*

X

Correspondencia entre plantas y planetas: una guía astrobotánica para preparar remedios mágicos

AlterCultura

Por: pijamasurf - 04/10/2018

Una lista de herbolaria mágica que asigna a la Luna, Mercurio, Venus, el Sol, Marte, Júpiter y Saturno las diferentes plantas con las que se pueden preparar remedios y tónicos

A continuación presentamos una lista de numerosas plantas, hierbas y árboles -la mayoría de las cuales tienen aplicación medicinal- y su relación con los diferentes planetas de la astrología clásica occidental. La lista está basada fundamentalmente en el trabajo del astrólogo inglés William Lilly, el llamado "Merlín inglés" (como quedó constatado en su libro de 1647, Christian Astrology), y como complemento el trabajo del médico y astrólogo Nicholas Culpeper, contemporáneo de Lilly y compilador de un importante texto de remedios herbales llamado Complete Herbal, que hasta la fecha sigue siendo usado por naturópatas y que puede considerarse como la biblia de la astrología médica. 

La noción en la que se basa la doctrina de las signaturas de la medicina astrológica herbal es que todas las cosas creadas llevan la estampa de la luz creadora, la cual fundamentalmente se divide en siete principios que se ven reflejados como los siete planetas o siete fuerzas. 

Para utilizar las plantas astrológicamente, Culpeper señala que primero es necesario saber qué planeta causa el malestar; luego hay que tomar en cuenta qué parte del cuerpo está afectada y considerar qué planeta rige esa parte del cuerpo. Para la cura hay dos métodos: uno es el de oponer una fuerza; por ejemplo, Júpiter para los problemas de Mercurio; las enfermedades de Júpiter o Venus con hierbas de Saturno y viceversa; las enfermedades de Marte con Venus (y viceversa). Esto es algo que también hacía el astrólogo Marsilio Ficino, quien, por ejemplo, para la melancolía o depresión, un problema de Saturno, recetaba hierbas de Júpiter o del Sol e incluso música arte, gemas y demás que captaran el espíritu luminoso y jovial de estos planetas. En algunos casos, dice Culpeper, se puede curar, en cambio, por simpatía; esto significa que cada planeta cura su propio mal. Siguiendo el canon, el Sol y la Luna curan los ojos, el Sol gobierna también el corazón y el espíritu vital, Júpiter cura el hígado y gobierna el humor sanguíneo, Marte la vesícula y los problemas de cólera, Saturno el bazo, el humor melancólico y los huesos, Venus los órganos sexuales y el humor flemático junto con la Luna, y Mercurio gobierna el cerebro y el sistema nervioso en general. Adicionalmente, para intensificar la potencia de los remedios pueden tomarse en horas y días regidos por los planetas cuya fuerza se busca exponenciar, es decir, momentos en los que se encuentren fortalecidos por su posición en el zodiaco y no afligidos o en detrimento.

Las plantas aquí mencionadas reflejan la flora europea del siglo XVII, y algunos nombres seguramente resultarán extraños. Sin embargo, tomando en cuenta las características de los planetas y observando las hierbas locales se puede fácilmente asignar la signatura. Algunas hierbas comparten gobernado; especialmente las plantas pueden pertenecer a la Luna y a Venus, al Sol y a Júpiter, a Venus y a Júpiter, etcétera. 

 

Luna

Lilly dice:

Pertenecen a la luna aquellas plantas que tiene suaves y jugosas hojas, de un sabor aguado; se regocijan en crecer en lugares húmedos, de los que toman una jugosa magnitud. Entre las plantas de la luna se encuentran los hongos, el kale, el melón, la cebolla, la mandrágora, la amapola, la lechuga, la calabaza, la colza, tilia, endibia (o achicoria).

Culpeper añade el sauce y el pepino.

Brian Cotnoir añade el tumérico (cúrcuma) y los lirios acuáticos (o nenúfares).

 

Mercurio

Lilly dice:

Las hierbas atribuidas a Mercurio se reconocen por los varios colores de las flores, gustan de los lugares arenosos e infértiles, dan semilla en cáscaras o vainas, tienen aromas sutiles o apenas huelen y tienen un vínculo especial con la lengua, el cerebro, los pulmones o la memoria, eliminan los vientos y reconfortan a los espíritus animales y abren obstrucciones. Frijoles (o alubias), pastos de tres hojas, la nuez o el nogal, la avellana y el avellano, el sauco; Erythonium (liliácea); "dragonwort" (artemisa o dragoneta), pulmonaria; Lysimachia nummularia ("twopenny grass"), anís, mejorana, cubeba. Y las hierbas que se usan para las musas y la  adivinación como la verbena, la caña; y medicinas como la melaza, hiera (purgativa de aloe y canela), diambra.

Culpeper añade la zanahoria salvaje, el regaliz, la lavanda, el helecho y el hinojo.

 

Venus


Lilly dice:

Venus se deleita en sabores placenteros, usualmente húmedos y dulces, aromas untuosos y fragantes y que inclinan al deseo; colores blanco o azul lechoso combinando con café y verde; todas las plantas que gobierna tienen un sabor dulce y un olor placentero; una flor blanca de un humor gentil, con hojas suaves y no rugosas. Sus hierbas son: el mirto verde, el lirio (o azucena) blanco y amarillo y el lirio del valle y del agua; las orquídeas, el aro (Arum maculatum); el cabello de doncella posiblemente (adiantum), la violeta, los narcisos, la verbena, las manzanas dulces, la rosa blanca, el higo, el sicomoro, el fresno salvaje, el olivo, la trementina, la naranja dulce, la alchemilla, la sanícula, almendros, tomillo, ámbar, valeriana, cilantro; duraznos, albaricoque, ciruelas, pasas, almizcle.

Culpeper añade las fresas, la menta y el trigo.


Sol

Las plantas sujetas al gobierno del Sol huelen bien y tienen sabor placentero, sus flores son amarillas o rojizas, crecen majestuosamente, adoran los lugares abiertos y soleados, su principal virtud es fortalecer el corazón y reconfortar los [órganos] vitales, mejoran la vista, resisten las toxinas y disuelven la brujería o influencias planetarias malignas. Son el azafrán, el laurel, la vid, la hierba de San Juan, el jengibre, la canela, el romero, la cebada, la caléndula, la manzana cítrica, elecampana o énula, lignum aloe (Aquilaria malaccensis), celidonia, ruda, rosa solis, nardo, potentilla, peonia. Sus árboles: el fresno, la palma, el laurel, el árbol de la mirra, el cedro, el naranjo, el limón, la caña, el incienso.

Culpepper añade el enebro.

Cotnoir, el plátano macho.


Marte

Las hierbas de Marte son aquellas de tonos rojizos cuyas hojas son filosas o puntiagudas, cuyo sabor es cáustico o picante; les gusta crecer en lugares secos, son corrosivas y penetrantes con el más sutil de los calores. La ortiga, el cardo, las cebollas, el pimiento, el ajo, la mostaza, el poro, la cicuta,el tamarindo, el rábano, las zarzas o arbustos rojos, la leche del diablo o la euphorbia pobre, onionis (o "detiene bueyes"), rompepiedras, marrubio o hierba del sapo, sándalo rojo (Pterocarpus santalinus) y todas las hierbas que producen cólera: poligonum (o hierba inteligente, smartweed), asarabaca u oreja de fraile, cardo bendito, cantárida (estimulante diurético y urogénito preparado con moscas españolas secas). Árboles espinosos, la castaña.

Pablo Ianiszewski añade la coca.

Culpepper, el tabaco.

Retnoir, el aloe vera.

 

Júpiter
Lilly dice:

Las hierbas gobernadas por Jove son el clavo, nuez moscada, macis, ersymium, balsamita o hierba de Santa María, stachys, linaza, fumaria (palomilla o sangre de Cristo), poligonum, pimpinela escarla (para Culpeper, regida por el Sol), consolda (Symphytum), prunella, borraja, epilobio, oreja de liebre (Bupleurum rotundifolium), flixweed (Sisymbrium sophia), albahca, almáciga, peonias, margarita (Venus para Culpeper), hierba santa (Tanacetum parthenium, fecerfew; Venus para Culpeper), moral, fresa, regaliz, menta (Venus para Culpeper), pino, pasas, avellanas, peras, higo, vid, almendras, sauce, violetas, rubarbo, orégano, mejorana, pulmonaria, trigo (Venus para Culpeper), azafrán, abedul cerezo, olivo, almendro, higo, haya, hiedra, berberis, erythrina, grosella.

Culpeper añade el maple, el muérdago (también pertenece al Sol) y la endibia.

Cotnoir, el ginseng y el orégano.



Saturno
Rosa de invierno (Helleborus niger; venenosa), raíz de unicornio (Chamaelirium) capucha de monje o casco del Diablo (Aconitum, venenosa), cicuta, helecho (Culpeper lo otorga a Mercurio), ciprés, cáñamo (Cannabis sativa), pino, sauce (sallow, sauce de cabra), tejo, ruda, senna, cola de caballo, salvia, angélica, tamarisco (Tamarix anglica), solanáceas (especie incluye los tomates, la datura, etc.), mandrágora (también llamada "manzana de Satán"), amapola, chirivía, bardana, Ceterach officinarum, beleño negro o hierba loca (Hyoscyamus niger), musgo, Astracantha gummifer, verbena, correhuela mayor, boj común, Hypericum androsaemu (de la familia de la hierba de San Juan), armuelle, bolsa de pastor, comino, fumaria, sabina rastrera, alcaparras, polipodio común.

Culpeper añade el lino, el tamarisco y el amaranto.

Te podría interesar:
Hay sutiles pero importantes diferencias entre la intuición y el instinto

A menudo se utilizan indistintamente los términos "instinto" e "intuición", queriendo sugerir un modo de conocer o actuar basado en sentimientos, sensaciones, percepciones, motivaciones o deseos, ya sean corporales o psíquicos, pero que no vienen de la razón o el análisis, sino que parecen irrumpir en nosotros o presentarse súbitamente. Para eliminar esta confusión, definamos y diferenciemos "instinto" e "intuición".

En términos biológicos el instinto es simplemente el comportamiento innato, que no está basado en experiencia previa. Por ejemplo, la danza de las abejas o el rito de apareamiento de las langostas (o cualquier otro animal). Un ejemplo radical, relatado por Carl Jung, es el de palomilla de la yuca (Pronuba yuccasella). Las flores de la yuca se abren sólo una noche, y la palomilla se lleva todo el polen de una de sus flores y la amasa en una especie de píldora. Luego visita una segunda flor y abre el pistilo, deja sus huevecillos entre los óvulos e inserta la píldora de polen. La palomilla y la yuca viven en completa simbiosis: la palomilla necesita fertilizar a la flor para que puedan desarrollarse los óvulos. Evidentemente, la palomilla no "aprende" este comportamiento.

En la psicología el instinto llegó a cobrar otra significación en la segunda mitad del siglo XIX y se entendió también como el comportamiento que se repite y, más tarde, como aquel que tiene raíz en el inconsciente. La psicología moderna ha tratado de deshacerse de este término y sugerir que el hombre ya no tiene instintos, ya que éstos pueden ser contravenidos o suspendidos, reemplazando el instinto en los manuales por términos como "motivación" o "deseo" (véase Maslow). Sin embargo, el hecho de que el término siga usándose popularmente obedece a que da expresión a una noción que sigue interesando al ser humano y que no ha podido resolverse satisfactoriamente -ya que el ser humano siente que tiene comportamientos instintivos, necesidades internas, y por más que la cultura lo reprima, el instinto (lo reprimido) regresa-.

Kant opone el instinto y la razón; mantiene que la acción moral está basada en la razón y se impone a los instintos. Es un deber del ser humano actuar conforme a la ley moral (la existencia de la moralidad, para Kant, está ligada a Dios). El filósofo de Königsberg dice que la razón tiene el fin de producir una voluntad que no sólo sirva para obtener algo más, sino que sea buena en sí misma. Kant admite que lo que uno busca es la felicidad, entonces el instinto da mejor servicio que la razón, pero el hombre está llamado a algo más alto que la felicidad o el placer.

Para Nietzsche, el instinto está profundamente conectado con el impulso vital y se revela como verdadero o bueno porque conlleva placer. El instinto es acompañado por el placer y se opone a la obligación moral; al imperativo categórico, al deber ser, a lo que luego Freud llamaría el superyó. Con esto, Nietzsche critica, obviamente, la moral racional de Kant.

Jung dice que las "acciones instintivas" son aquellas en las que la conducta no obedece a un "motivo u objetivo completamente consciente". El término clave para la psicología de Jung en general, y para los instintos en particular, es inconsciente. Aunque puedo ser consciente de mi deseo sexual o de mi deseo de comer, estos deseos sólo en ocasiones brotan a la mente consciente, pero de alguna manera yacen latentes en el inconsciente y pueden moldear la conducta sin que seamos conscientes de ellos. "La acción instintiva parece ser una ocurrencia psíquica más o menos abrupta", que se hace sentir como "una necesidad interna". La actividad instintiva, entonces, es "un tipo de proceso inconsciente que se hace consciente sólo a través de sus resultados". No obstante, jung señala que no debemos pensar que todo los procesos inconscientes son instintos. En el ser humano, un instinto puede ser asustarse al encontrarse con una serpiente; pero ocurre, por ejemplo, que una persona se asusta cada vez que piensa en una serpiente o incluso cuando ve una gallina. En esto caso, sucede algo diferente. Jung agrega que esto no sólo ocurre en personas anormales; en los individuos normales existen pensamientos obsesivos, obsesiones musicales, ideas súbitas, cambios de ánimo, afectos impulsivos, ansiedades y demás que pueden clasificarse como compulsiones inconscientes. En realidad, "sólo los procesos inconscientes heredados, que suceden de manera uniforme y regular [ya sea como modos de acción o reacción], pueden llamarse instintivos".

El ser humano moderno ha querido diferenciarse no sólo de los animales sino de las sociedades primitivas, y ha abrazado a la razón como su principal arma para conquistar el mundo y conquistarse a sí mismo. Lo inconsciente, lo mítico, lo irracional, le producen aversión y temor. Sin embargo, indudablemente lo irracional, lo inconsciente y lo instintivo influyen enormemente en nuestras vidas; como bien saben los mercadólogos y las agencias de relaciones públicas, las personas no suelen tomar decisiones basadas en la razón pura. Jung sugiere que podemos notar el poder que ejercen los instintos en la manera desmedida o exagerada con la que solemos reaccionar a algo. Hace 1 siglo W. R. R. Rivers definió el instinto como la reacción "todo-o-nada", notando que cuando nos vemos amenazados no reaccionamos con la justa energía que necesitamos o con lo que es "razonable" sino que todo nuestro organismo se concentra en la respuesta, por ejemplo, huir o luchar. Jung nota que hacemos esto porque entra en acción un proceso inconsciente. "Me inclino a pensar que la conducta humana está influenciada por los instintos mucho más de lo que se cree". Solemos exagerar enormemente y hasta "instintivamente" el nivel en el cual nos creemos racionales. La neurociencia actual ha encontrado que el ser humano sólo es consciente de su intención después de que se ha tomado la decisión de hacer algo en el cerebro, por lo cual se puede decir que nuestro libre albedrío consciente no es la causa de una acción, sino solamente un mecanismo para darnos cuenta de la misma. En otras palabras, son procesos inconscientes los que nos mueven.

 

Intuición

En la psicología de Jung, los instintos tienen una relación con la intuición a través de su concepto de los arquetipos. Jung sostiene que de la misma manera que los instintos determinan o regulan las acciones conscientes, hay algo que es responsable de la uniformidad y regularidad de nuestras percepciones; esto son los arquetipos, los cuales son modos instintivos de aprehender. Los arquetipos pueden verse también como formas o imágenes a priori de percibir (y también de intuir), a través de las cuales el mundo que percibimos toma una serie de patrones colectivos que conforman lo que llamamos la realidad humana. El instinto y los arquetipos conforman el "inconsciente colectivo". La intuición es lo que nos permite percibir lo que yace normalmente en el inconsciente, incluyendo los arquetipos. En esto hay una importante similitud con la idea de Platón de que la intuición, noiesis, era el modo de cognición más elevado (superior al pensamiento lógico o dianoia), justamente porque era capaz de aprehender las formas o ideas universales, un precursor de los arquetipos junguianos, según el mismo Jung.

Jung define la intuición como:

un proceso inconsciente resultado de la irrupción a la conciencia de un contenido inconsciente, una idea súbita o una corazonada. Es similar a un proceso de percepción, pero a diferencia de la actividad consciente de los sentidos y la introspección, la percepción es inconsciente. Por ello hablamos de la intuición como un acto de comprensión 'instintivo'. 

Para Jung, la diferencia estriba en que el instinto es un impulso que tiene el propósito de realizar alguna acción compleja y la intuición es la percepción o aprehensión de una situación compleja. Podríamos pensar que simplemente una intuición es un instinto cognitivo, un modo de percibir basado en el inconsciente, pero aunque esto no sería incorrecto, sería una definición incompleta. 

En su descripción de los tipos psicológicos y las funciones cognitivas, Jung señala que la intuición aprehende los arquetipos (los cuales "representan las leyes que gobiernan el curso de las cosas empíricas") y puede ser incluso un modo profético de percibir. Jung -a diferencia de Kant- cree que la intuición puede percibir la cosa en sí, el noumenon. Y al percibir este noumenon, que no es más que el arquetipo, le abre la puerta a la existencia, a que pase del inconsciente a lo consciente. En cierta forma, en la intuición se disuelven las fronteras entre percibir y crear la realidad. Es por ello que Jung habla del inconsciente como la psique objetiva, un término que podría parecer contradictorio, ya que solemos pensar que lo propio de la psique es la subjetividad. Lo que implica esto es que el material inconsciente, al ser intuido, aprehendido y de alguna manera actualizado respecto de su estrato potencial, irrumpe en la conciencia como una realidad objetiva para el sujeto. 

Para concluir, hay que mencionar que a diferencia del instinto que sólo impele a actuar, la intuición permite extraer información sumamente delicada e importante para entender el curso que lleva el mundo. Jung aclara que, aunque la intuición suele confundirse con una sensación, en realidad no es un modo de percepción basado en sensaciones corporales; las sensaciones, si es que se presentan, solamente son puntos de partida, pero la persona intuitiva fundamentalmente lo que aprehende son imágenes psíquicas, se trata de percepciones mentales más que corporales. Es el tipo de percepción que asociamos con los artistas o los místicos y que permite anticiparse a eventos y también imaginar formas alternativas de existencia, algo de lo cual carece nuestro mundo actualmente.