*

X

Muere Miguel Sánchez Navarro Redo, explorador del "México desconocido"

Sociedad

Por: pijamasurf - 02/05/2018

Sánchez Navarro Redo fue un importante editor, explorador y promotor en general de la cultura y la natura mexicanas

El pasado 4 de febrero del 2018 en Los Cabos, Baja California Sur, murió el editor, explorador, líder del movimiento ambientalista mexicano y padre de familia Miguel Sánchez Navarro Redo. El filántropo y explorador mexicano realizó importantes labores para la preservación de la naturaleza y la difusión cultural en México a través de la organización civil Pronatura y la editorial México Desconocido, entre otras organizaciones y empresas. 

Sánchez Navarro Redo se desempeñó como presidente y editor de México Desconocido, revista que fuera fundada por el multipremiado periodista y explorador Harry Möller en 1977. Por su labor con esta publicación y la editorial del mismo nombre recibió en el año 2003 el premio Premio Nacional Juan Pablos al Mérito Editorial. La labor de México Desconocido fue única, ya que en su momento llego a ser mucho más que una revista de turismo o de viajes: se convirtió en una publicación de historia, arte, ecología, biología, antropología y en general de divulgación de lo mejor que tenía México. La revista fue, bajo su dirección, una continuación de una profunda tradición de exploradores mexicanos y extranjeros que históricamente han ayudado a preservar la belleza y la diversidad de la cultura y los recursos naturales del país a través del conocimiento y el respeto de las tradiciones y el medio ambiente. Científicos, académicos, fotógrafos y periodistas trabajaron, en ocasiones en conjunto con instituciones gubernamentales y educativas, para dar a conocer ese "México desconocido", creando un importante archivo fotográfico e historiográfico y produciendo diferentes recursos para informar, educar y preservar lugares, tradiciones y especies de flora y fauna. La editorial además editó cientos de libros especializados, produjo una serie de televisión con el nombre La aventura de México Desconocido y varias piezas documentales. 

Miguel Sánchez Navarro Redo también fue reconocido por su labor por la restauración y la preservación del patrimonio natural de México, desempeñándose como presidente del consejo directivo de Pronatura México, una organización que actualmente lleva a cabo una importante labor conservacionista y en favor de la sustentabilidad ambiental.

Dos de su principales amores fueron sin duda los libros y el mar, encabezando él mismo exploraciones en los mares y océanos de las costas mexicanas (aunque también en las profundidades de la selva). Existe una clara coincidencia entre los libros y los mares, que son justamente aquellos elementos por excelencia que tiene el ser humano para aventurarse y conocer lo desconocido. La familia y amigos de Sánchez Navarro Redo lo recuerdan con cariño en su postrera aventura a lo desconocido. En palabras de su amigo y colega Hans Hermann:

Don Miguel Sánchez Navarro Redo explorador, conservacionista, filantrópo, patrón de las artes, esposo, padre y amigo -- el día de ayer falleció uno de las más grandes figuras de México y del movimiento ambientalista y de conservación, quien unió a todas las Pronaturas de México  para constituirse en una sola familia, a lo que él orgullosamente llamaba "El Sistema Pronatura".

Hace 35 años empezaron mis aventuras con Miguel, el proyecto y sueño era Pronatura, viajábamos saltando de ciudad a ciudad y de país a país como verdaderos vendedores de ilusiones, promoviendo la riqueza y maravillas naturales de México y el gran futuro de este país y su gente. Miguel estaba enamorado de la península de Baja California y del mar de Cortés, fue ahí donde vivimos muchas de nuestras aventuras -- desde el hundimiento de barcos para formar arrecifes artificiales, hasta nuestro último viaje a Cabo Pulmo y a la isla Espíritu Santo para promover la protección efectiva de la isla. Cada viaje juntos era como abrir un libro lleno de sorpresas, de cada encuentro aprendía con sus enseñanzas y con su ejemplo.

Miguel ha influido en toda una generación de líderes de conservación, deja un gran legado en su extraordinaria familia, en México, en Pronatura, y en todos los que tuvimos la oportunidad de ser sus amigos y trabajar con él. Ayer falleció mi Jefe, mi gran amigo y mi hermano -- siento un profundo vacío, que habrá que llenar día a día trabajando con la misma generosidad y pasión que nos dejó como ejemplo.

Descanse en Paz mi querido Miguel Sánchez Navarro Redo. 

Te podría interesar:

¿Acaso los millennials se están convirtiendo en socialistas?

Sociedad

Por: pijamasurf - 02/05/2018

¿Cómo es que el socialismo, olvidado en los fríos rincones de la antigua Unión Soviética, se encuentra coqueteando con los jóvenes de la actualidad?

Socialismo y capitalismo, dos antiguos enemigos que llevaron al planeta tanto a largas guerras como a constantes crisis socioeconómicas, ahora vuelven a aparecer en la actualidad coqueteando con los millennials. Mientras que el primero se caracteriza por la privatización y el control por parte del gobierno sobre propiedades y recursos naturales, enfocando una idea de cooperación social para vivir y trabajar, el segundo se basa en el trabajo privado fundamentado en elecciones individuales dentro del mercado libre, permitiendo distribuciones variadas de los bienes y los servicios. Si bien es verdad que el socialismo critica la injusticia, explotación y monopolio tanto del poder como de la riqueza ejercidos en el capitalismo, este último señala el autoritarismo unilateral del primero.

Ahora, ¿cómo es que el socialismo, olvidado en los fríos rincones de la antigua Unión Soviética, se encuentra coqueteando con los jóvenes de la actualidad? De acuerdo con Jerrod Laber, colaborador en The Washington Post, los millennials comienzan a tener un acercamiento con este movimiento político, social y económico, mostrando un poco más que tan sólo un interés casual. Si bien algunos de ellos no se comprometen con los principios socialistas –que proponen que la verdadera equidad requiere el control social de los recursos que brindarán la prosperidad para cualquier sociedad– y llegan a confundir al socialismo con el comunismo, Laber especula que los millennials “tienen una perspectiva poco realista de lo que el gobierno debería hacer y de lo que es realmente capaz de hacer”.

Según varias encuestas realizadas entre el 2015 y el 2016, el 58% de los jóvenes de la actualidad tiene una opinión positiva del socialismo y al mismo tiempo está a favor del comercio libre –tendencia capitalista–; por otra parte, el 44% prefiere vivir en un país socialista que en uno con una economía basada en el mercado, confundiendo a su vez la definición del socialismo.

Muchos especulan que es la lucha a favor del feminismo, la defensa de pueblos o minorías en situaciones de riesgo y la ecología, entre otros, lo que atrae a la juventud en búsqueda de la equidad social; no obstante, según Laber, “los millennials no entienden ni pueden concebir la experiencia de vivir bajo el totalitarismo”. En otras palabras, “muchas personas no poseen un entendimiento textual de los detalles de la cotidianidad bajo un régimen comunista. Nunca han tenido que lidiar con algo como la reducción de los productos básicos como el papel de baño”. Otras especulaciones se basan en la insistencia de una teoría ideal a nivel gubernamental en un mundo no ideal; es decir, en una “perspectiva del mundo real, problemas institucionales con alternativas perfectas”. De modo que la búsqueda de soluciones inmediatas sin el entendimiento profundo de los defectos institucionales ni del contexto global de cada cultura, sociedad y país, desencadenaría una ola de violencia que los jóvenes no están preparados para vivir –o siquiera se imaginan que existe–.

En palabras de Laber, “el simbolismo de un mundo perfecto no puede resolver los problemas del mundo real”. De modo que, ¿acaso el capitalismo/socialismo es la solución a la injusticia social, pobreza y monopolio tanto del poder como del dinero? Es evidente que los millennials están buscando un estilo de vida más justo para todos; sin embargo, quizá habría que cuestionarse, como si uno fuese especialista de la salud, cuáles fueron los elementos que enfermaron a la sociedad y dilucidar cuáles son soluciones adecuadas contemplando el contexto histórico, económico, social, geográfico y político; habría que considerar que una sociedad no puede curarse en el mismo ambiente en el que se enfermó, que la proactividad es necesaria para ser escuchado y que los cambios empiecen a dar resultados, que el conocimiento incentiva la sabiduría mientras que la ignorancia incentiva la implosión.