*

X

Jefe de pueblo nativo americano señala la enfermedad del hombre blanco: 'Piensan con la cabeza y no con el corazón'

AlterCultura

Por: pijamasurf - 04/13/2018

Es una enfermedad no poder pensar con el corazón y sólo basarnos en las razones del cerebro, según el jefe Lago de Montaña y su interlocutor Carl Jung

El corazón tiene razones que la razón no entiende.

Pascal

En su autobiografía Recuerdos, sueños, pensamientos, el psicólogo Carl Jung narra un episodio indeleble que hoy es aún más relevante de lo que fue en su época, y un tanto inquietante. Jung viajó a África, a la India y a Nuevo Mexico para encontrarse con personas no europeas y aprender de ellas, particularmente de su relación con los sueños y los mitos. En su autobiografía relata un encuentro con el líder de un pueblo de los indios de Taos en Nuevo Mexico, llamado Ochwiä Biano (Lago de Montaña):

«Mira», decía Ochwiä Biano, «lo crueles que parecen los blancos. Sus labios son finos, su nariz puntiaguda, sus rostros los desfiguran y surcan las arrugas, sus ojos tienen duro mirar, siempre buscan algo. ¿Qué buscan? Los blan­cos quieren siempre algo, están inquietos y desasosegados. No sabemos lo que quieren. No les comprendemos. Cree­mos que están locos».

Le pregunté por qué creía que todos los blancos están locos.

Me respondió: «Dicen que piensan con la cabeza.» «¡Pues claro! ¿Con qué piensas tú?», le pregunté. «Nosotros pensamos aquí», dijo señalando su cora­zón. Quedé sumido en largas reflexiones. Por vez primera en mi vida me pareció que alguien me había trazado un retrato del auténtico hombre blanco. Era como si hasta entonces sólo hubiera recibido impresiones teñidas de sentimentalismo. Este indio había acertado en nuestro punto vulnerable y señalado algo para lo que estamos ciegos. Sen­tí nacer en mí como una niebla difusa, algo desconocido y, sin embargo, entrañablemente íntimo.

Después de esto, Jung cuenta una visión en la que irrumpieron "legiones" en la niebla de su mente. Vio "las facciones angulosas de Julio César, Escipión, Pompeyo"; grandes armadas conquistando a pueblos primitivos; San Agustín predicando "a punta de lanzas romanas"; Carlomagno, Cortés, Colón, etc.; el fuego, la espada, el aguardiente y la sífilis expandiéndose.  

Este encuentro en uno de los tejados del pueblo Taos, viendo el Sol, se grabó para siempre en la mente del psicólogo suizo, quien luego mantuvo una correspondencia con Lago de Montaña, la cual ha sido documentada. Jung notó que, en el caso de la civilización racional occidental, "el conocimiento no nos enriquece; nos remueve del mundo mítico en el que antes nos sentíamos en casa por derecho de nacimiento". Y agrega que aunque nos parecen supersticiosas las creencias de los pueblos primitivos, nuestra civilización también se basa en cosas que, si las analizamos bien, son igualmente irracionales, pero que no tienen el beneficio de brindarle sentido a nuestras vidas, puesto que nos separan de la participación mística con la naturaleza. A fin de cuentas, en el inconsciente el hombre occidental es tan arcaico como los nativos americanos o las tribus africanas. Pero el hombre occidental no le da importancia a ese sustrato psíquico. Y esta es su gran pérdida: no vivir intensamente, siguiendo a su propio corazón, dejando entrar las imágenes del inconsciente. ¿Quién puede hoy realmente ver con el corazón? Y más aún, ¿quién cree hoy  que sus sueños tienen significado y las cosas con las que se encuentra revelan un mensaje del alma?

 

Imagen de Edward S. Curtis, de un miembro de la comunidad de Taos

Te podría interesar:

Estas son las 5 cosas que debes hacer para tener sueños lúcidos, según la ciencia

AlterCultura

Por: pijamasurf - 04/13/2018

Este es el procedimiento más efectivo para tener sueños lúcidos, según científicos expertos en el campo

Desde las últimas décadas del siglo XX, los sueños lúcidos se convirtieron ya no sólo en el objeto de la fantasía y las leyendas sino de la investigación científica. Durante siglos, los sueños lúcidos habían sido explorados por el misticismo y la religión (véase el "yoga tibetano de los sueños"). Particularmente a través del pionero Stephen Laberge, en las últimas décadas la ciencia ha logrado no sólo establecer que existen y estudiar sus características, sino crear protocolos que permiten a cualquiera experimentar estos sueños que suelen ser un bálsamo para el espíritu. Laberge y Denholm Aspy han creado un procolo de cinco pasos llamado "Mnemonic Induction of Lucid Dreams", el cual ha sido estudiado extensamente y es considerado como la técnica más confiable para inducir estos sueños:

1. Pon tu alarma 5 horas después de que te vas a dormir.

2. Cuando la alarma suene, intenta acordarte del sueño que tuviste antes de despertarte. Si no lo logras, sólo recuerda un sueño reciente.

3. Quédate en una posición cómoda con las luces apagadas y repite en tu mente la frase: "La próxima vez que sueñe me acordaré que estoy soñando." Debes hacerlo con verdadera intención y concentración. 

4. Cada vez que repites la frase, imagina que estás en el sueño que recordaste en el paso 2 y visualízate recordando que estás soñando.

5. Repite los pasos 3 y 4 hasta que te quedes dormido o hasta que estés seguro de que haya cuajado tu intención de recordar que estás soñando. La idea es que esto sea lo último en tu mente antes de quedarte dormido.

Con este procedimiento, según Aspy, de 169 australianos que llevaron un diario de sueños, más de la mitad tuvieron un sueño lúcido en 1 semana de prueba. La clave consiste en hacer esto en el estado de vigilia adecuado. No hay que estar lo suficientemente soñoliento como para que la intención de recordar el sueño no cuaje; pero tampoco hay que despertarse demasiado y que te cueste trabajo volverte a quedar dormido, ya que se ha comprobado que esto disminuye la efectividad del ejercicio. Es importante hacer esto más o menos 5 horas después de dormirse, pues la mayoría de los sueños ocurren en las últimas 2 horas antes de despertar.