*

X

Esta es una de las ilusiones ópticas más bellas que encontrarás jamás

Arte

Por: pijamasurf - 04/10/2018

Una ilusión óptica sorprendente, pero también sumamente hermosa

El encanto de las ilusiones ópticas suele ser la doble sorpresa que nos depara el efecto y la explicación del efecto. Por un lado, nos sorprende que nuestros sentidos y nuestra percepción, en los que confiamos plenamente por principio de supervivencia, puedan ser engañados; por otro, cuando conocemos el fundamento de la ilusión, nos sorprende que puedan ser engañados tan fácilmente. 

Con todo, quizá encontramos algún tipo de placer secreto y hasta un poco irracional en saber que después de todo la realidad no es únicamente la que nos entrega nuestra cognición, y que hay fenómenos que pueden trampearla y hacerla titubear.

Uno de estos es esta imagen que compartimos a continuación, sobre la cual, por lo pronto, sólo diremos qué hacer con ella: mírala fijamente durante unos 10 o 20 segundos, sin parpadear. Te aseguramos que ese poco tiempo vale la pena.

¿Qué te parece? Notable, ¿no es cierto?

La razón por la cual los colores se diluyen se conoce como “efecto Troxler”, y esta es una forma un tanto más común en la que se le encuentra:

La ilusión lleva dicho nombre por motivo de la primera persona que la identificó, el medico de origen suizo Ignaz Paul Vital Troxler, quien en 1804 se dio cuenta de que cuando la mirada se queda fija sobre un punto determinado del campo visual, el campo de la llamada “visión periférica” se reduce considerablemente después de muy poco tiempo, hasta casi desaparecer. 

Después de Troxler, otros estudios determinaron que este efecto se debe a una adaptación neural totalmente justificada en la relación entre la vista y el cerebro, pues concentrar nuestra atención sobre algo en específico implica necesariamente desestimar otros estímulos, aun los que pudieran ser percibidos por el mismo sentido.

En el caso de la imagen cabe hacer notar también la ejecución del efecto Troxler a partir tanto de la combinación de colores elegida como de la textura y la disposición de éstos, que en cierto modo hace pensar en el movimiento impresionista, que por causa de la ilusión se diluye sutilmente en la mezcla y la combinación, acaso como uno de esos amaneceres pintados por Monet que también parece listo para desaparecer de un momento a otro.

 

También en Pijama Surf: Nada es real (mejor usa bien tu ilusión)

Te podría interesar:

Carta de despedida de Psicanzuelo (una reflexión sobre el cine, el tarot, William Burroughs y mucho más)

Arte

Por: Psicanzuelo - 04/10/2018

Un análisis de las colaboraciones de Psicanzuelo en Pijama Surf

Por razones que nos rebasan a todos, mis colaboraciones con Pijama Surf llegan a un fin con la presente carta que intenta presentar un análisis de las colaboraciones que han aparecido en esta publicación desde hace 8 años más o menos. Revisando los artículos escritos, dos al mes, recuerdo que había colaborado antes pero en otra etapa, en esta última encuentro que lo más antiguo fue una serie de escritos sobre David Cronenberg, titulada “Interlocuciones individuales con Mantel Familiar”, que hacía un recuento de su historia fílmica, justificando su estilo y temas, el llamado bioterror, que proviene del cuerpo humano. Así que de entrada hubo un interés por abordar la ciencia ficción a través del cine, esto por la lógica de la editorial que se manejaba, donde se conjugaban temas bizarros actuales, sexualidad y sensualidad, drogas y ciencia, todo junto era una interesante ciencia ficción “garagera” como se autoproclamaban mis amigos que estaban siendo DJs de artículos existentes en otras publicaciones dotándolas de un nuevo sentido, además de contenido original. Menciono estas series de artículos, pero se iba escribiendo al igual sobre películas del momento que de alguna manera se ajustaran a la publicación.  

Seguimos con un artículo sobre la obra de Michael Crichton, entendiendo la versión dura y la suave de la ciencia ficción, y un escritor bestseller que al mismo tiempo que seguía dotando de contenido a blockbusters como Jurassic Park (Steven Spielberg, 1993) también fue un interesante director de cine, que exploró al ser humano enfrentándose a las nuevas tecnologías, profeta de oscuros mundo por venir a cargo de máquinas que controlarían la humanidad. El artículo se tituló “El metal come la carne”.

 

Seguí con un artículo de dos partes sobre la obra del escritor de ciencia ficción Philip K Dick, titulado “Todos quieren la sustancia D”, haciendo referencia a la droga del futuro citada en Scanner Darkly, que iniciaba con la cita “Yo soy un filosofo ficcionalizador, no escritor”. De la misma manera podría decir, sin cometer el pecado de compararme con Dick (ni Dios lo quiera), que yo soy un cineasta que usa la crítica de cine como un medio para reflexionar sobre el arte que ejerzo, para explorarlo de otra manera con la palabra, siendo Lacan una influencia en mi modo de vivir.

El seudónimo Psicanzuelo, que quiere decir “anzuelo psíquico” (haciendo alusión a todos los métodos inconscientes que usa el sistema económico global para controlar al individuo, ciudadano, como un cliente y como una masa económica en la que se basa su propia existencia), nace cuando viví en California estudiando una maestría y encontré la crítica de Manohla Dargis del New York Times defendiendo Southland Tales (Richard Kelly,  2006), cinta que admiré desde que la vi por primera vez. Resulta que la crítica, que no conocía hasta ese momento y cuya pluma me maravilló, estaba siendo cruelmente atacada en la zona de comentarios por muchos vasallos que la agandallaban sin piedad por defender la cinta; y así nació Psicanzuelo, como un Don Quijote escribiendo barbaridades, tratando de salvar a una doncella.

Asy el control , y sobre todo fiel reflejo a coo fue cambiando el internet sobre todo en base a la demanda de las redes sociales, í inicié un blog que duró hasta que colaboré con Pijama Surf regularmente, esfuerzo de dos amigos míos que conocí en mi época de raver tardío, ellos más jóvenes, por supuesto. La filosofía de Psicanzuelo es escribir positivamente, ese concepto es de André Bazin, padre de la nueva ola mientras escribía y era jefe editor del Cahiers du Cinéma, influenciando toda una forma de escritura. Ese fue el gran placer de escribir en Pijama Surf todo este tiempo; escribir de lo que me gusta con entera libertad, sobre las películas que voy encontrando día con día fuera de serie. Estos artículos tienen su lógica en cuanto a ciencia ficción se refiere, es el escribir a través de una maquina y salir por Internet para ser leído a través de pantallas digitales en múltiples plataformas.

 

K. Dick fue un visionario y un sobreviviente de las drogas. Timothy Leary, el gran gurú psicodélico del LSD, siempre habló de que en el futuro no se necesitarían drogas físicas sino que serían electrónicas, y así vemos ahora que esto no está lejos de la realidad: nos drogamos con nuestros celulares, ya no es necesaria la substancia. Todas las críticas y artículos que están disponibles en Pijama Surf por Psicanzuelo son acompañamientos estéticos de las cintas. Durante estos años ha sido interesante vivir cómo fue cambiando la editorial de Pijama Surf al mismo tiempo que cambiaban mis amigos editores, y también yo; un fiel reflejo de como fue cambiando el Internet, sobre todo en base a la demanda de las redes sociales, y el control paulatino que han ejercido las marcas en ellas y todo lo que se mueve o no se mueve en Internet, la relevancia de los likes y los shares. La realidad es que en estos años todas estas reflexiones de la ciencia ficción en el cine se fueron tornando reales, y pasamos a buscar lo arcaico en lo aparentemente nuevo como modo de defensa, encontrando los arquetipos en los nuevos medios y productos. Así fue como zarpé en una travesía que fue escribir sobre los arcanos mayores del tarot por medio del cine. Fueron 23 artículos, uno de cada arcano, uno al mes, titulados “Las 22 puertas del castillo-espejo”.

También se retomó la obra de William Burroughs, sacerdote de la ciencia ficción a nivel calles, que ahora es una guía para vivir estos tiempos; estamos enfrentando un momento tecnológico social que él exploraba en su obra desde hace muchos años.

 

Quiero agradecer a las personas que me leyeron, en algún momento u otro, gracias y a los editores también. Pijama Surf es un esfuerzo de dos individuos que encontraron el éxito por medio de la amistad y la diversión, creo que nunca imaginaron a dónde llegaría la actividad de bloggear dominguenado. Chequen el blog de Psicanzuelo, podría revivir un día no muy lejano.

 

Twitter del autor: @psicanzuelo