de cotejar la misma información en distintos medios. Resulta provechoso tener ciertos conocimientos sobre las tendencias de los medios para cotejar información en medios que se oponen en el espectro ideológico. Esto es especialmente útil con las fake news. Cuando uno tiene cierto conocimiento de los diferentes medios, resulta bastante fácil saber si una nota es fake news y se puede evitar darle clic a un bulo o a información seriamente tendenciosa. Pero si uno no conoce el medio en el que la nota está publicada, resulta fácil corroborar haciendo una búsqueda en Google y ver qué medios han publicado dicha información.

 

 5. Practica un sano escepticismo, sin llegar a la conspiranoia

Dudar de la información que se presenta es bastante sano, especialmente en un ambiente digital en el que, como mostramos aquí, parece que estamos viviendo en una novela de Philip K. Dick, dentro de un ecosistema donde bots, trolls pagados, algoritmos y programas de inteligencia artificial están siendo utilizados para manufacturar la opinión y crear realidades falsas partisanas. Parece apropiado para nuestros tiempos sospechar de la realidad de las cosas. En términos prácticos, es sentido común dudar de los títulos demasiado escandalosos o llamativos y de las notas que contienen imágenes manipuladas digitalmente. Hay que estar atentos de los sitios que intentan copiar sitios oficiales, por ejemplo, un sitio local de CNN o de una televisora -esto se puede hacer poniendo atención a la URL o al propio diseño del sitio, el cual generalmente revela que fue hecho sólo como una fachada-. Evidentemente, es difícil ser escéptico de las cosas que parecen confirmar nuestras creencias. Si odiamos a Trump y se publica una nota falsa sobre él, es más fácil que no la cuestionemos, pues confirma nuestra opinión. Es por ello que lo esencial es tener una capacidad autocrítica y honestidad intelectual, algo que lamentablemente no muchas personas tienen y cuya carencia es lo que permite el clima enrarecido de las fake news. La sombra y el peligro de esta actitud de escepticismo ante la información es la conspiranoia, la sensación paranoide de que todo es una conspiración, de que toda la información está siendo manipulada y obedece a las siniestras intenciones de poderosas organizaciones. La realidad es más caótica que monolítica y es necesario tener cierta moderación, incluso en el escepticismo.

Te podría interesar:
El texto que introdujo el taoísmo y el llamado "yoga chino" a la conciencia popular occidental es desenmarañado en este ensayo

El secreto de la flor de oro es probablemente el texto de meditación y alquimia interna taoísta más conocido en Occidente. Esto se debe a la traducción que hizo en 1923 Richard Wilhelm, la cual se publicó con una introducción de Carl G. Jung. El texto fue un parteaguas en el conocimiento de las prácticas esotéricas de la religión taoísta y fue traducido a múltiples lenguas modernas como el texto de cabecera del "yoga chino". Sin embargo, según el traductor Thomas Cleary, la traducción de Wilhelm tiene algunas "contaminaciones" que han llevado a una serie de confusiones, esto en parte a que habría trabajado con un texto truncado y a errores o proyecciones del propio Wilhelm (según Cleary). Este artículo está basado en una comparación de ambas traducciones.

Nuestro texto parece haberse impreso por primera vez en el siglo XVIII; no obstante, existen indicios de que fue transmitido oralmente por múltiples generaciones e incluso, según algunos académicos, entre diversas escuelas que han ido apropiándose del mismo y haciendo enmiendas basadas en la llamada "escritura espiritual". Generalmente, se le atribuye al inmortal Lu Yan. Cleary lo ubica dentro de la escuela taoísta Quanzhen, pero lee en el texto una importante influencia del budismo chan (que en Japón sería el zen).

El nombre del texto en chino es Taiyi jinhua zongzhi, lo cual puede traducirse como "Instrucciones para desarrollar la flor de oro". La flor de oro es una metáfora alquímica para la luz. El texto señala que esta flor dorada (la luz) es "la auténtica energía unitaria de los inmortales celestiales" y también, que "la flor de oro es lo mismo que la píldora dorada". En la filosofía taoísta existe una energía original que es puramente espiritual, la cual es la base o fuente de la energía corporal terrenal. La primera es immortal y está identificada con el espíritu; la segunda es mortal y está identificada con la conciencia. El practicante debe revertir la energía consciente y su propia esencia vital hacia la energía-raíz celestial y espiritual. Para ello se utilizan meditaciones y ejercicios de alquimia energética interna; lograrlo significa alcanzar la inmortalidad, literalmente espiritualizar el cuerpo, haciendo nacer un embrión dorado, el cual es la concentración o coagulación de la luz -la flor dorada- que en su aspecto más grosso es la conciencia dualista y en su aspecto más sutil es el espíritu. 

En la versión de Cleary, la práctica que enseña nuestro texto tiene como fundamento la cognición de la esencia y la restitución del sendero o tao. La esencia o la energía vital es identificada con el tao. En términos budistas, dice Cleary, esto es equivalente a hacerse consciente de la mente original, del rostro verdadero que existe antes del tiempo. En otras palabras, ir de la mente condicionada mundana hacia la mente celestial o búdica. Para ello, el texto dispone la práctica que llama "la recolección de la luz" (Wilhelm traduce "la circulación de la luz"). Este método busca revertir la creación misma y regresar al origen, que es la plenitud de la vacuidad. 

La práctica entera de recolectar la luz se sirve del método de la reversión. La belleza de los más altos cielos y las maravillas de los reinos sublimes yacen dentro del corazón: aquí es donde el espíritu abierto y perfecto se concentra.

Nuestro texto dice que este espíritu en el corazón es el "centro abierto" del confucionismo, el "pedestal de la conciencia" de los budistas, "la tierra antigua", "la corte amarilla" y el "pasaje misterioso" de los taoístas. Agregaríamos que es la cueva del Purusha o del Atman de los hindúes, descrita como más grande que el cielo y tan pequeña como una semilla de mostaza. La inclusión es significativa ya que, como el mismo Cleary nota, las prácticas de alquimia energética taoísta están influenciadas por la alquimia y el yoga de la India (otros académicos, a su vez, consideran que el yoga tántrico fue influenciado por la alquimia interna china). Wilhelm sitúa al texto como parte de una "religión de la luz", y ciertamente existe en todas estas tradiciones un énfasis en la luz. Pero, ¿qué es esta luz? De manera misteriosa, esta luz es la misma energía vital creativa y a la vez el principio espiritual que hace posible la cognición. Nuestro texto señala que aunque la luz se cristaliza como un cuerpo espiritual, esta luz en sí misma no es material.

La gran divergencia entre las traducciones de Cleary y Wilhelm estriba en la lectura dentro de los trabajos energéticos taoístas que hace el traductor alemán del texto. Wilhelm sostiene que la meditación es acompañada por los ejercicios de rueda hidráulica (ho-ch'e) con los que se conduce la energía por ciertas partes del cuerpo; esto es la "circulación de la luz" o energía. Y enfatiza que durante la meditación, la atención debe llevarse a la zona entre los dos ojos (entre "el Sol y la Luna"). Cleary entiende la práctica como fundamentalmente tomada del budismo chan; sin embargo, admite que en ciertos pasajes es posible leer aspectos de movimiento energéticos taoístas. Hay cierta arrogancia en Cleary, ya que constantemente critica a Wilhelm y a Jung y por otro lado admite que existe cierta ambigüedad en el texto. Wilhelm, por otro lado, mantiene que su interpretación del texto está basada en la dilucidación oral de un maestro taoísta durante su larga estancia en China. Dicho eso, es bastante obvio que Wilhelm carece de los conocimientos que tiene Cleary, por ejemplo, sobre la tradición budista.  

El principio de la práctica consiste en el aquietamiento de la mente, utilizando la respiración. "Cuando la respiración es sutil, la mente es sutil... la estabilización de la mente debe ser precedida por el desarrollo de la energía... por lo cual, enfocarse en la energía es el punto inicial" (Wilhelm traduce energía como aliento-energía). El texto enseña que la respiración debe ser rítmica y ligera, y mientras sea audible no se puede realmente comenzar. Las enseñanzas taoístas dicen que cuando la quietud ha llegado a su máximo, este es el inicio del movimiento. El movimiento verdadero, que es el mismo principio creativo del tao. En otras palabras, sólo cuando se alcanza una gran quietud puede circular la luz o puede concentrase en el centro, en el punto dinámico.

El texto recomienda primero llevar una vida virtuosa en la sociedad, ya que sólo después de esto se podrá "cultivar el verdadero entendimiento de la esencia". Todas las grandes tradiciones inician con la moralidad. En términos de la práctica, se recomienda meditar en la mañana. Sentarse con la espalda recta -la imagen guía es el hexagrama de la montaña- y con los ojos entreabiertos dirigir la mirada a la punta de la nariz (conocida técnica zen). Esto se hace para no distraerse con el mundo externo de objetos y, a la vez, no sumirse en el sopor o en la fantasía de las imágenes internas. En la versión de Wilhelm se habla de llevar la atención al entrecejo. Cleary no es muy claro en este sentido. Toma en principio la explicación propia del chan y nos dice que se debe "dirigir la atención a la fuente de la conciencia", para "contrrarestar la tendencia a quedarse observando objetos o modificaciones de la conciencia". Esto es una forma de meditación vipashyana y, de hecho, más adelante el texto enseña lo que podemos llamar una interrogación de la naturaleza de la mente que tiene como fin establecer el conocimiento de la vacuidad. "Interroga una y otra vez [el origen de tus pensamientos] y cuando te des cuenta de que no puede asirse, entonces verás de dónde emerge el pensamiento. Cuando lo logras ya no tienes que seguir buscando ese punto. Habiendo buscado la mente y entendido que no puede asirse". Esta es, obviamente, una práctica budista, que en algunos aspectos recuerda prácticas como la meditación mahamudra en tanto a que busca establecerse en el estado natural de la mente y ése estado, por sí mismo, produce la liberación o la cristalización de un cuerpo inmortal.

En resumen, podemos decir que para Wilhelm la meditación consiste en aquietar la mente observando la respiración y armonizándola con el corazón. Enfocarse en el centro (ese centro, para Wilhelm, es el entrecejo) y seguir el surgir de los pensamientos hacia su origen -un aspecto de meditación analítica- hasta descubrir que la mente no tiene realmente un punto de origen. Una vez que se consigue el entendimiento y la quietud, la concentración en el centro hace que circule la luz y se produce el embrión de la flor dorada, que también es descrito como una perla. Cleary sostiene que el "centro" al que se refiere el texto no es un punto específico en el cuerpo, sino el paradójico surtidor de la conciencia -de la conciencia que en realidad no tiene un punto de origen que pueda ubicarse, es inasible y sin embargo es "el mecanismo de de la Creación" y, según el maestro Liu, "el centro es la gran raíz del mundo. Todos los sabios, los inmortales y los budas de todos los tiempos, nacen de este centro. Es tan vasto que no hay nada fuera de él y, no obstante, tan diminuto que se retrae y oculta en lo secreto"-. Sin embargo, en otra parte traduce: "Lleva la atención interna a la cámara de agua. Cuando la luz llega, la verdadera energía positiva surge en respuesta". Y admite que "la cámara de agua" puede leerse como la zona abdominal (el conocido "campo del elixir") o como "el auténtico conocimiento que se oculta en el condicionamiento temporal". Es altamente probable que la intención del texto sí sea la de incluir una práctica energética del cuerpo sutil. Y aquí tenemos una buena forma de hacerlo -ya que Cleary advierte que llevar la atención al entecejo es considerado como una práctica peligrosa-. Para echar a andar el dinamismo energético, el texto nos habla de concentrar la atención en una zona del cuerpo, y en la quietud y la concentración, podremos ver el movimiento circulatorio de la luz.

Como ocurre en otros textos, el número canónico para realizar la práctica son 100 días:

Sólo después de 100 días de trabajo concentrado la luz se vuelve real; sólo entonces es el fuego del espíritu. Después de 100 días, la luz es espontánea: un punto verdadero de energía positiva (yang) de pronto produce una perla, justo como el embrión se forma de la relación sexual de un hombre y una mujer. Entonces debes atenderla con cuidado y calma. La recolección de la luz es el proceso del encendido.

Vemos aquí cómo la quietud lleva al dinamismo espontáneo de la no-acción que es, por antonomasia, la calma energética, la acción sin esfuerzo que caracteriza al tao. Este proceso de dar a luz a la perla es también descrito en el texto como alimentar el fuego con el agua, o tomar una línea de yang verdadero del hexagrama Kan (agua, lo abismal) y transmutar la línea de yin del centro del hexagrama Li (el fuego, lo adherente) para convertirse en puro yang, en lo creativo, en lo celestial. Esto significa el hierosgamos interno en el practicante y representa el proceso de transmutar la esencia en espíritu. Se dice que de la unión del fuego y el agua (que Wilhelm compara con la unión de Logos y Eros) nace el hijo, el embrión dorado, la piedra filosofal. "La cópula del fuego y el agua representa la unión del verdadero conocimiento de la mente del tao y el conocimiento consciente de la mente humana", dice Cleary. La unión alquímica ocurre de manera espontánea cuando se alcanza la profunda y luminosa quietud de la meditación. En el agua calma sopla el viento y el fuego del espíritu se enciende.

 

Twitter del autor: @alepholo