*

X

Una tabla periódica interactiva para entender realmente los elementos

Ciencia

Por: pijamasurf - 03/11/2018

Un recurso sencillo para recordar que la ciencia es cosa de todos los días

En ocasiones la ciencia y sus descubrimientos pueden parecer complejos, pero si por un momento pensamos que, en última instancia, todo el conocimiento científico se refiere a fenómenos del mundo descifrados por el ser humano y por ello mismo asequibles a su percepción, eso significa, entonces, que aun aquello que nos parece más elevado o difícil puede ser entendido por cualquier otro ser humano. Sólo es cuestión de paciencia, constancia y un poco de astucia.

En ese espíritu, compartimos ahora una tabla periódica de los elementos que tiene como principal característica que relaciona cada uno de éstos con un objeto cotidiano en cuya composición química es fundamental. El rodio, por ejemplo, es un elemento que se encuentra en los reflectores; el tungsteno, en los filamentos de las bombillas eléctricas; el talio, en los termómetros diseñados para las bajas temperaturas… y así sucesivamente. Además de este recurso que también puede considerarse mnemotécnico, cada elemento está acompañado de una breve explicación sobre su naturaleza y otros ámbitos en los que se emplea. 

La ciencia no es otra cosa sino la explicación de la vida y la realidad que podemos comprender, y esta tabla periódica es una sencilla muestra de ello. 

 

La versión interactiva de la tabla periódica se encuentra en este enlace

Una versión en español no interactiva puede descargarse en estos enlaces: en formato PDF o como imagen JPG.

 

También en Pijama Surf: Las 3 técnicas del Nobel en Física Richard Feynman para aprender y dominar cualquier materia

Te podría interesar:

Estas gemelas siamesas están haciendo que los científicos cuestionen la noción de lo que es el yo

Ciencia

Por: pijamasurf - 03/11/2018

El concepto del yo o el sí mismo está bajo escrutinio en el caso de las gemelas Hogan, quienes pueden sentir conscientemente lo que la otra siente

La unión corporal de gemelos después del nacimiento es un fenómeno raro; se cree que oscila entre uno por 100 mil a 200 mil nacimientos, y de éstos, la mayoría muere poco después del nacimiento. Más raro aún es el caso de los craneópagos, esto es, cuando los gemelos siameses están unidos del cráneo por un puente talámico. Este es el caso de las gemelas Krista y Tatiana Hogan, quienes tienen cuatro hemisferios cerebrales y un mismo contínuum craneal. Al nacer fue imposible separarlas sin que esto les propiciara la muerte. Hoy tienen 11 años y aunque sufren de epilepsia, son alérgicas al gluten, apenas tienen un nivel de preescolar y su vida es sumamente complicada, tienen sus dichas y hacen actividades normales como esquiar o deslizarse en un tobogán, según cuenta el sitio Walrus.

Las gemelas Hogan son las protagonistas del documental Inseparables de la televisión canadiense CBC. Lo fascinante de este caso es que desafía algunos de los conceptos que tiene la ciencia o la filosofía sobre la noción de ser un yo. Por ejemplo, la idea de que la conciencia es solamente privada e individual. Cuando Krista come espinacas, Tatiana lo siente y exclama "Las odio". Las gemelas dicen en el documental que son capaces de tener conversaciones dentro de su cabeza. Sus experiencias se fusionan, lo cual contrasta con la creencia general de que lo que define a un yo es que las experiencias son propias. Pero al menos esto parece probar que se pueden tener experiencias colectivas y que la conciencia puede ser más que una persona. O si se cree que un individuo tiene un alma, ¿las gemelas tienen dos almas?

La cantidad de preguntas que su caso puede generar es exorbitante. Por ejemplo, se podría cuestionar la propia experiencia de conciencia de las gemelas. ¿Acaso lo que experimentan son sólo sombras, copias, simulacros de la conciencia? ¿O se puede ser al mismo tiempo consciente de la diferencia y de la unidad o mismidad? Algo así como ser eso y a la vez no ser eso. Ser uno y a la vez dos.

Todo esto nos recuerda lo poco que realmente sabe la ciencia sobre la conciencia. Como bien vaticinó David Chalmers: la conciencia es el problema duro de la ciencia.