*

X
Cuando en 'El banquete' se discute sobre la naturaleza de Eros, el dios del amor, esta es una de las explicaciones ofrecidas

Dice Platón en El banquete que “donde haya un lugar bien florido y bien perfumado, ahí Eros se posa y permanece”. En una traducción un tanto más anticuada del mismo pasaje podemos leer: 

[…] el Amor jamás se detiene en lo que no tiene flores, o que las tiene ya marchitas, ya sea un cuerpo o un alma o cualquier otra cosa: pero donde encuentra flores y perfumes, allí fija su morada. 

Eros o Amor son otros nombres de la Vida o, dicho con más precisión, de lo vivo, pues la existencia adquiere vitalidad sólo cuando se encuentra inundada por Eros, aguijoneada por ese tábano que lo mismo puede ser la inspiración o el deseo, la pasión, la alegría, el riesgo, el desenfreno, la embriaguez, la pérdida de la mesura; el amor, en fin, hacia todo lo que hacemos y vivimos.

En ese mismo fragmento del diálogo, que es una línea de Agatón, se dice que Apolo descubrió las artes del arco, la medicina y la adivinación “guiado por el deseo y el amor”, lo cual hace que ese dios hijo de Zeus, símbolo de la lucidez y la inteligencia, “puede considerarse un discípulo de Eros” (“puede decirse que el Amor es el maestro de Apolo”, dice la otra traducción). 

Cuando Eros irrumpió en el mundo, hizo florecer el páramo que hasta su llegada estaba gobernado únicamente por la Necesidad (Ananké). Desde entonces, dioses y hombres podemos encontrar amor en lo que hacemos y vivimos, y no sólo la dura cara de la obligación y la necesidad.

 

Del mismo autor en Pijama Surf: Según Platón, con cada cambio en nuestra vida experimentamos un poco de inmortalidad

 

Twitter del autor: @juanpablocahz

 

Imagen: Lamiaa Ameen

Te podría interesar:
Una buena forma de hacer que la tecnología nos sirva, en lugar de servir al consumo

Una buena forma de hacer que la tecnología nos sirva, en lugar de servir al consumo, la manipulación de ideas o la propaganda comercial, es, además de jamás dejar que tome control por completo nuestras vidas, utilizarla para el bien de nuestro cuerpo, mente y espíritu.  Por ejemplo, si aprovechas una app para sumergir tu pensamiento coitidiano con reflexiones filosóficas, entonces podrías estar consumando el hack.

Un proyecto de la Universidad de Liverpool derivó en la creación de una aplicación de teléfono llamada Mind Boggler que por medio de juegos o tests te recuerda aforismos de los grandes pensadores de la historia.

La casa natural para personas que quieran considerar las grandes preguntas que enfrenta la raza humana y desarrollar nuevas ideas con las cuales moldear el mundo. Mediante nuestra enseñanza e investigación, puedes explorar y acoger todas las grandes escuelas de pensamiento, acompañado por filósofos internacionalmente conocidos.

Cada semana, esta app (que por ahora solo existe en inglés) te comparte un nuevo reto: de una cita filosófica desacomodada. Tu debes re-ordenar la cita para liberar otros goodies, como semblanzas o perfiles de corrientes filosóficas. Curiosamente, de paso, esta app nos recuerda que parte del alma de la filosofía es la exploración lúdica. Algo sin duda a tomar en cuenta en el día a día.