*

X

Dan a conocer por primera vez la única grabación de Prince de "Nothing Compares 2 U" y es genial (VIDEO)

Arte

Por: pijamasurf - 04/21/2018

El hombre morado tocado por el rayo divino interpreta esta rara joya: la versión original de "Nothing Compares 2 U"

Una de las grandes canciones del pop mundial de las últimas décadas, en la desconocida versión original del hombre morado tocado por el rayo de Dios.

Prince grabó este tema en 1984 pero en vez de utilizarlo él mismo se lo envió a Paul Peterson de la banda The Family, la cual lo incluyó en su álbum début, que fue lanzado en el sello del propio Prince. Sin mucha gloria, pasó desapercibida, hasta que años después la canción sería resucitada por Sinead O'Connor. Prince tocaba la canción a veces en conciertos, pero hasta la fecha no se había escuchado nunca públicamente su grabación. Warner Bros lanzó hace unos días este video de "Nothing Compares 2 U", escrita, interpretada, producida y arreglada por Prince en el Flying Cloud Drive Warehouse. Fina dinamita. Para corazones rotos y corazones extáticos. Nubes púrpuras y romance electrizante.

Curiosamente, a Prince no le gustó la versión de Sinead O'Connor y aunque le produjo muchas regalías, él, quien era un genuino artista, dijo (según cuentan) que no se trataba del dinero. En realidad, no le gustaba que hicieran covers de su música.

Te podría interesar:

¿Por qué odiaba Freud la música?

Arte

Por: pijamasurf - 04/21/2018

El padre del psicoanálisis tenía "melofobia", algo que parece revelar algunos rasgos neuróticos de su propia psique

Una de las grandes genialidades de Sigmund Freud fue explorar la cultura humana para encontrar allí paralelos de su propia teoría psicoanalítica: estudiar la mente human tanto clínicamente como en sus manifestaciones artísticas. Aunque Freud fue un gran lector de autores como Shakespeare y cultivo una apreciación de las artes plásticas, no así con la música. En su ensayo sobre el Moises de Miguel Ángel, el neurólogo y psicoanalista austriaco escribe:

Las obras de arte ejercen un poderoso efecto en mí, especialmente aquellas de la literatura, la escultura y un poco menos la pintura... Paso mucho tiempo ante ellas intentando aprehenderlas de mi propia manera, eso es, explicarme las razones de sus efectos. Sin embargo, no puedo hacer esto con la música, soy casi completamente incapaz de obtener placer de ella. Algún giro racional o analítico de mi mente se rebela ante la posibilidad de ser conmovido por una cosa sin saber por qué estoy siendo afectado y qué es lo que me afecta.

Relatos biográficos sugieren que Freud realmente aborrecía la música, incluso parecía tener lo que se conoce como melofobia, el temor irracional a la música. Paradójicamente a Freud no le gustaba la música justamente porque le parecía irracional o inexplicable utilizando medios meramente racionales. Ciertamente la música es la más emocional de las artes, incluso la que más se acerca a la metafísica. Freud quizo hacer de su teoría psicoanálitica una ciencia y desafectarla del pensamiento mágico religioso que tanto aborrecía. En la "república" de Freud no había lugar para los músicos. 

Mucho se ha escrito a posteriori para intentar explicar esta fobia musical. Se ha explicado desde su odio a Wagner y una posible identificación de la música con el espíritu teutónico nazi hasta una teoría un poco rebuscada que sostiene que Freud no podía escuchar tonos, tenía una sordera musical. Sin embargo, se debe mencionar que Freud manifestó interés en la ópera, pero esto ha sido explicado por el contenido literario de la ópera.

La explicación más plausible es la ya mencionada reticencia de Freud a todo lo místico e irracional. Probablemente Freud veía en la música la misma cualidad de comunión que se observa en la religión -y en ello sospechaba un rasgo de manipulación como fue utilizada por los nazis. Él mismo habla de esto cuando dice que no podía dejarse conmover por algo que no podía explicar. De hecho esta resistencia a lo místico, y específicamente a lo parapsicológico, fue parte importante en la personalidad de Freud. Como ha demostrado Mikita Brottman en su libro Phantoms of the Clinic, Freud en ocasiones reconoció la veracidad de fenómenos como la telepatía, pero mantuvo estas observaciones alejadas del conocimiento público, ya que esto podía quitarle autoridad a su teoría. Notablemente esto fue una de las razones por las cuales Carl Jung rompió con su pensamiento y con su persona (además del famoso episodio paranormal o fenómeno de exteriorización catalítica en su oficina en Viena). En su biografía Jung relata que Freud se negaba a discutir aspectos que podían contradecir su teoría de la sexualidad, puesto que podrían quitarle autoridad a la misma, la cual le era sumamente preciada. "Freud, que siempre hacía hincapié en su irreligiosidad, se había construido un dogma, mejor dicho, en lugar del Dios celoso que había perdido, había puesto una imagen forzosa, concretamente la sexualidad". Esta sexualidad era la forma de reemplazar los aspectos divinos y diabólicos de la libido - que "es un Dios y un Diablo" según Jung-  de una manera que para Freud fuera irreprochable científicamente. Sin embargo, la sexualidad tiene una veta profunda que la acerca a lo religioso, al "sentimiento oceánico" que según Freud nunca sintió y más bien entendió como una regresión infantil. Esto es algo que la sexualidad comparte con la música. Jung cree que Freud nunca superó su neurosis y seguramente en esta división en su interior que se observa en su negación de la música podemos ver un rasgo de neurosis